Sonoramas

Artista: Hieroglyphic Being
Título: Liquid Sex
Sello: Spectral
Puntuación: 9/10
Escrito por David Puente, publicado el 16 de agosto de 2005
El chamán encargado de poner en contacto el espíritu de Chicago con la célula del sello americano más Spectral de todo el panorama minimal se hace llamar Hieroglyphic Being. El subconsciente colectivo del label más en forma de Michigan se encuentra a salvo de agresiones externas –hypes, modas, coyunturas teledirigidas en portadas de magazines …- con este auténtico brujo del sonido que es Jamal Moss, miembro de la banda Dirty Criminals con un álbum en Gigolo“Organized confusion” (2004)- y uno de los baluartes más personales a la hora de conjugar pasado y presente a la manera de visionarios como Theo Parrish, por poner un ejemplo. Aparente producción lo-fi a través de tecnología vintage, algo renqueante pero ideal para desarrollar cuatro experimentos caseros con los que hacer llorar, gemir o balbucear ese nuevo sonido underground con partida de nacimiento en las antiguas warehouses ilegales. Sin efectos estéticos gratuitos que valgan Moss se descuelga en esta su segunda aportación al catálogo de figuras como Mathew Dear o James T. Cotton con tres tracks propios –muy destacable ese único tema con aportes vocales, “Lost in translation”- más una remezcla de Portable en los que anclar las tres patas sobre las que debería pivotar toda música tribal -físico, mente y espíritu- sin necesidad alguna de caer en trucos efectistas. “Liquid sex” es el homenaje a las fiestas del mismo nombre organizadas en Chicago por este jeroglífico humano y sonoro en el que la simbología de cada nota de sonido incide en tu psique sin erosionar, más bien creando estados de conciencia tan abiertos como los campos de Castilla en un día despejado. No es un disco que te vaya a atraer por el ritmo –si hay melodías, pero de tan subrepticias que calan hondo de manera inconsciente- más bien es ideal escuchar antes de reunirnos con la almohada sobretodo para si lo que queremos es atraer buenos sueños. El arte como sanación del alma. Todo se lo debemos a Adonis.




Más información:

Ghostly/Spectral