PUBLICIDAD

Publicado el 20.12.2010

Repaso al 2010: Álbumes de debut

Las publicaciones especializadas cada año adelantan una semanita las listas de lo mejor del año, de tal manera que diciembre para ya no existir en el recuento del año. Ya está todo dicho en cuanto a listas, así que con esta primera entrega damos paso a una serie de 10 capítulos en los que vamos a intentar marcar las trazos de este 2010. No se trata tanto de apuntar lo mejor del año, si no más bien lo más significativo siempre dentro de un contexto en el que entra desde lo recogido en foros, hasta la opinión autorizada de blogs y otros prescriptores mediáticos. Aquellas marcas que nos deja 2010 y de las que aún no nos habremos recuperado en 2011 (y posiblemente más allá). Y si sirve para que descubras nuevas propuestas, más que para sentar cátedra, mejor que mejor.

Álbums de debut del año
Existe una opinión generalizada de que este 2010 no ha servido para adecentar el formato álbum que lleva un tiempo sin encontrar su sitio en un marco socio-económico en el que las descargas –y otras plataformas como Spotify y sus golosas listas- están deformando la manera en la que escuchamos el trabajo global de un artista. El hábito de picotear de aquí y de allá está acabando con nuestra paciencia para escuchar un álbum de cabo a rabo. Aún así los productores siguen confiando en el álbum como forma de presentarse al público. A continuación, algunos de los artistas que escogieron 2010 para estrenarse en formato largo:
Marcel Dettman Simplemente Dettmann
El techno a lo Berghain sound ha perdido un poco de fuelle en estos últimos doce meses. Los medios especializados han dejado de interesarse por el techno oscuro que se fabrica en los bajos del club más en boga de la capital germana. El quinto álbum de la factoría Otsgut Ton –después de los de Ben Klock, Shed, Prosumer & Murat Tepeli y Luke Slater- venía firmado por uno de los residentes del club antes mencionado, Marcel Dettmann.
Prins Thomas Prins Thomas vs Prins Thomas
A Prins Thomas le pasa como a su colega Lindstrøm. Cuando se disponen a encarar el álbum definitivo, el que los encumbre en el pedestal del nuevo sonido cosmic que suena a como sonaba antes el cosmic,  quierenpulir sus obras tan perfectamente seventies que al final les queda un trabajo algo pretencioso y demasiado arquetípico (para llegar a ser un krautrockista de los de antes al noruego le falta un porte algo más "crustie", es decir, sonar menos limpio).  Su primer largo como Prins Thomas –además homónimo- ha acabado el año arrinconado en una esquina del iPod por detrás de otros álbumes de la misma calaña cósmica como por ejemplo el Cutters  (Digitalis Recordings/Ruralfaune) de Dylan Ettinger. Qué le vamos a hacer. Siempre nos quedarán sus maxis.
Darkstar

Escúchalo en Spotify
Darkstar, ¿señala el norte?
Uno de los discos más esperados de la segunda parte del 2010, sobretodo para los aficionados al sonido post-dubstep, viene firmado por Darkstar. Hyperdub ha seguido en el candelero un año más -de paso se lleva a voces el título honorídico de "sello de la década"- con aportaciones como este North que desorientaba a propios extraños con una pátina pop que todavía complica más las tareas de desbroce del cajón dubstep not dubstep. En todo caso un disco que podría enganchar a gente de otras escenas que ni sabe que es el dubstep ni puñetera falta que hace.
 
Jack Sparrow Jack Sparrow, el pirata del post-dubstep
Otro de los hombres del año. Resulta que este año nos enteramos que el pirata Jack Sparrow es de Leeds y en realidad más que saltar barcos lo que le mola es ser beatmaker en sus ratos libres. Debutaba en largo en octubre con Circadian en casa de Pinch, en el sello Tectonic donde este año ha sacado un par de maxis. Uno de esos francotiradores que se mueve como pez en las procelosas aguas del nuevo sonido electrónico británico. El año que entra puede ser el de su gran asalto.
 
Richard Norris

Escúchalo en Spotify
Richard Norris: The Time And Space Machine
A Richard Norris lo seguimos desde ya hace más de un año con su proyecto de reedits Beyond The Wizard's Sleeve junto a Erol Alkan (lo entrevistamos en marzo del año pasado). También nos hacía tilín su trabajo como The Time And Space Machine con el que emprendía en solitario una aventura que lo adentraba en la jungla de la psicodelia, el balearic, freakbeat, la new wave y un montón de tendencias que fueron de otra época y que en el actual contexto suenan incluso frescas. Su primer álbum Set Phazer To Stun (Tirk) es una buena manera de hacerse una idea de por donde van sus tiros de veterano de Vietnam.


Escúchalo en Spotify
Gold Panda: todas las abuelas de la tierra
Este es uno de esos discos que ha conseguido una cierta unanimidad en las  listas del año. Uno de los bedroom producers que mejor ha sabido aprovechar las bazas de su Akai MPC2000XL para chorrear emotividad por los cuatro costados. Lucky Shiner es un homenaje a su abuela ya desde el título, un tributo nada baladí en estos tiempos en los que internet nos robó la memoria (quien sabe si para siempre). Ahora que hemos perdido la inocencia, lo emocional se lleva más que nunca.
 
Oriol

Escúchalo en Spotify
Oriol,  como la noche y el día
Noes que lo elijamos por connotaciones sentimentales. Es que su disco está muy bien. Estamos hablando de Oriol Singhji, un productor que se dice es de origen catalán pero que es desconocido para la mayor parte de la escena de aquí, hizo su aparición en 2010 en la corte de Mike Paradinas. Sin mucho ruido, eso es verdad, pero con un debut en largo muy efectivo: Night & Day. Un más que apreciable compendio de tracks con el funk por barretina. Por fin entró el sol por la venta de las oficinas de Planet Mu.
 
Digital Mystikz Digital Mystikz, destapando el tarro de las escencias
¿No queríais álbum de debut de Digital Mystikz? Pues aquí van dos tazas en un solo año: Return 2 Space y Urban Ethics, ambos publicados en su sello homónimo: DMZ. En el primer álbum fue Mala quien se puso las pilas durante el año que acaba para tirar del carro del proyecto. Por su parte, la otra mitad del proyecto, Coki, hizo lo propio con un segundo álbum que volvía a poner en el disparadero a este proyecto icónico del primer dubstep. Dos álbumes que plantean una duda: ¿en el futuro seguirán dando guerra por separado?
Mount Kimbie Mount Kimbie, dubstep not dubstep
Si Digital Mystikz representan el poder del nuevo dub que sigue fijándose en Jamaica, Dominic Maker y Kai Campos son el futuro del dubstep que se fija en… ellos mismos. También los pudimos ver por partida doble este año. También se pasaron por el LEV en esta última edición muy bien enfocada a los nuevos ritmos que se desprenden de la nueva generación dusbtep. También los pudimos ver en el último Primavera Club en el que habían cambiado su directo, aún más espectral si cabe que en su cita en la ciudad asturiana. De lo mejor que ha salido este año del nuevo círculo virtuoso del “dubstep not dubstep” (más encarado a las formas abiertas del post-rock).
 
MAS REPASO AL 2010
01. Álbums de debut
02. El siempre díficil segundo álbum
03. Retornos sonados
04. Reediciones y revisiones
05. Nacimientos
06. Hypes
07. Fenómenos
08. Despedidas
09. Fenómenos extra musicales
10. Auto-bombo


Texto de David Puente


Compartir:

Comentarios

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS NOTICIAS


PUBLICIDAD