Sonoramas

Artista: Ben Frost
Título: By The Throat
Sello: Bedroom Community
Puntuación: 9/10
Escrito por Bruno Garca, publicado el 06 de noviembre de 2009

El invierno está a la vuelta de la esquina. Lo estamos avisando últimamente con discos, sellos o artistas que mucho o todo tienen que ver con las heladas tierras escandinavas. Tanto o más congelado es el nuevo trabajo de Ben Frost, By The Throat. Su música es afilada, entrelaza espléndidamente ruidismo y musicalidad. Aún más, es capaz de devolvernos el interés en los instantes que parece ponerse más pelma. Lo suyo es enfermizo, tan estupendo de escuchar como difícil de entender. Habría que hacer una tesis doctoral para catalogar lo que hace, un australiano de corazón, atrapado por la infranqueable Islandia ¿Para qué coño tanto estudio si nos gusta?


Si pegas la oreja al auricular y cierras los ojos lo mismo te das un viaje sin moverte del sillón. En esta ocasión Ben Frost nos hace un recorrido nocturno por las lejanas tierras del norte, metiéndonos el oportuno acongoje que todo bicho viviente tendría al sentirse en medio de una jauría de lobos. Los hay, aúllan y gruñen en tu oreja (The Carphatians). Bueno que la gracia de Frost reside en el contraste, inmediatamente después nos calma con preciosas piezas de minimalismo clásico, calmado, silencioso y bien bonito (Ó God Protect Me, Híbakúsja). Ejem, éste último a medida que avanza se convertirá en una especia de huevo Kinder, se ensucia, distorsiona y no sabemos si los lamentos que se oyen son del Yeti o del mismo Frost antes de tomarse el Frenadol. Impresiona. Y seguimos con nuestras botas, esquís y una escopeta de cartuchos por si los lobos, nuestra caminata nocturna. En Peter Venkman Pt II se nos divide otra vez el cerebro en dos: el hemisferio que se derrite con los instrumentos orgánicos como cuerdas y trombones, y el que se contrae con cada chasquido industrial.


¡Ajá! ¡Te pillé! ¿Para dónde vas si aún te quedan piezas como Leo Needs A New Pair Of Shoes, perfecta banda sonora para un cuento moderno, así nos entendemos. Aquí no hay sobresaltos y si muchos sentimientos. Vamos a llamar ambient a lo suyo porque ambientaciones tan opuestas pocos se atreven a encarar, no porqué sea otro niño bonito de las melodías de puesta de sol. A años luz de eso, By The Throat es un paseo indescriptible por parajes fríos, hirientes pero al mismo tiempo asombrosamente bonitos.



Más información: