8

Aïsha Devi
DNA Feelings

[Houndstooth]
Escrito por Carlos Añón, publicado el 11 de mayo de 2018
La trayectoria de la compositora Aïsha Devi puede incluirse entre los numerosos ejemplos de artistas que rechazan la producción propia anterior a un punto de inflexión. Cuando esto sucede, el modus operandi suele ser, en términos generales, idéntico: empezar haciendo tabula rasa y continuar con la construcción de nuevas obras en torno a nuevos preceptos. Sin embargo, la diferencia radica en la causa del arrepentimiento. Primero está la estrictamente relacionada con la técnica, bien a modo de reconocimiento de la falta de pericia, bien a la asunción de reglas dispares. Luego, como es el caso de Aïsha Devi, el golpe de timón, más violento, obedece a peripecias vitales e intelectuales que trastocan la concepción del Mundo. Azotada por la desorientación y la frustración, Aïsha Devi emprendió en 2010 un camino de meditación y búsqueda de sus orígenes que espoleó la proscripción del seudónimo Kate Wax, con el que había operado hasta la fecha en Mental Groove o Border Community. La retractación pública llegó en 2013 –justo cuando lanzó Danse Noire, su propia plataforma– y, sobre todo, en 2014, pero no fue hasta 2015, con la huída alucinante que presentaba Of Matter And Spirit, cuando la sacudida estética se hizo potente tanto en el contenido como en la forma. Ahora, DNA Feelings –también publicado en Houndstooth– es otro paso más, tal vez el definitivo.

Las similitudes entre el primer y el segundo álbum son obvias. El instrumento central sigue siendo su voz de amplísimo rango, que asume diversos diseños –monólogo, monodia, rap, canción etérea– y sufre modificaciones de pitch y variaciones tímbricas, hasta el punto de mutar a una especie de yodel marciano. El campo de influencias musicales también incluye rave, pop, grime, industrial y música de culturas alejadas tanto geográfica como temporalmente. Desde este punto de vista, la sensación continúa siendo la de estar escuchando mantras electrónicos de una religión sincrética primitiva pero sofisticada, futurista. Pero la importancia de este nuevo trabajo, su principal diferencia, radica no tanto en los materiales empleados como en el modo de enfrentarlos, sugiriendo nuevas formas, perfeccionado la palinodia y perfilando su perentoriedad. Y es que la influencia de la alquimia y textos sagrados, de la física y la metafísica asume ahora unas implicaciones estructurales determinantes gracias al desarrollo de la idea del “ADN de la inmortalidad”.

Si antes los materiales se acumulaban formando un pastiche mientras la forma guardaba principios manidos de continuidad, ahora éstos están enfrentados como la espiral del ADN. El procedimiento consiste en presentar un material y, posteriormente, tras un silencio, exponer otro distinto o yuxtaponerlo con el anterior. El resultado es un ir y venir de ideas contrastantes que rompe con los esquemas del tiempo, en una especie de búsqueda de la quinta dimensión, que es una metáfora que demuestra el inevitable fracaso del ansiado esfuerzo por huir del rave. En ocasiones se trata de una simple aunque cruenta porfía psicológica. En DNA, las voces fluyen ligeras, mientras la sirena arquetípica de himnos como Mentasm se presenta como un recuerdo fantasmagórico. En Inner State of Alchemy, la reminiscencia se presenta con urgencia y desaparece súbitamente, y vuelve a aparecer al final hasta desfallecer. Dislocation Of The Alpha toma acertadamente la analogía del grime con el pánico o el miedo pero en los términos de la escena weightless, generando una sensación flotante, e Hyperlands prosigue con la idea para sublimarla. Y es que la otra faceta de este álbum es conseguir elevar el lenguaje del rave.

Las melodías de Genesis Of Ohm, Intentional Dreams –con ese bajo a lo E-Dancer– o Aetherave ya no son hedonistas, sino ascéticas; ya no es para-otro, sino en-sí. Light Luxury pasa de la voluptuosidad prosaica a la presunta negación histórica del rave, la IDM, representada por el arpegio que recuerda al Virtual de otros devotos del ocultismo, The Black Dog. Time Is The Illusion Of Solidity es ambient grave y preciosista a la vez, acompañado por el canto ralentizado de Aïsha Devi, serafines y un manifiesto recitado por el profeta computerizado. Finalmente, el LFO de Cell Stems Spa confirma que el álbum no es música de baile, sino un teatro musical metafísico y monista.
Aïsha Devi - DNA Feelings [Houndstooth]

01. DNA ☤ ∞
02. Dislocation Of The Alpha
03. Intentional Dreams
04. Aetherave
05. Hyperlands
06. Inner State Of Alchemy
07. Light Luxury
08. Genesis Of Ohm
09. Time (Tool)
10. Time Is The Illusion Of Solidity
11. Cell Stems Spa


Más información:

Aïsha Devi: Web Oficial
Houndstooth: Web Oficial

Compartir:

COMENTARIOS

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

ÚLTIMAS CRÍTICAS


Strata
Inigo Kennedy
Strata
[Token]
Dj Kicks
Forest Swords
Dj Kicks
[!K7]
Side Effects
L.B. Dub Corp
Side Effects
[Mote Evolver]
Compro
Skee Mask
Compro
[Ilian Tape]