Noticias

Laurent Garnier se queja del trato al clubbing por parte de la ministra de cultura francesa

El que el "clubbing" (entiéndase como el hecho de ir a un club para disfrutar de sesiones de dj o directos) no sea considerado un acto cultural es algo que no solo sucede en nuestro país sino que sigue siendo la norma habitual en muchos otros países de nuestro entorno.

Hemos visto como en Alemania se le concedia ayudas a los djs, clubes y promotores para paliar, al menos en parte, que la industria de clubbing no desaparezca. En Inglaterra el programa de becas del Arts Council también está concendiendo ayudas a diferentes actores culturales, entre ellos clubes, djs, productores musicales y hasta alguna web dedicada a la electrónica muy conocida.

Aquí hace unas semanas buena parte del sector del "clubbing" alzó la voz tras sentirse ninguneado por parte del Ministro de Cultura que en unas desafortunadas declaraciones separaba las salas de conciertos de las discotecas porque en las primeras se desarrollan eventos culturales.

Una desafortunada distinción que parece que también cometió Roselyne Bachelot, Ministra de Cultura de Francia, hace unos días y a la que Laurent Garnier le ha respondido con una carta pública que ha compartido a través de su web oficial.

En ella, el veterano dj y productor galo expone unos argumentos muy parecidos a los que defendimos en nuestro artículo de hace unas semanas:

"Es extraño porque como Oficial de Artes y Letras, Caballero de la Legión de Honor (otorgado por un exministro de Cultura que durante mucho tiempo se ha apoderado del lugar eminente de la noche en el vasto espacio del cultura y creación) y DJ internacional (como otros artistas de nuestro país, indirectamente represento a Francia desde hace más de 30 años en el extranjero) pensé estúpidamente que las cosas habían evolucionado y que junt a mis pequeños camaradas djs, nos habíamos ganado nuestro estatus y nuestra entrada en el 'mundo de la cultura' con dignidad. Pero tenemos que admitir que aparentemente este todavía no es el caso.

Durante su intervención habló del gran sufrimiento del cine y del mundo de las artes escénicas. De hecho, estos sectores han sufrido terriblemente (como muchos otros) desde el inicio de la crisis sanitaria. Pero afortunadamente para ellos, cines, teatros y algunas salas de conciertos aún pudieron reabrir a pesar de un complicado protocolo de salud.

Hoy escuchamos mucho sobre el enfado de los hosteleros por el toque de queda. Pero, de nuevo, incluso si es dramático observar que todos se mueven a cámara lenta y de una manera extremadamente restringida, todavía tenían, de alguna manera, algunas posibilidades de reapertura.

Por otro lado, me gustaría llamar su atención sobre el hecho de que, desde principios de marzo, el sector de "ocio nocturno y discotecas" (del que yo formo parte intrínsecamente) se encuentra completamente paralizado. Para nosotros la fiesta se acabó, y lo ha sido durante ocho largos meses.

Usted es muy consciente de que, al igual que los teatros, cines y salas de espectáculos, los clubes emplean (además de los artistas y DJs que actúan allí) la misma plétora de personal diverso y variado que en el resto del panorama cultural. Ya sea en la barra, en el comedor, en la caja, en el guardarropa, en el vestuario, pero también los gerentes, seguridad, personal técnico, encuestas, iluminadores, VJ, promotores, bookers, sellos, diseñadores gráficos, imprentas.... Sin olvidar el impacto económico indirecto (proveedores, catering, hoteles, transporte, etc.). La lista es larga, pero sobre todo muy similar a la del espectáculo en directo.

En France 2, anunció cifras relativas a las ayudas dirigidas a los distintos sectores del cine y las artes escénicas. No volveré a la distribución de estos recursos que, como siempre, asumen flagrantes desequilibrios entre patrimonio y cultura hoy, entre París y regiones, entre cultura clásica y emergencia, entre las “grandes casas de la capital” y la red. territorial de los independientes… Pero una cosa es cierta: una vez más, y esto ya desde hace demasiados meses, el espacio cultural de la noche ha sido totalmente ignorado.

El descarado desprecio, la ignorancia que emana de su ministerio hacia el sector de la vida nocturna y los clubes es claramente interpretado por muchos de nosotros como una forma de desprecio incomprensible. Porque te guste o no, los clubs y locales de esta cultura nocturna eran (cuando estaban abiertos) lugares rebosantes de creación, imaginación y compartir.

Señora Ministra, estuve sinceramente atento y benévolo con su asunción del cargo, impaciente pero seguro de verla representándonos en la misma base que los demás artistas y afirmando la mínima consideración debida a nuestro sector. Pero admito que hoy, no estoy muy seguro de si soy un 'artista muerto', un 'artista de interiores', o 'no soy un artista en absoluto', estoy empezando a tener serias dudas
".

Enlaces de interés

laurentgarnier.com



Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.

Últimas noticias