PUBLICIDAD
8

Ceephax
Camelot Arcade

[We Me records]
Escrito por Alberto Paredes, publicado el 06 de abril de 2018
Ha pasado ya un lustro desde que el mediano de los Jenkinson nos transportara, a esa ciudad imaginaria que fue Cro Magnox, su anterior larga duración, el cual fue un ejercicio total de su particular visión de la música acid y de esa forma tan magnificada de ejecutar los arreglos, en el sello belga WeMe, gran embajadora del "braindance" en los países bajos. Y en la misma casa, y tras varios EP's y una cantidad incalculable de directos (que es donde mayormente se ha labrado su fama) el "buenazo" de Ceephax se planta con el enésimo homenaje al reino del rey Arturo (ya casi podríamos decir que es una obsesión) que es este Camelot Arcade.  

Un disco en el que vuelve a dar en la tecla respecto a su forma tan personal de hacer música, incluyendo elementos sonoros nuevos como el piano, que ya en la O.S.T de la película de clase C, titulada Essex Space bin utilizó, y cómo no, volviendo a demostrar que es un titán a la hora de "arreglar" los temas.

El disco comienza con Trusthouse Forte, un tema de poco mas de 3 minutos donde nos enseña bien por donde van a ir los tiros respecto al tipo de sonido "medieval" marca de la casa, y qué bien nos transporta a esa época de leyendas anglosajonas. Empalma a la perfección con el siguiente Camelot Escalator, un ejercicio bárbaro de la increíble teoría musical que atesora el de Chelmsford, recordándonos mucho a aquellos tracks que facturó para Planet Mu o Rephlex. Con Life Started Tomorrow nos encontramos con un tema que bebe de estilos como el boogie (por ese particular bajo) o el italo, pero que a la larga nos echa encima un torrente de diferentes armonias y sonoridades, convirtiéndose (y no es nada nuevo de manos de este artista) en otra epopeya musical sobresaliente.

Bajo el nombre de Shadowpax (que cuenta con dos 2 partes) Ceephax relaja el ritmo después del "achuchon" inicial, nos mete en una tendencia sonora de colores "rojos" (o "bajos", como lo queráis llamar) dándole un tapiz más melancólico a su música, para después llegar a Creon Happy, una buena "nana" transitoria, que sirve de homenaje para su gato Byron (al cual ya le dedicó el título de uno de los 2 EP's publicados el pasado otoño en este mismo sello). En Path To The None nos encontramos ante uno de los mejores temas realizados por el británico en toda su carrera, además bien podría ser la versión de este disco de aquel Flight Of The Condor de su anterior LP, tema que según va sonando y realizándose entre tantas secuencias, arpegios, acentos, etc. etc. etc. nos lleva por un camino (contrariando al titulo) bien conocido para los que seguimos desde hace mucho a este artista. 

En el ecuador del disco está Phraxby, que sirve para relajarnos, si estamos jugando una partida al billar (con unos whiskazos, claro está) para después llevarnos de nuevo al concepto tan sosegado de baile, el cual nos muestra bien con Hovagen, con esos inmensos "solos" de órgano bien procesado, y como no, con una calidad 5 estrellas a la hora de oír sonidos sintetizados de sus maquinas fetiches. Para la sorpresa de muchos (entre los que me incluyo) con the Green Night nos encontramos a un Ceephax que mira muy de cerca a la Motown, con esa forma tan minimalista de utilizar los ritmos, con esos colchones de 303 y SH101 y metiendo esas cuerdas tan orgánicas, que bien nos recuerdan a aquellas majestuosas obras de los años 90 del maestro Carl Craig y su sello Planet E, y así regalarnos el mayor ejercicio de baile serio de todo el disco. 

Le sigue Wasteline 389, otro tema muy en la línea de Life Started Tomorrow, con ese regusto a bandas sonoras de los años 80, pero sin olvidar de que se trata de un tema de baile (muy pausado, eso si). En The Great Gatsby estamos ante el mayor ejercicio como pianista de Ceephax en todo el disco, dejando constancia del manejo del instrumento en un tema ultra emotivo que puede arrancar la lagrimilla a mas de uno. Y para terminar nos guardaba la segunda parte de Shadowphax, en el que deja de lado el factor mas "rojo" para meternos en otra odisea medieval en clave acid y preparar el terreno a Yodecahedron, un perfecto tema de cierre en el que Andy nos sumerge en un hibrido de "braindance" con "proto dubstep", dando un sentido homenaje a su apellido con un tema que nos deja con una regustera total a ese tipo de ritmos, después de habernos pasado todas las pantallas del juego recreativo. 

En resumen, a día de hoy es difícil que nos sorprenda de una manera abrupta el de Essex, pero con este disco, Ceephax vuelve a ofrecer un trabajo al mas alto nivel, incorporando nuevos elementos a su particular idiosincrasia respecto a la producción de los temas y los arreglos, coqueteando con frecuencias del otro lado del charco y su espectacular manejo de esos solos de piano, que desde hace un tiempo esta incorporando a sus producciones, y que en mi opinión ya poco le tiene que discutir a su hermano mayor (y esto os lo dice alguien que ha pinchado en una boda con él).

Ceephax Acid Crew - Camelot Arcade [WéMè Records]

A1. Trusthouse Forte
A2. Camelot Escalator
B1. Life Started Tomorrow
B2. Shadowphax part 1
C1. Creon Happy
C2. Path To The None
D1. Phraxby
D2. Hovagen
E1. The Green Night
E2. Wasteline 389
E3. The Great Greatsby
F1. Shadowphax Part 2
F2. Yodecahedron


Más información:

Ceephax: Web Oficial
WéMè Records: Web Oficial

Compartir:
PUBLICIDAD

Comentarios

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS CRÍTICAS


X to C
Luke Vibert / Robin Ball
X to C
[Memory Box]
Growing Pains
Mall Grab
Growing Pains
[Looking For Trouble]
Hallo Androiden
John Beltran
Hallo Androiden
[Delsin Records]
The Tempest
The Strictly Jaz Unit
The Tempest
[SJU Muzic]