8

L.U.C.A - I Semi Del Futuro

[Edizioni Mondo]
Escrito por David Puente, publicado el 01 de septiembre de 2016
La última vez que vi en persona a Francesco de Bellis fue hace casi diez años en casa de Teresa y de su gran amigo Dj Zero. Tanto el italiano como el catalán se entretuvieron en el mercadillo de Glòries y llegaron un poco después de la hora acordada para la entrevista que puedes recuperar desde aquí. Un digger de tomo y lomo que no dejaba cubeta sin manosear. Hallazgos que fagoticaba de manera voraz. Por entonces estaba interesado en la library music. Y por ahí se puede tirar del hilo para entender las bases de su sorprendente álbum que sale a la venta con la bendición de Gerd Janson, su socio en el sello Edizioni Mondo, la plataforma que viene al mundo en paralelo al último viraje estilístico del italiano.

Por entonces, el otrora conocido como Francisco (no confundir con el cantante de canción ligera de Alcoi del mismo nombre) seguía contando con un halo de productor que va a la suya, aunque cuidadoso y respetuoso con el legado. Muy conectado con la plataforma Final Frontier de Marco Passarani y todo aquel ramillete de productores italianos que se desvinculaban casi de manera militante -y con UR en el horizonte- del sonido techno minimal a la napolitana que campaba a sus anchas a mitad de la década pasada. Sus referencias como Francisco (también conocido como Mat 101, JollymusicMr. Cisco) podían aparecer en cualquiera de los sellos de la familia como Nature o Pigna, muy valorados entre los freakies del revival disco que, por entonces, se enfrentaba a posturas y postureos propios de aquella época como el electroclash.

Tal vez su hit más resultón en los charts fuera aquel Moon Roller que sonó hasta la saciedad, por lo menos en Barcelona, donde se le ha recibido siempre con los brazos abiertos. Francisco era un habitual de las noches de disco, italo y otros estilos derivados de los sintético que por entonces pinchaba en plazas barcelonesas como Lo-li-ta. Su presencia en cabina atraía a los veteranos de los sonidos vintage que podían ir del electro a los primeros coletazos del neo disco. Como un alumno aventajado de I-F, sin un carácter tan fuerte pero tan divertido y vivificante en sus propuestas musicales como el propio Ferenc.

Ahora volvemos a tener noticias de Francesco De Bellis que nos llegan en forma de nuevo álbum y con nuevo proyecto, L.U.C.A. Un disco con el que el transalpino sorprende de primeras, al entrar en contacto con nuevas sensibilidades y sustancias bastante alejadas de su discurso de hace una década.. En este nuevo proyecto con el que parece ya está trabajando en un segundo álbum, lo  podemos escuchar más psicodélico, más ácido en sus formas rock, más pastoral, incluso parece que haya estado toda la vida tocando folk, celebramos con los brazos al aire esos pasajes con coros celestiales. Muchos de los temas suenan a catecismo, a mítica cristiana. Más aún, suena a banda sonora de un mundo libre de pecados. Resumiendo, ha cambiado la estética Roland para abrazar la causa del Moog.

El álbum empieza abrupto, con en In Principio explicando la complicada relación de los elementos que conviven en la madre tierra. Un inicio como de new age algo perversa. Incluso parece avanzarse al desastre natural de estos días en el corazón de Italia. “El primer tema del álbum habla de un volcán que entra en erupción y destruye la tierra y provoca inundaciones. El discurso es algo así como que la naturaleza y la vida surgen de desastres: como erupciones, explosiones, inundaciones. Reconocer en la naturaleza su faceta más violenta. El discurso estético es precisamente ese: la naturaleza como continua guerra entre los diferentes elementos que nos rodean”, comentaba el italiano a una web de su país respecto al concepto que esconde el álbum. Suena a álbum con el que el antiguo Francisco pretendiera redimirse de algo. Sea como fuere, es una de las sorpresas agradables de la vuelta al cole.


Más información:

Edizioni Mondo: Facebook

Compartir:

Comenta

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual