Sonoramas

Artista: Hell
Título: Teufelswerk
Sello: International Deejay Gigolo
Puntuación: 6/10
Escrito por Bruno Garca, publicado el 13 de abril de 2009

En la escuela enseñaban de pequeño a dividir las 24 horas entre la noche y el día. Luego en plena mocedad algunos papeles debieron perderse pues nada más conocí noche. Bueno, pues ahora Hell que doblega ya esos años mozos nos acaba de sorprender con un doble ejercicio de repentina madurez. Demostrando con Teufelswerk que lo suyo es puro oficio. Osando además a reenseñarnos las diferencias entre la noche y el día. El club y la casita. La jarana y el control …


No te asustes porque Hell no se ha pasado al lado “oscuro” de recopilatorios de playa o Buddha Bares. Sino que se ha marcado un inesperado disco donde se reparten a partes iguales oscuridad techno y electrónica ambiental embebida en el avant garde alemán de antaño. Se ha cruzado con el no menos curtido Peter Kruder y juntos se han sacado de la manga este nuevo trabajo, ya digo, impensado. Por un momento podemos incluso disfrutar de un trío insospechado (una especie de “chicos de oro”) en U Can Dance, donde de forma lánguida pero la mar de absorbente Brian Ferry suministra su elegante voz. Aún siendo uno de los momentos más sabrosos, es The DJ con el rapero P.Diddy el corte elegido como primer adelanto. Un intento de hip house de nuestros días que peca de seco y latoso. Adelantamos la aguja y nos perdemos en Bodyfarm. Sobrio pero eficaz devaneo entre techno, retro-electro y acid house. El carisma lo acaba de poner el vocoder a lo Kraftwerk prestado para la ocasión por Anthony Rother, quién sino.


Si descorremos las cortinas del otro disco nos topamos que es de día. Eso sí, de día pero en el planeta Germanio. Hell sube la media de su nota final gracias a este viajecillo espacial ambient de corte clásico. Germania demuestra que esta sección del disco no está de pegote y es más un deseo. A pesar de chorradas como I Prefer Women To Men Anyway, que aunque estemos de acuerdo en la frase, resulta chocante y bobalicón. Menos mal que acuden al rescate el single The Angst más acústico de lo habitual o Nightclubbing que es más propiamente un hang over (resacón) sideral con pajaritos vestidos de astronauta revoloteando sobre tu cabeza. Resumiendo, Teufelswerk es un disco de oficio para seguir gozando de la credibilidad de todos los que amamos la electrónica, otorgándole algunos añitos más de salud a este insigne alemán devorador de pivones y electro suciete.



Más información: