PUBLICIDAD

FEMNØISE: Ruido femenino desde Barcelona

Escrito por Pedro José Mariblanca Corrales | Publicado el 28.05.2020

Afirmar que en el mundo de las músicas de baile no está todo dicho es una gran obviedad. Sin embargo, hacerlo desde una perspectiva de género, más que eso, es una lucha. Porque sí, las mujeres han estado ahí, podríamos decir que casi desde el principio, pero todo aquello por lo que han tenido y tienen que pasar para ser consideradas en la escena –más allá de la cosificación de sus cuerpos y del rechazo sin argumentos frente a sus inquietudes– así nos lo muestra. En este especial toca hablar de/por/para/con ellas. Y lo hacemos a través de un colectivo femenino que viene pisando fuerte desde su nacimiento: FEMNØISE.

El cómo, el cuándo, el por qué y el para qué de Femnøise

Según Natalia San Juan, su fundadora, Femnøise nace de un hecho práctico: la necesidad de existir. Viviendo desde dentro una industria que desconocía (venía de la producción del indie rock en la industria de la música latinoamericana), a principios de 2017 fue contratada para producir una fiesta electrónica en Andorra, un evento con un line up compuesto sólo por hombres. “Me intrigó tanto la actitud del equipo productor que comencé a investigar más sobre la presencia de las mujeres en la escena. Sorprendentemente hasta me encontré con estudios de doctorado sobre ello”.

Así llegó a conocer Female:Pressure, una red internacional fundada hace más de 20 años por la tremenda Electric Indigo (Susanne Kirchmayr) que impulsa desde el 2013 la investigación FACTS, donde cada dos años evalúan los principales eventos y festivales de música electrónica del mundo y muestran cómo en ellos hay un porcentaje muy deficitario de mujeres (para 2017 sólo abarcaban un 10% de las actuaciones).

Participé –y participo activamente– de la comunidad Female:Pressure” recuerda Natalia, “y en noviembre de 2017, luego de conocer cada vez más la escena de Barcelona, decido dar forma a Femnøise (hacemos ruido) como un grupo de mujeres DJs y productoras locales que quieren visibilizar la problemática en nuestro territorio y abrir camino desde el activismo de forma totalmente abierta a todas las mujeres, sin importar la técnica, el género o la experiencia que tuviesen en la industria”.

2018 fue un año de contrastes para el colectivo. Una etapa de reivindicación y guerrilla haciendo frente a quienes menospreciaban su labor y tildaban a sus artistas de feminazis. Pero como destaca nuestra interlocutora, “también fue ahí cuando nos dimos cuenta de que debíamos dar un paso más allá del activismo, dando soluciones concretas, creando referentes y abriendo oportunidades y puertas de una industria muy hermética y difícil para los nuevos nombres”, lo cual hizo que Femnøise se convirtiese en el 2019 en una agencia especializada en la promoción del trabajo de mujeres, trans y artistas no binarias en la industria electrónica y que lograse poner el sueño de muchas artistas sobre grandes escenarios como Primavera Sound, DGTL Madrid, DGTL Barcelona, Manrusionica o Brunch in the City, entre unos cuantos más.

Su camino en un mundo difícil

Desde aquel 2017, nos dice Natalia, “aunque todavía hay muchos que justifican el 15-20% de la presencia de mujeres en eventos electrónicos poniendo como excusa que sólo se fijan en la calidad a la hora de programar, creo que se ha avanzado bastante. Pero todavía queda mucho por hacer. Si bien hay ciertos sectores donde abunda la cosificación de la escena –no es lo mismo Barcelona que Ibiza–, lo importante es que estamos dando pasos, pues cada vez hay más salas y festivales que se unen a protocolos de acción contra los abusos machistas en la escena”.

Ahí reside la importancia de Femnøise, “picando piedras, construyendo y apostando por el talento para construir carreras y poder abrir puertas a quienes siempre soñaron con dedicarse a hacer lo que más les gusta –pinchando o produciendo”.

La compañía para construir y transmitir su mensaje

Nacida bajo la inspiración de Female:Pressure y con una relación muy buena con Electric Indigo –que fundó el movimiento hace más de 20 años y cuenta con una comunidad de más de 5.000 artistas mujeres, trans y no binarias–, Femnøise colabora estrechamente también con la Asociación de Mujeres en la Industria de la Música (MIM) y con She Said So.

Ha sido todo un proceso de construcción y validación del mensaje”, dice Natalia. “Nos hemos ido moldeando poco a poco hasta alcanzar en el presente la madurez necesaria para movernos en esferas internacionales, impulsadas este año por mi incorporación en el programa Keychange, una iniciativa pionera –impulsada por el Festival Reeperbahn, la Fundación PRS y el Musikcentrum Öst y que cuenta con el apoyo del programa Europa Creativa de la Unión Europa, además de importantes ferias y festivales internacionales como socios estratégicos– que busca transformar el futuro de la música y animar a la industria a alcanzar un equilibrio de género 50:50 para el 2022. Y movernos en estas esferas hace que podamos estar en medio de la discusión y la lucha por generar una industria musical mejor y más inclusiva para las generaciones presentes y futuras”.

Sin fronteras

El abanico sonoro de Femnøise es amplio. De hecho, en su día impulsó un manifiesto por el cual, dentro de su roster, no se puede discriminar a nadie ni por el género musical ni por la tecnología en la que se basen sus artistas para desarrollar sus sets. Así, este colectivo, con 22 artistas en nómina, suena a techno industrial y oscuro con Amperia en Berlín y NiZ en Barcelona; techno armónico con Rebeca Ark [Black Leather], Josephine [Natura Viva] y Mystery Affair [Born in México] como principales representantes del mismo; deep tech a través de Luna Martínez o microminimal por medio de la chilena Isa·bel, sin dejar de lado otras sonoridades como el disco, el funk, el break o el downtempo donde destacan los nombres de Klaray Missyle, Sama Yax, Vicky Groovy y LVCHA.

