Sonoramas

Artista: Lucien-N-Luciano
Título: Blind Behaviour
Sello: Peacefrog
Puntuación: 8/10
Escrito por David Puente, publicado el 01 de marzo de 2004
El chileno Luciano representa la versión sabrosona y rica de esa nueva electrónica chispeante que principalmente se cuece en Alemania –en los créditos no faltan los agradecimientos a los juguetones Dimbiman (Dj Zip), Sammy Dee, Isolée, Ricardo Villalobos, Martin Schopf (Dandy Jack), aunque tampoco se olvida del santón de todo esto, Richie Hawtin- que concentra toda la energía en un techno de formas esqueléticas que esconde más que muestra. En Luciano muchos de esos puntos de fuga se exponen en una obra obsesivamente esteticista, sobretodo cuando firma como Lucien-N-Luciano, en el que las aparatosas formas de sus canciones esconden un pop que combina tradición popular y virguería tecnológica a partes iguales. Todo por esquivar ese gran riesgo con el que convive la comunidad chilena exiliada en centroeuropa y que se empeña en sonar a latinoamericano sin parecer la banda de los peruanos tocando con un PT 80. Con Luciano uno no puede dejar de recibir su obra con oído esteta y advertir, por ejemplo, que “La dance des enfants” no es más que un revoloteo a ninguna parte que produce arqueo de cejas nada más topar con este segundo track del CD. Sin esas ansías por las formas, no se explica que un tema con la letra de “Alain Brito” –“…cada día, cada noche, pensando en vos. Melodías. Cada noche y cada año, cada semana pensando en vos, durmiendo en ti. Melodías de medianoche…”- pueda llegar a ser tan adictivo aunque las lyrics sean de juzgado de guardia. Ese recurso de utilizar voces entre relamidas y como dichas a bote pronto por alguien que no domina del todo la lengua española me recuerda a El Hombre Ojo, cuando Villalobos y Nicolai se juntaban con Damon Wild para componer temas de letras tan esperpénticas como extrañamente magnéticas en canciones como “La música”. El otro truco de Luciano está en la melodía, esa es la palabra que da magia y hondura a su música. Melodía construida con mimo a partir de mágicos sonidos orgánicos que deja salir de su chistera este mago de las sensaciones a campo abierto. Sonidos que sólo se encuentran en las carpetas de la biblioteca portátil de un Luciano –Isolée también cuenta con beats y sonoridades de otro mundo que se intuye maravilloso- que abre sus puertas de vez en cuando en directos como ese mix enlatado, “Live @ Weetamix” –claro ejemplo de cómo superar en vigor a cualquier sesión al uso con vinilos- de donde el chileno ha rescatado algunos fragmentos sonoros para dar vida a dos de los temas más destacados del disco: “Madre, mother & mère” y “Future senses”. No se hable más, como trovador electrónico contrataría antes a Luciano que a Manu Chao.

Más información:

::