Especiales

Pure Works, escribiendo la historia de la música electrónica en Asturias

Especial: Pure Works

Tenemos nuevo especial sobre las realidades que andan dinamizando y potenciando desde abajo el presente de las músicas de baile en España. Y éste versa sobre Pure Works, una de las promotoras más activas del país y, sobre todo, de Asturias. Para ello, nos hemos puesto en contacto con su director y lo que sigue aquí abajo es lo que nos ha salido, esperamos que os guste.

Origen

18 de febrero de 2011, Pola de Siero (Asturias). A pesar de la fuerza histórica astur en el devenir de las músicas de baile en España casi desde el desembarco de éstas en el país a finales de los 80, y aunque su escritura en las líneas de la historia de las mismas sigue siendo soberanamente importante, la electrónica no pasa por sus mejores momentos en Asturies. La crisis del capital –justo en el ojo de su huracán– y el impasse de su escena –exhausta tras tantos años funcionando a toda máquina– no le auguran nada bueno. Y, sin embargo, justo ese día, tras otros muchos participando de la organización de numerosos eventos, se enciende una nueva luz en el norte: nace la promotora Pure Works. “Un primer homenaje a la difunta Sonia Briz en el Tocata (creíamos necesario hacerle algo en Asturias a una persona tan influyente en la electrónica española) tuvo la culpa”. La respuesta del público fue sobresaliente y dicho evento se convirtió en el impulso para darle forma a esta promotora “especial, llana y pura –en palabras de Luis, su actual cabeza pensante–, que apostaría siempre por la calidad musical y que iría a muerte con muchos de los disc-jockeys locales que hasta ese momento no tenían lugar en la escena pero sí méritos, más que de sobra, para hacerlo” con un trato hacia el público a imagen y semejanza del que a sus creadores les gustaría recibir. Una promotora, en palabras de nuestro interlocutor, “del pueblo, porque, por encima de todo, somos clubbers”.

Soñar, pensar, luchar, hacer

Casi nueve años después de aquel homenaje a la dama de la electrónica española, Pure Works continúa en pie, con mucha energía y muy grandes cosas por hacer, tanto en Asturias como allende sus fronteras.

El camino no ha sido fácil. Pues al echar a andar en los momentos más duros de la crisis, en un contexto completamente marcado por “el descenso de clubbers en Asturias a causa de lo explotada y quemada que está la música electrónica en nuestra región –que lleva acogiendo eventos electrónicos todos los fines de semana desde principios de los 90– y con una programación rebuscada de géneros y artistas para un público convencional” llevar a cabo un proyecto así es de todo menos sencillo. No obstante, y aun habiendo contado con fechas mejores y peores, unas más numerosas que otras, Pure Works resiste, y lo hace con orgullo, porque, echando mano “de los resultados de los eventos, cada año y en conjunto, hemos sacado algo bueno de todos y cada uno de ellos, lo cual te hace mejorar cada día”, concluye Luis.

Genealogía

9 años dan para mucho, y si el prólogo de Pure Works se compuso en el Tocata, los más grandes capítulos de esta aventura se han redactado en tres espacios: Whippoorwill (Oviedo), Lanna Club (Gijón) e Hypnosis Club (Gijón).

Whippoorwill, una sala a la antigua que desprendía magia e inquietud y una predisposición de 10 –con el mejor técnico de sonido que ha conocido la promotora (Isaac Prieto, actualmente en Lata de Zinc)– según nuestro interlocutor, “hizo mucho para llegar al todo. Era nuestra base de techno y en ella se hizo familia, se vio que íbamos en serio y se trajo techno de altos quilates a una desangelada ciudad como era Oviedo en una época en la que el género estaba de capa caída y no se prodigaba por nuestra región. Allí contamos con personas, algunas actuando por primera vez en España, como Lewis Fautzi, Jonas Kopp, Leiras, Aril Brikha, Tadeo, Ángel Molina, Chymera, Architectural / Reeko, Kwartz o Víctor Santana. Todo en ella fue muy pero que muy bonito y nos marcó bastante”.

