Sonoramas

Artista: Brunetto
Título: Sheroine
Sello: Irregular
Puntuación: 8/10
Escrito por Javi López, publicado el 17 de abril de 2014
Sheroine es un álbum producido por un tipo, Bruno Garca, que respira música a diario debido a su trabajo en prensa musical (muchos ya sabrán que es colaborador de esta casa), y con agencias, discográficas y artistas en labores de comunicación. Es importante comentar esto, ya que uno puede ser sólo artista y navegar en su propio mundo interior, o puede ser artista-profesional del sector y verse expuesto a una cantidad ingente de información, influencias e inputs creativos día tras día. Eso se nota en la narración de este poderoso álbum, el cual rezuma diversos referentes e historias corte tras corte, y que propone múltiples caminos por los que dejarse llevar. Hay que adentrarse en este "Sheroine" a sabiendas de que la escucha será compleja, intensa y repleta de detalles, como una película de David Lynch, o como un ejercicio de revisionismo y exaltación de los propios mitos, al estilo de Quentin Tarantino.

Sheroine es una especie de homenaje a las heroínas de los cómics que le acompañan desde niño, aunque el término también hace referencia a la cualidad narcótica y sugestiva de su música. Es un álbum que mira al pasado con un envoltorio musical basado en el presente, ya que suena brillante, poderoso, con una producción cuidada hasta el mínimo detalle (algo que ya se hacía patente en el lejano "B+" de 2008). Por otro lado, Brunetto no oculta sus referentes. Los ritmos rotos (encontramos hasta ramalazos break beat, sevillano tenía que ser), la IDM de los 90 de la escuela Boards Of Canada y el hip hop de formas abstractas son la columna vertebral del trabajo; pero estos trazos los combina con melodías deliberadamente pop e incluso apuntes de vapor y mantos ambientales que pueden encuadrarse entre el post-rock y el shoegaze de la reverenciada escuela Mogwai. El destino es el mismo: el hallazgo de la intensidad y la emoción.

Brunetto ha querido que uno de los leitmotivs del trabajo sea la colaboración con vocalistas (aparecen un total de seis), que consiguen que la brújula de su sonido mire hacia todas las latitudes posibles. Encontramos ese robusto single, Evergreen, junto a I Am Dive, que recuerda a las sugestivas maniobras de Thom Yorke y Trent Reznor; para después disfrutar de ejercicios de electro-pop oscuro (Kidult, Cinnamon), descargas a caballo entre el hip hop y la bass music de nuevo cuño (Survivor, Citizen Zombie) e incluso una re-interpretación del legado de de los hermanos Hartnoll en el tema que da el nombre al disco. Brunetto consigue así facturar un álbum abierto y de discurso narrativo libre y sin ataduras. Este Sheroine es como una colección de postales que nos dicen mucho sobre su autor, sus referentes e influencias, y su manera de vivir y concebir la creación musical.

Más información:

Facebook: Brunetto