PUBLICIDAD
7

VV/AA
Play 5 Years of Factor City

[Factor City]
Escrito por David Puente, publicado el 15 de diciembre de 2008
Es un auténtico marrón cuando los departamentos de promoción de los sellos te piden una reseña de sus trabajos. Me pone nervioso esta prueba de confianza teniendo en cuenta que, por un lado, tienes que ser honesto contigo mismo –pero es que la red te lo pide, a los periodistas que nos dedicamos a esto sólo nos queda nuestra “voz”- y por otro debes evitar la ingratitud ante un trabajo que, como el de uno mismo, como el de todos los que nos levantamos cada día para ir a trabajar, es tan encomiable como digno. Pero es lo que tiene ser web de “referencia”. Muchas veces esa expresión lleva soterrada la idea ya comentada de que somos un “medio asimilado por el sistema del que hay que tirar para que no se paren las máquinas”. Factor City pertenece a la segunda hornada de sellos  barceloneses que recogen el testigo de esos labels de mediados de los 90 que brotaron de la ciudad en la edad de oro del clubbing de esta ciudad post-olímpica que ahora padecemos: así a bote pronto, siempre recordaremos a Minifunk o Cosmos que ahora nos suenan a prehistoria, pero que se han quedado en el imaginario colectivo como pioneros de una ilusión e inocencia tan candorosa como magnética que unos lustros más tarde parece algo desgastada en unos momentos en los que el sello como concepto general ha perdido imagen y carisma (la mayoría se vuelven invisibles con la irrupción masiva del formato MP3). Factor City, como por ejemplo ese otro sello avispado, Regular que cumplió un lustro no hace tanto, ha sabido moverse muy bien por entre los pliegues de los medios de comunicación especializados, tan importantes para sacar la cabeza por entre el cúmulo de sellos que asolan nuestras pantallas. Después de cinco años en el candelero -¿son muchos o pocos teniendo en cuenta como está el patio?-  me gusta de este sello que un tipo tan profesional como Mouseup se haya involucrado en él sobretodo teniendo en cuenta su saber estar en cabina y su  panorámica visión de campo. El interés de Undo por reivindicarse como artista electrónico después de su pasado pop y el esfuerzo que ha impreso en todo lo que ha hecho desde entonces. La intuición y sensibilidad de Vicknoise y su fondo de armario musical (aunque el otro también es molón) tal y como demostró junto al mismo Gabriel Berlanga en su paso por el programa amigo “Crossfader” (y que debo recuperar de mi disco duro para volver a dar de alta en el archivo de scannerFM). Años después de su nacimiento, debo admitir que no me llega ese pretendido techno emocional que desprenden la mayoría de referencias, con el que se intenta plasmar ese intento por refundar la sensibilidad pop con el techno más pistero y funcional. Entre otras cosas, porque es difícil sonar emocional. Sobretodo porque la emoción, como la belleza, reside en el que escucha, en el que mira, en el que ama, mayormente. Qué es lo que realmente te emociona eso es algo imposible de explicar. Y es que además la emoción se vive diferente cuando uno disfruta de "veintipocos" que cuando uno pasa de los 30. Pero de eso es responsable uno mismo, no de los demás. Cambiemos la emoción de celofán por la voz propia. A todos nos irá mucho mejor. Feliz entrada a la jodida mayoría de edad.



Más información:

::

Compartir:
PUBLICIDAD

Comentarios

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS CRÍTICAS


And The Temper
Iron Curtis
And The Temper
[Office Recordings]
Downwelling
Not Waving & Dark Mark
Downwelling
[Ecstatic Recordings]
Crna Ruža
Le Chocolat Noir
Crna Ruža
[She Lost Kontrol]
Amore Automatico ft. J.O.D.
Phunkadelica
Amore Automatico ft. J.O.D.
[Correspondant]