PUBLICIDAD

Los discos de vinilo no agonizan

Escrito por Gabriel García | Publicado el 24.02.2020

Hoy toneladas de LP’s de Taylor Swift, Lady Gaga y Justin Bieber cuelgan de pósters en paredes mientras centenares de miles de maxis de club guardan polvo en estanterías. El vinilo parece ya no ser exclusivo de coleccionistas y djs sadomaso. Las ventas de 12” y LP’s repuntan con timidez y están llegando a arrinconar al CD. Miles de nuevos consumidores vuelven a optar por el disco de plástico de toda la vida. A pesar de que el auge en el negocio musical sigue siendo digital y a nivel global, el business del vinilo se mantiene todavía residual respecto a las cifras de su época dorada, podemos afirmar contundentemente que el vinilo ya no agoniza. En realidad nada nuevo bajo el sol. Calma chicha antes de la tempestad.

Años de recesión del vinilo han menguado la industria hasta el punto de convertir en algo habitual las colas en las prensas. Es comprensible que el incendio de Apollo Masters preocupe al sector, pero raro sería que peligre un negocio pujante por la quema de uno de los últimos monopolistas de los lacquers. Los discos no acabarán extinguiéndose por culpa del incendio, a lo sumo sufrirán retrasos los nuevos wallpapers de los teens y puede que algunos diggers tengan que dejar de empacharse con tanto plástico...Los lacquers no los trajeron los Annunaki, hay muchas posibilidades de que otros fabricantes ocupen el lugar que deja la Apollo Masters, si es que no resucita cual Ave Fénix, tampoco debemos olvidar que existen otros sistemas alternativos como el DMM (Digital Metal Mastering). Sospecho que la importancia que le dan al incendio viene a ser una curiosa contorsión mediática para avivar el interés por un formato extraño para existir hoy pero demasiado precioso para desaparecer mañana en un posible futuro a pedal. Algo así como una táctica comercial parecida a la que pone en práctica Technics.

Nos planteamos ir a marte y vamos a quedarnos sin discos por que se han fundido cuatro moldes de aluminio?...Lo más fascinante de la situación actual del mercado del vinilo no son los alarmismos técnicos frutos del incendio, para mí es pensar en esa diáspora contemporánea de miles de proyectos underground que editan hoy en vinilo. Cada día nacen una inmensidad de nuevos temas de casi cualquier estilo. Y los sellos de nueva hornada hacen tiradas habituales de 100 o 200 copias. ¿Qué sucederá dentro de dos décadas con todas ellas? Y lo que es más acuciante ¿Debería editarse todo en vinilo? Greta Thumberg seguramente diría que no. Aunque es probable que en 2034 te pidan 300 pavos por un flac en el mercado negro. Otro aspecto interesante de los discos y los cd’s es que hay muchos intermediarios. Desde el que funde las bolitas de plástico hasta el cartero y/o tendero, una enorme y variada cadena de profesionales, melómanos o no, involucrados en hacer los discos rodar. No que sonar...eso siempre dependerá del consumidor final. Un estudio de la BBC confirmó no hace mucho que el consumidor de vinilo moderno una vez en casa ya no llega ni a sacarlo de la funda.El fin del vinilo, si llega, será más bien por culpa de un fenómeno más tipo Greta Thumberg, con todos mis respetos a su causa, creo que el activismo ecologista podría acabar en una lucha ilusoria contra las emisiones y los residuos así como los tocadiscos en la publicidad tienen un efecto cosmético en el consumo de real de vinilos.

El dj contemporáneo surfea por un lahar infinito de novedades en streaming en busca de sus particulares pepitas de oro. El mejor tributo que le puede rendir al músico es pagar por su trabajo, y comprar vinilos, con sus bellas imperfecciones, sigue siendo lo más agradecido. Aunque lo importante es la música y no el formato, he de reconocer que experimento una poderosa contradicción con los vinilos...son tan adictivos que te nublan la razón. Aún con todo, son muchas las razones que hacen al vinilo mantener la magia y resistir el vendaval digital, Para mí, la más importante es el compromiso que establece el disco con uno mismo, con lo que te gusta de veras en medio de la vorágine de todo lo que llegas a escuchar. Dar importancia a lo que ocupa espacio y tiempo en tu vida. Estos plásticos redondos guardan como ningún otro formato la música que te importa. Y no hay mejor manera de rescatar de la trituradora del streaming, las canciones de tu vida. La frase del todavía se escuchan discos de vinilo? se diluye con la presencia habitual de éstos en la propaganda de hoy. Parecen haber cobrado un extraño valor añadido, hasta el punto que un barbudo escuchando discos de Peret vende muebles muy bien.

Compartir:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ÚLTIMOS ESPECIALES


Streaming durante la cuarentena Fraktallite! Underground electrónico desde Gasteiz 5 preguntas para Volruptus El impacto del Covid-19 en la escena electrónica española Los discos de la semana #012 La fuerza mayor y la industria musical

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.