PUBLICIDAD
6

Justin Martin
Guettos & Gardens Remixes Vol. 2

[Dirtybird]
Escrito por Jami Bassols, publicado el 21 de diciembre de 2012
Justin Martin es un productor que gusta de combinar las ambiciones bailables siempre presentes en Dirtybird, con un punto melódico y un sentido del humor que lo ayudan muchas veces a sobresalir entre la multitud. Ese toque personal y facilmente reconocible, es el que hizo de su Sad Piano un hit instantáneo que le abrió las puertas hace ya un buen puñado de años, de la escena dance americana económicamente más saludable. Guettos & Gardens, álbum de debut que aparecía en las tiendas el año pasado, se puede leer como un trabajo típicamente Justin Martin. En él, se dan cita momentos decididamente dedicados al baile -normalmente en forma de house con bases muy fornidas y un preocupante amor por los “pedetes” bass a la Skrillex-, con otros -sobretodo cuando colabora con vocalistas- en el que redescubríamos esa buen oído que tienen el de San Francisco a la hora de armar melodías edulcoradas. Partiendo de este tipo de originales, no es de extrañar que los discos de remezclas que de este se derivan, traigan un poco de todo y para todos los gustos.

Representando la línea dura del sello que lo ampara, nos encontramos con el inevitable Claude VonStroke convirtiendo Guettos & Gardens en un trallazo house de bassline asesina; a Eats Everything vacilando de lo lindo y rozando lo hortera en su remix de Ruff Stuff; y a Lopazz trabajando junto a un tal Willis Halton en una remezcla algo más sutil que deriva la muy popera The Gurner en un track de deep house algo soso. Dentro de la vertiente un poco menos histérica, encontramos también la remezcla -muy respetuosa con la original- que el americano Tanner Ross le hace a The Gurner. A esta, le sigue la versión que elabora Pezzner a partir del track Molokini, una ejercicio de house atmosférico que le queda al tipo muy a lo Deep Dish.

Finalmente, y por eso de dar un poco de variedad al paquete, tenemos dos remezclas que sorprenden agradablemente llevándose el material de Martin a lugares insospechados. El que marca el primer gol en este sentido es el hasta ahora anónimo Leroy Peppers. Y es que en su remezcla de Don't Go, el tipo se dedica a subir los bpms a lo cafre para trenzar una obra a medio camino entre el pop y el Drum & Bass que suena a hit por todos lados. Todavía más ravero y llevándose Riding Spaceships al año 94, la remezcla que llevan a cabo Shadow Child (interesante trío con nuevo disco en Apollo) insiste en los breaks acelerados de una forma mucho más cruda que la anterior y consigue con el cambio estilístico que uno no se duerma del aburrimiento.



Más información:

Web Oficial: Dirtybird

Compartir:
PUBLICIDAD

Comentarios

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS CRÍTICAS


Fog FM
Anthony Naples
Fog FM
[Incienso]
Forgotten Wasteland
Claro Intelecto
Forgotten Wasteland
[Delsin Records]
From Detroit To Madrid II
Gari Romalis / Rafa Santos
From Detroit To Madrid II
[Mate]
Squares & Circles
SCSI-9
Squares & Circles
[Apparel Tronic]