PUBLICIDAD
7

Smallpeople
Afterglow

[Smallville Records]
Escrito por Armando Gallego, publicado el 22 de marzo de 2019
En St. Pauli, el barrio rojo de Hamburgo, lo más conocido para el resto de europeos –y futboleros– quizás sea su equipo de fútbol, el FC St. Pauli. Pero si tiene la suerte de visitar la ciudad seguramente pasee por sus calles ya que presume de su oferta cultural y de ocio: una vida nocturna que se fraguó a partir del movimiento Squatter –Okupa– de los primeros años 70 con la llegada de artistas, jóvenes y bohemios, provocando la proliferación de librerías, galerías de arte, teatros o salas de conciertos. Una de las paradas obligatorias, si se es melómano, debe ser la tienda de discos Smallville, situada en el número 32 de Neuer Kamp –a escasos metros del estadio del FC St. Pauli, el Millerntor-Stadion– y regentada por Julius Steinhoff y Just von Ahlefeld. Dicha tienda también es sello discográfico: Smallville Records, que es donde sus gestores, Julius y Just, publican sus producciones como Smallpeople.

Han pasado siete años desde su primer álbum, Salty Days, y unos trece años desde el estreno del sello, una marca que ha crecido y aumentado en prestigio siguiendo unas tradiciones por un gusto estilístico del House y Techno clásico, primigenio, del de raíz: una forma de entender la música de baile como idealizaron sus primeros autores, heredando sus comienzos underground y manteniendo la estética con la que partió su legado. Un movimiento contracultura dentro de una cultura imparable como el de la música electrónica y sus incesantes evoluciones, una tendencia por no influenciar un discurso respetado con modas impuestas. Desde las gradas del Millerntor-Stadion se defiende fervientemente esta postura interiorizada por el barrio y sus gentes, y en Afterglow, el nuevo álbum de Smallpeople, se encuentra otra defensa musical por el Deep-House clásico; el de toda la vida.

Formado por ocho cortes de los cuales uno de ellos se desmarca de la línea musical, con una portada floral que transmite la época actual de floración que provoca añorar bailes bajo el sol, unos bailes sensuales y con ritmo: Afterglow es una experiencia auditiva agradable, sugerente a través de sus escuetas melodías y el dominante groove, donde la vocales otorgan el toque necesario de clase. Smallpeople entrega un trabajo producido entre copas de coñac, bajo la bola de cristal, sobre zapatos de tacón y dentro de la pista de baile.

Los grillos de una noche veraniega inician el movimiento en Magic Interference: el bajo, el eco de las vocales y el piano van desarrollando el track, con una ascensión comedida, mostrando un mayor ritmo con los platillos. Un primer corte que descubre las intenciones del disco: seducir, agradar y hacer bailar. Hearts At Whole tiene más pegada y el ritmo se refuerza con tambores: aquí juegan con la profundidad de la preciosa melodía para resaltar la vocal, con un piano cálido que baña todo en su parte más álgida además de un groove presente pero escondido. All States Of Dawn mantiene la línea de groove, vocal y piano; pero en este caso todos los sonidos son espaciados creando una escucha más profunda que se sumerge más con el bucle vocal másculino, donde el piano deja destellos a mitad de camino. La escucha no sale de la profundidad en Camera Obscura: bombo y bajo crean el movimiento y el tono cálido pero escueto del piano recuerdan al Dub-Techno, solo la sensual melodía ofrece algo de luz, son casi seis minutos de luces y sombras que atrapan, que bailan a cámara lenta. El ánimo cambia en Beyond: sale del abismo Deep para hacer más luminosa la experiencia a través de la guitarra y una estructura casi repleta en la base, rellenando la superficie con distintas melodías joviales y llamativas; ofreciendo una transición del Deep subterráneo al emancipado. Esta liberación se desata con Sonic Winds: misma fórmula en el groove, una atmósfera épica aparece para encadenar con el piano y crear el momento de júbilo; sonrisas y alegría, brazos en el aire, movimiento bajo el sol. Este quizás sea el corte más atractivo del disco. Y el corte más diferente es Benevolent Receiver: el único que se desmarca de la línea con cinco pegadas de bombo y una atmósfera de incertidumbre que poco a poco descubre una línea Acid con cierta garra, que tal como viene se va. El LP termina con el tema homónimo: Afterglow, que vuelve al groove imperante, a la atmósfera vaporosa y profunda, al ritmo de platillo y llegando a la melodía de forma natural; eclosionando con todos los sonidos presentes y en armonía, agradando el oído, una vez más, de forma sensual.

Smallpeople - Afterglow [Smallville]

01 / A1. Magic Interference
02 / A2. Hearts At Whole
03 / B1. All States Of Dawn
04 / B2. Camera Obscura
05 / C1. Beyond
06 / C2. Sonic Winds
07 / D1. Benevolent Receiver
08 / D2. Afterglow


Más información:

Smallpeople: Facebook

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS CRÍTICAS


Build Time
Monrella
Build Time
[Trauma Collective]
Bandiera Di Carta
Tomaga & Pierre Bastien
Bandiera Di Carta
[Other People]
Gently Evil
Transparent Sound
Gently Evil
[Transparent Sound]
Palais
Kris Baha
Palais
[Cocktail d'Amore]

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.