PUBLICIDAD

Moga Festival 2019

Escrito por Vicente Rodríguez | Fotos de Moga Festival | Publicado el 21.10.2019

Cada vez que visito Marruecos, más me sorprende este país por encontrar a gente tan amable y acogedora, por disfrutar de unos paisajes espectaculares y como no, por bailar en un buen festival de música electrónica y descubrir nuevos talentos musicales de países que no suelen ser referencias en el mercado global pero en este caso, gracias a su conexión con la escena francesa y belga principalmente, consiguen hacerse un hueco en Europa. Y ese festival es MOGA. Más de 7.000 asistentes durante los tres días que duró este magnífico evento que se celebró del 11 al 13 de octubre en la localidad de Essaouira, en la costa atlántica, tan famosa por el rodaje de Juego de Tronos en su medina como de la leyenda sobre las alucinaciones de LSD que el amigo Jimi Hendrix y demás compadreo hippy se gozaban en las ruinas del Palacio del Sultán en la misma playa.

El evento tuvo lugar en las espectaculares instalaciones del Hotel Sofitel Essauira Mogador, un resort de cinco estrellas, con campo de golf incluido y en el que se aprovechaban sus fantásticas instalaciones con piscinas y amplias zonas verdes del hotel para celebrar lo que iba a ser, a mi parecer, uno de los mini-festivales más originales y divertidos del panorama musical del norte de África.

Moga Festival 2019

La música se iniciaba todos los días a las 12 del mediodía, hora perfecta para reponer fuerzas tras un buen desayuno, en el escenario de la piscina con música suave de djs marroquíes. El viernes sorprendieron Achil, Kerala Dust y Parra For Cuva con su melódico directo al atardecer. Y en el Garden Stage, Parallels también con su directo y con la colaboración de Maalem Omar Hayat, grupo local de música marroquí que le dieron ese toque de fusión con sus canciones tradicionales marroquíes, un espectáculo que hizo las delicias de los presentes, tanto locales como extranjeros. El domingo a la tarde, me gustaron mucho Nomads, un dúo marroquí con una sesión impecable que hacía que el domingo fuera todo más fácil a la hora de bailar y sacar sonrisas al personal con las fuerzas ya limitadas después de dos días… Después llegó Geju, un crack a la hora de fusionar electrónica y sonidos locales que logró hacer bailar a la gente como si fuera el primer día, sacando esa energía del que sabe que toca el último día y tiene que poner patas arriba al público ya de por si entregado. Toda una revelación.

Era en su programación nocturna en la que el festival había programado a los artistas más conocidos de la escena internacional. Por ejemplo, el viernes pudimos ver al muy querido Amine K, ídolo local, realizando un b2b con Sabo en consonancia con un entregado público. Fue un gran comienzo que sirvió para caldear el ambiente y prepararnos para el set del magnífico Behrouz. El americano sabe como animar e hipnotizar con sus sonidos a la gente, y tras su residencia este año en Ibiza con Do not sit on the Furniture o sus participaciones en Burning Man lo han consolidado como uno de los mejores djs de techno house del momento. Un auténtico maestro a los platos. Por otra parte, el Garden Stage, decorado espectacularmente con mil flores colgantes luminosas, recibió un torrente de buena música electrónica de la mano de Alex Niggemann y Oxia & Nicolas Masseyeff, pero el que realmente hizo al público brincar fue Konstantin Sibold. De la noche del viernes, mi decepción fueron los rumanos Praslesh, que realizaron una larga sesión de cinco horas que se me hicieron eternas, lentas, fue una sesión aburrida sin esos subidones de techno minimal a los que acostumbran por otros lares. Aunque también es cierto que no ayudaba nada la disposición del escenario y la cabina, con una barra de bar entre los djs y el público, que provocaba que mientras dabas algún que otro bostezo por lo aburrido de Praslesh, alguien gritaba a tu lado para pedir una cerveza en la barra. Del sábado noche me quedó con las actuaciones de Blond:ish, la rubia se marcó un impecable set lleno de energía; y de Enzo Siragusa. Mención especial también merece Rak Electronic, el colectivo musical de Marrakech que es uno de los más interesantes del país y que también actuó esa noche en el festival.

Moga Festival 2019

Y ya el domingo noche y para terminar con muy buen sabor de boca, hubo dos actuaciones que me dejaron realmente impactado, una fue Glitter, artista de Rabat afincada en Paris que nos ofreció un tremendo terremoto de techno fusionado con piezas de música local del Atlas, una auténtica sorpresa. Y el otro fue el holandés Matthew Dekay, que realizó una sesión en su línea, llena de sonidos oscuros y sus beats contundentes. Una maravilla para terminar este gran festival; rebosante de electrónica excepcional fusionada con las músicas más tradicionales de Marruecos.

Compartir:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ÚLTIMOS ESPECIALES


Los álbumes de la semana #161 Una mirada a la escena techno underground argentina Crónica: MIRA ¤ SON Estrella Galicia 2019 Los álbumes de la semana #160 5 preguntas para Joris Voorn Crónica: hallowANTS 2019

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.