Sonoramas

Artista: Aril Brikha
Título: Dance Of A Trillion Stars
Sello: Mule Musiq
Puntuación: 6/10
Escrito por Armando Gallego, publicado el 30 de enero de 2020
Por más que se insista, penetre e indague en la escucha, el resultado no podrá desvirtuar la experiencia de la misma. Aril Brikha vuelve trece años después al formato largo levantando con ello una expectación acorde con su legado, un regreso que tendrá dos partes y serán publicadas por el sello nipón Mule Musiq; marca gestionada notablemente por Toshiya Kawasaki durante más de quince años con diferentes subsellos y un catálogo imperdible. Dance Of A Trillion Stars es la primera parte de las dos mencionadas –la segunda se presupone orientada a la pista de baile–, compuesta por ocho cortes de inclinación Ambient donde Aril se lanza por primera vez al género, explorando las partes etéreas de su discurso y descubriendo sus próximos límites a los ya conocidos. Brikha lo intenta, lo muestra, pero por momentos no termina de despegar como lo hacen otras destacadas obras del género. Hay bellos y delicados pasajes, tonalidades que provocan emociones, pero con el paso de los minutos la escucha termina por revelar un trabajo correcto sin esa pericia que transmiten autores excelsos en este prestigioso género, creadores de diversos estilos que han dado lugar a experiencias inolvidables durante la escucha. El riesgo que asume Aril Brikha se ve recompensado con la culminación de todo un primer álbum dentro de un discurso desconocido para él, que descubre una parte moderadamente fascinante para sus seguidores y otro disco más entre los que veneran el ambient.

A Cautious Gaze comienza la escucha desde lo profundo, con un bajo que va dando protagonismo a una melodía en bucle que aumenta poco a poco su intensidad y mantiene un tono expectante hasta mitad de camino, donde el bajo cambia ligeramente para expandir el sonido y hacer hueco a la atmósfera que termina propiciando una eclosión sorprendente; pero todo parece volver a empezar dejando una sensación anodina en su desenlace. Un juego entre melodías en bucle con otra que aparece cual destello entre las sombras, son el principio de Forward Motion, donde a medio camino aparece otro piano que rompe con la simpleza de los primeros minutos y provoca cierta intensidad tras un par de minutos en la escucha sin terminar de irrumpir completamente porque todo vuelve a empezar, de nuevo, en su tercio final. Ecos desde la base, con bajo que incita al ritmo y una atmósfera poco perceptible pero presente desde el inicio, el corte homónimo del disco atrae: en sus dos primeros minutos la inusual estructura y los diferentes sonidos engatusan la escucha, con un delicado piano que enternece todo, de sobremanera con ese descenso en su mitad, regresando el ritmo y propiciando una sensación de trance auditivo; aquí si alcanza algo el autor, con una parte final más intensa sin perder atención del oyente. Los tonos se dispersan, el bajo hace presencia y aparece otra melodía para darle el toque sensible a la escucha: Through My Sober Eyes busca la sensibilidad, como declara su título, y quizás la encuentre aunque necesite más de cinco minutos para terminar de conectar durante su instante más entusiasta de la parte final. A Lifetime Ago son casi siete minutos de pieza que se ve salvada por un piano más protagonista que irrumpe en su mitad rompiendo el pesado entramado melódico-atmosférico que propone, no se aprecia su intención y siembra más duda con repetidas escuchas.

La escucha llega al punto, tras más de media hora, de originar cierta duda por el disfrute de la experiencia. Por eso se recibe bien el regreso del ritmo en Everything Was Here First, pero lo que ocurre es que los patrones se vuelven a repetir: melodía tenue en bucle, arreglos en bucle, piano principal también en bucle y otra pista que, por muchos claps que aparezcan, termina siendo anodina. Thrive On Chaos es tan etérea que su bajo tiene tan poca presencia que desaparece y aparece sin provocar nada. La escucha termina con She's My Everything, que tiene el difícil trabajo de volver a encandilar al oyente en poco más de siete minutos; y puede que lo consiga con un claro acercamiento al ritmo, de bombo marcado, y un buen uso de la melodía y su atmósfera. Una apreciación, quizás, arrastrada por el fan que aprecia el esfuerzo de Aril Brikha con este trabajo.

Aril Brikha - Dance Of A Trillion Stars [Mule Musiq]

A1. A Cautious Gaze
A2. Forward Motion
A3. Dance Of A Trillion Stars
A4. Thru My Sober Eyes
B1. A Lifetime Ago
B2. Everything Was Here First
B3. Thrive On Chaos
B4. she's My Everything

Más información:

Aril Brikha: Web oficialFacebook | Soundcloud
Mule Musiq: Web OficialFacebookSoundcloud