PUBLICIDAD
Publicado el 10.07.2013

Victor Santana - Seven Series 01

Después de un tiempo volcado en la  que es ya por derecho propio la banda de sus ojos, su propia orquesta intergaláctica del techno, el madrileño Víctor Santana vuelve en solitario al ruedo techno con el estreno de la serie Seven que incluye también la presencia de dos pivotes centrales del techno que se factura en Detroit, representantes sobre todo de la hornada de productores que llegan a partir de los 90, Orlando Voorn y Terrence Dixon aportando sendos remixes que hacen más que engalanar esta séptima entrega del sello Chaval Records.

Después de una ardua experiencia con su banda, que en lo musical le ha hecho madurar a marchas forzadas, Víctor Santana vuelve a pedir pista mucho más joven y jovial. Como si el productor volviera a sacar su lado más lúdico a pasear y como un galgo que necesita correr a campo abierto nada más salir de casa estirara al máximo los límites de su libertad. Seven Series (001) es un juguete en forma de cuatro cortes que anuncian nuevos bríos para esas fiestas al aire libre que ya asoman la carpa.

Red Seven es un tema juguetón que se abre paso entre sintes celestiales made in Detroit y una estructura cercana al minal techno más escapista. Una melodía que aparece como de la nada después del breakdown nos anima a tararearla como si la pista de convirtiera en un único coro posible. Una única voz. Un único baile. Y un track que permite infinitas posibilidades al Dj que guste de pinchar en espacios abiertos. Nunca antes Santana había facturado un track tan cercano a lo que se conoce como “himno”. Pero sin pretensiones de trascendencia. Eso, ya es de todos conocido, no va con Víctor.

Por Helmantica tenemos a un Víctor Santana que recorre sus calles desatado. Nos propone un tema que podría sonar a altas horas de un lugar donde gusta el techno sin fisuras o a las cuatro de la noche (o de la tarde) en un club ibicenco lleno hasta la bandera. Un sutil vocoder recorre la espina dorsal de un track diseñado para bailar y disfrutar del galope de la fiesta. Un corte de los que llaman infecciosos y adictivos. Tal vez porque todo lo que da ganas de vivir nos acaba enganchando. 

Orlando Voorn produce con un ritmo infernal a tenor del ritmo de actualizaciones de su cuenta en Soundcloud. Tal vez por eso el holandés más detroitiano no tenga miramientos cuando de poner la vista en la pista de baile se trata. El holandés, ya se puede decir que es medio asimilado detroitiano, agarra ese posible homenaje a Salamanca que es Helmántica y no la suelta hasta dejarla hecha un rompepistas de padre y muy señor mío. Un remix que gana a los puntos con una insistente línea rítmica que clama aire libre. No podía llegar en mejor momento para encarar el buen tiempo que se ha hecho esperar pero que por eso mismo llegará con fuerza. Como ese rush final desmesurado de track que lleva de pleno a la vorágine en la que se convierte a según qué horas el centro de la pista de baile. 

Terrence Dixon con Red Seven opta, en cambio, por un groove más soterrado, de espíritu más dub, eso sí, armado con un hit hat asesino que va troceando el sistema nervioso de quien lo escucha y lo baila. Un tema además muy funcional y útil que sirve tanto para descomprimir la pista de baile como para iniciar un nuevo tramo de arrebatado ritmo. Un remix que justifica el fichaje de un Dj que lleva colaborando con sellos europeos desde mediados de los 90 cuando se estrenó con todo un álbum, Tragedies Of A Plastic Soul Junkie, en la veterana escudería germana  K7!.

Texto de Pat Comunicaciones


Compartir:
PUBLICIDAD

ÚLTIMOS STREAMS


PUBLICIDAD