Lanna, el más serio bastión de Asturias en lo que a la cultura de club se refiere hoy día, ha sido la mayor residencia de Pure Works –durante casi cinco años–, “el lugar donde hemos programado nuestros mejores carteles y nos hemos hecho más profesionales a todos los niveles, a la par que nos ha servido también para darnos a conocer nacional e internacionalmente. Un club urbano con un sonido importante en el que se han hecho muy buenos eventos, se han establecido grandes amistades y uniones con muchos disc-jockeys y se ha dado una oportunidad a cientos de DJs locales y nacionales. Una residencia que jamás olvidaremos. Un espacio que le ha dado un gran empuje a Asturias, manteniendo un alto nivel en los carteles y el sonido. Lanna, un lugar al que esperamos volver algún día, si bien ahora toca renovarse y volver al nomadismo tecnológico”.

Hypnosis, el hogar actual de Pure Works, “es un lugar muy especial donde hemos establecido vínculos muy importantes y por donde ha pasado, desinteresadamente, un gran elenco de artistas internacionales de primera línea - Héctor Oaks, David Vunk, Alexander Robotnick, Billy Nasty, Intergalactic Gary, Francis Inferno Orchestra o Akirahawks - con los que hemos conectado sobremanera. Un club pequeñito –los que más te llenan a veces– en el que se respira parte del espíritu de antaño, conservando parte de la libertad de los 90 y con un trato de 10 al clubber. Desde que entramos en él sentimos tanto su magia como que viviríamos veladas muy especiales a su interior. Lo que no sabíamos era que encontraríamos también una familia y un grupo de personas con el que encajaríamos más que bien, pues nos han tratado como nadie, nos han dado la oportunidad de expresarnos y la libertad de trabajar con total confianza. Hypnosis es un sitio con continuas mejoras que debería ser parada obligatoria para cualquier persona a la que le guste la música electrónica y el concepto de club”.

Y aunque esta promotora opera principalmente en Asturias –porque lo que más motiva a su equipo son su región, su gente y, en definitiva, su casa–, su historia va más allá de lo local, porque la proyección de Pure Works en España es más que destacable, con eventos en lugares como Lugo (en la sala BOE, de la mano de Vinyl Lovers), Madrid (en Siroco, junto al equipo de Redsonja Beats), Valencia (en el transversal Ágora, mano a mano con Hypnotica Colectiva) o Vigo y “experiencias muy gratificantes al poder programar fuera de nuestros fueros, conocer gente con la misma mentalidad y tantear otros públicos”. Y muy mal no lo estará haciendo cuando le sigue saliendo novias, como por ejemplo Barcelona, donde “tenemos varias propuestas y esperamos no tardar en llevar Pure”.

Organización

Al principio fueron tres personas quienes llevaban Pure Works, luego dos y ahora, “por trabajo o dejadez, ahora mismo sólo soy yo –Luis. Por eso me hace gracia que me llamen colectivo, porque no es fácil llevar todo uno solo y no creo que haya muchas promotoras con tanta actividad gestionadas por una sola persona –así que podéis denominarme, como dice mi hermano David Verdaguer, ‘autocolectivo’. Pero mi trabajo me permite compaginarlo sin agobios –al ser un hobbie es algo que se hace con gusto y pasión– y cuento, para la organización de eventos, redes, bookings y demás, con la diseñadora @llanwafu (de la que estoy muy orgulloso) y con más personas dispuestas siempre a ayudar a las que también quiero darlas gracias (ellos saben quiénes son).

Reflexiones varias e importantes

En sintonía con el resto de personas con las que hemos hablado para esta sección de especiales sobre el presente de las músicas de baile en España, nuestro interlocutor es tajante al establecer que “nunca es fácil sacar a flote eventos con música electrónica de calidad en nuestro país, y menos en Asturias, una región pionera (y poco reconocida a veces) donde lo hemos tenido y visto todo y donde la escena está hiperdesgastada a todos los niveles. Siempre hemos pensado que hubiera sido más fácil programar en los 90 o en la primera década de los 2000, cuando te podías encontrar todos los fines de semana a miles y miles de personas en las pistas asturianas, pero ahí solamente bailábamos. Estamos en una época de decadencia electrónica o musical, con crisis económica incluida, y hay que salir a flote como se pueda. Si bien al principio era más fácil sacar adelante las propuestas al tener menos regularidad y riesgo y quedar aún gente de antes, ahora es complicado. Y si no fuera por las 3-4 fechas que te dan una gran inyección económica, estaríamos en números negativos y quizás pensando en la disolución. Es nuestro hobbie, de momento nos va bien y nos puede la pasión, pero en el mismo momento que salgan números rojos a final de año, pensaríamos seriamente si seguir”.