Y los eventos en los que se mueve, alejados de la figura de los promotores, son generalmente espectáculos en las principales salas de Barcelona, si bien para este año había programadas unas cuantas fechas en el resto de España - fechas que tendrán que esperar debido al bicho que todavía campa a sus anchas entre nosotros y por el cual la industria va a cambiar sobremanera.

Además, el mensaje de Femnøise no sólo se centra en el sonido, pues producen un programa en Radio Primavera Sound: Femnøise: Mujeres que hacen ruido, y en breve sale al aire Equals a través de la readioemisora Open Lab, programas en los que dan a conocer el trabajo de las mujeres en distintas esferas con audiencia de numerosas partes del mundo.

Todas estas cuestiones han contribuido a que los pasos de esta agencia se hayan ganado el respeto y la buena acogida del público. Así lo muestra orgullosamente Natalia cuando establece que “es muy gratificante ver cómo el público, tanto durante las sesiones como al terminar, intenta transmitir a la artista mensajes de satisfacción total”.

Causa-efecto de una potencia

Siendo nuestra interlocutora la única persona en la agencia hasta el 2019, este año, y a pesar de la crisis, cuenta con tres bookers más, “una para el mercado nacional –y con quien trabajamos muy fuerte la campaña de cara a superar la crisis actual– y dos que viven en Holanda e Inglaterra respectivamente –que están preparando la campaña del año que viene. Luego, en las otras áreas de negocio, trabajo junto a la artista Fernanda Alemán y a un equipo de 6 desarrolladoras y business analysers –estas últimas para el desarrollo de soluciones tecnológicas”.

Y para la consecución de sus pretensiones, a diferencia del resto de realidades con las que hemos hablado para estos especiales, Femnøise sí tiene una estrecha relación con las instituciones. Pues actualmente está en el programa de preincubación de Barcelona Activa (6ª edición) trabajando estrechamente con ella en el modelo de negocio y la incorporación de la innovación como valor agregado; ha formado parte de Catalan Arts, impulsado por la Generalitat de Catalunya –y se postulará a sus subvenciones para la internacionalización y la exportación–; y trabaja a nivel europeo con el ya mencionado programa Keychange, que representa una gran cantidad de importantes festivales.

Femnøise sobre el panorama actual

A la hora de hablar sobre el estado de la escena de las músicas de baile en el presente y todo cuanto se hace –mal y bien– a su interior, Natalia lo tiene claro. “No es lo mismo Europa y Estados Unidos que Latinoamérica o Asia. Desde el punto de vista del negocio de la música electrónica, en las dos primeras realidades existe hasta el 2019 un crecimiento exponencial de nuevos eventos, nuevos promotores, nuevas salas y nuevos festivales dedicados a esta música. Sin embargo, como ocurre en España, salvo algunas excepciones, las últimas propuestas no han aportado un valor significativo y diferenciador”.

Todo tiene sus pros y sus contras”, matiza, “se está librando una gran batalla gracias al uso extensivo de la tecnología, el acceso a la información y la digitalización, que han democratizado el acceso a la música. Desde el punto de vista del público, se puede llegar a muchísima más música, pero, en contraposición, ello implica una superabundancia de información y productos 'basura'. Lo mismo le ocurre al artista, hoy día es mucho más fácil poder pinchar, viajar e invertir en música; pero también hay superabundancia de oferta, con actores que pululan en una escena precaria y que fomentan esa precariedad”.

La gran batalla de ahora, a corto y mediano plazo, es el desafío del sector frente a esta pandemia y sus consecuencias futuras. Trae cosas muy negativas, como la reducción de los aforos, la pérdida de trabajo por parte de numerosas personas y la caída de los cachés –que si antes eran bajos ahora lo serán más–, lo cual hará que subsistan aquellos que más y mejor logística tengan –si bien los festivales serán la gran incógnita. Pero también traerá oportunidades, y creo que es responsabilidad del sector y del público potenciar el talento de proximidad, pues es hora de poner en valor al artista dentro del territorio español y darle oportunidades, volver a lo boutique, a esos pequeños reductos de calidad e innovación. La desglobalización que tendremos estos próximos meses es la oportunidad de oro para saber aprovechar y construir –al menos por ahora– una industria más puesta en los detalles. Creo que tendremos también un público más concienciado en contribuir a una escena diferente”.

Futuro

En toda esta vorágine y sin miedo a ella, Femnøise apunta alto, aspirando a convertirse en una realidad que aporte las mejores soluciones tecnológicas para dar visibilidad y soporte al trabajo de las mujeres, trans y personas no binarias en la industria de la música. De hecho, en unas semanas lanzará el MVP de su aplicación apoyada por Barcelona Activa y desarrollada junto a su partner tecnológico Thought Works, donde dispondrá de una serie de funcionalidades a través de las cuales espera generar oportunidades de negocio para cientos de mujeres en todo el mundo, una aplicación de la que se nutrirán también tanto la agencia como su próximo sello discográfico –que se basará en la tecnología disruptiva para ser y hacer.

Hay muchas mujeres haciendo cosas muy interesantes y que no tienen oportunidad de llegar a pinchar en salas importantes. Ése es nuestro nicho, ésa es nuestra apuesta”.

Adelante pues con todo ello.

Compartir:

ÚLTIMOS ESPECIALES


5 preguntas para Vanessa Worm Los Discos De La Semana #027 Los Discos De La Semana #026 BSH Island: el primer festival europeo tras el confinamiento Los discos de la semana #025 5 preguntas para Flug 8

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.