PUBLICIDAD
9

A Guy Called Gerald
The Berlin Sessions

[Laboratory Instinct]
Escrito por David Puente, publicado el 23 de julio de 2006
Gerard Simpson vuelve para poner orden. En realidad nunca se fue del todo. Sólo aposentó sus reales en Berlín donde el pasado año grabó un remix para Dell & Flügel con el que debutaba en el sello Laboratory Instinct al que ahora regala esta especie de álbum a la manera de jam session con tracks de apenas un minutos y medio. Armado con dos laptops y un DJ mixer, a Guy Called Gerald secuencia en este ''The Berlin Sessions'' dos docenas de sarpullidos old-school entre acidorros y raveros forman una montaña rusa de proto-house proteínico y sin vocales. Trascripción a la manera inglesa del tech-house de ese Detroit-Chicago de finales de los 80’s, templadamente brutote, resonando muy oldschool, con bombos que a veces entran de manera algo ruda pero dotando de brío a una intachable sesión de algo más de setenta minutos. Excepto una relectura hardcore flotante primera época de su ''Automannik'', todos los demás son temas nuevos aunque el mismo Simpson reconoce que el disco nace con la voluntad de rememorar el tech-funk y tech-el house de esos clubs mancunianos de antes incluso de la movida “madchesteriana”; la que incluyó el acid-house en su oferta buenrollera y que en cierto modo también es leif motiv en este disco. En realidad, acid –house británico de altos vuelos, más físico que el cerebral o espiritual de los americanos. Planteado como trabajo definitivo, es en realidad una sesión parida en estudio con salida en grandes espacios. Maxi muchas cosas desde la meca del minimal.



Más información:


Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS CRÍTICAS


Be Up A Hello
Squarepusher
Be Up A Hello
[Warp]
Burn Injury
AIROD
Burn Injury
[Molekül]
Hotspot
Pet Shop Boys
Hotspot
[x2 Records / Kobalt]
Scanning Backwards
Phase Fatale
Scanning Backwards
[Ostgut Ton]

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.