Pero Luis no lanza sus dardos sin apuntar, que justifica bien sus planteamientos. Así, prosigue, plantea: “el tema de la música electrónica en España, y más en Asturias, es complicado. Me da la impresión de que la electrónica aquí fue una moda pasajera para muchos, esa gente que cerró La Real de Oviedo y dejó de salir casi ipsofacto. Además, vivimos en un país donde, parece, llegas a una edad y dejas de salir por ley, cuando en muchos de los clubes de Europa puedes ver a gente de 40, 50, 60 años o incluso más bailando música electrónica. Además, como en el resto del país, los festivales se han apoderado de Asturias –hasta se han asentado en invierno–, y la gente prefiere pegarse cinco festivales al año o salir fuera (porque mola mucho subir a internet la foto en la puerta del Berghain, aunque no entres) a ir a un club de tu ciudad (mole o no mole) a escuchar a tu DJ favorito. Todo eso, unido a las nuevas tecnologías y a una juventud perdida musicalmente –por el reggaeton on el trap– son el conjunto de motivos por los que la escena, por llamarla de alguna manera, está como está a nivel de público”.

Ahora bien, los planteamientos de este promotor sobre estas cuestiones no son un lamento por el lamento. Lejos de afligirse y poner el grito en el cielo, lo que está haciendo es pegarnos un tirón de orejas. Porque “vivimos una época mala en lo que a afluencia de público –demanda– respecta pero, sin embargo, no ocurre lo mismo con la calidad de la oferta, pues tenemos espacios, festivales y artistas –locales e internacionales– de todo tipo de estilos muy pero que muy buenos. Me quedo con eso, con ser promotor en una etapa en la que vienen artistas que pensaba que nunca podría ver, con marcos incomparables como Bass Valley, Lanna o Hypnosis (cada uno con su magia) y grandes festivales como Aquasella, LEV, BAU o Indoor; y, sobre todo, con el público, poco, sí, pero de muchísima calidad”. Y concluye: “es curioso lo que está pasando aquí, pues, como me dijo mi amigo Alexander Robotnick hace poco en Asturias: ‘vais a Berlín y esto es mejor’”.

Futuro

Con una programación muy estructurada y con residencias desde su fundación, “ha llegado el momento de no atarnos y programar con regularidad en las dos ciudades más importantes de Asturias: Oviedo y Gijón. De los catorce eventos anuales de Lanna pasaremos a la mitad, repartidos entre Lata de Zinc (Oviedo) –donde daremos rienda suelta a todo tipo de estilos– y Sala Acapulco (Gijón) –donde básicamente programaremos techno. Eso, combinado a nuestra labor en Hypnosis y algún evento fuera de Asturias, establecerá las bases de la nueva etapa de Pure Works”.

Y aunque la relación con las instituciones es inexistente –a pesar de que alguna vez se intentó hacer algo con ellas, siempre con una respuesta negativa–, hoy en día, aprovechando que son más receptivas a los eventos electrónicos, hay planes de futuro con los ayuntamientos, pero sólo eso, planes. “Creemos que Asturias necesita un Pure Festival pequeñito que vaya creciendo con el paso de los años y donde los artistas locales tengan, como mínimo, la misma importancia que los invitados internacionales”.

Últimas palabras

“Queríamos hacer un llamamiento a la gente de Oviedo para que acude a La Lata de Zinc el próximo 14 de marzo, día en que volvemos a Oviedo. Pretendemos que sea el inicio de una residencia bimensual en dicho club y tenemos el sitio, el cartel y el sonido para que se repita ‘otra noche de esas…’. También dar las gracias a toda la gente que nos apoya en Asturias y fuera y que de una u otra manera se siente identificada un poquito con Pure Works. Nunca dejes de soñar”.

Más información
Pure Works: Facebook

Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.