PUBLICIDAD

Crónica: Sónar 2019 - Sónar de Noche: Sábado

Escrito por Samanta Cuglia | Fotos de Sónar Festival | Publicado el 24.07.2019

Después de muchos días de fiesta y música, hay dos grandes grupos que se acercan a la Fira de L'Hospitalet: los que llevan todo el festival encima y los que se han guardado para disfrutar a tope de esta última sesión a 4 escenarios y con figuras poco comunes para el festival como la presentación del artista puertorriqueño Bad Bunny o el productor Fake Guido o $kyhook , pero sin dejar algunos clásicos que entrarían a la ecuación como Paul Kalkbrenner o la aclamada Amelie Lens.

Este año comencé mi última noche de Sónar con Bad Bunny, quien llegó un poco más tarde de lo anunciado esperando a que más gente se reúna en el Sonar Club para ver su actuación. Muy agradecido por el poco tiempo que le llevó estar en escenarios internacionales interpretó mucho de sus éxitos acompañado de un público que probablemente había esperado verle, teniendo en cuenta que es uno de los artistas que suenan en este momento.

Al mismo tiempo en SonarLab se estaba presentando el live de Caterina Barbieri , que fue la encargada de revivir un poco el espíritu nocturno con beats marcados y repetitivos, convirtiéndose en un oasis para aquellos que fueron temprano en busca de música de baile.

Justo después del trap, la encargada de romper la pista en el club fue Flava D un poco más subida de bpms de lo normal con un electro techno lleno de vocales, que no dejaban estar quieto, y el guiño con el que se terminó de ganar al público con The Renegade (back to bass edit).

Mientras en busca del techno perdido, muchos se decantaron por ir a ver a aquellos que llevaban la bandera de Detroit en SonarCar: Body & Soul. El trío prometía ser agua de mayo para quienes buscarán baile sólido. Al comienzo del set usaron tracks como I will provide de Moodymann para calentar la pista, pero finalmente pusieron su grano de arena para los ravers de siempre.

Al mismo tiempo, en el SonarPub Waajeed estaba más alegre preparando la pista para Kaytranada con esos remixes del pop que siempre entran bien para los que les gusta el sol de r&b en la pista.

Volviendo a los rapperos en el Sónar de noche, pasada rápida para ver la actuación de Skepta, quien cantó sus temas acompañado por todo el público presente, se sintió particularmente en su tema con Wizkid Energy (Stay far away).

Vuelta para Kaytranada al SonarPub, sus visuales anunciaban un live, pero no se pudo apreciar nada de su equipo, ya que la mesa estaba también cubierta por visuales. Por lo general mezcla tracks en simultáneo usando controladoras y pads junto a su ordenador, pero no hubo forma de saber exactamente qué hacía ‘live’. Usó muy bien su remix de If de Janet Jackson para anunciar qué es lo que había. Y la gente le respondió favorablemente. Neo Soul fue lo que ofreció para aquellos que buscaban un poco de melodía.

Dax J finalmente afrontó solo el cometido de musicalizar SonarLab y se obligó a darle un poco de baile a la gente y representar a Berlín con coqueteo al techno, que hacía falta a pesar de los esfuerzos generales de todos los artistas de ponerle un poco de este género a sus performance aunque estuviesen lejos de su selección normal. Se notó en la presentación de Honey Dijon, quien estuvo acompañada inmediatamente después junto a Louie Vega, quienes lograron hacer la mezcla perfecta entre su amor por la música de Chicago y los ritmos de Detroit.

Alrededor de las 3 AM, otra vez al SonarPub para ver el comienzo de Dj Tennis que, a pesar de seguir a Kaytranada, se vistió de lo que el público pedía: bpms y sonido techno, imagino que muchos de los invitados a esta edición se vieron obligados a cambiar sus discos por algo más sólido. Ya que fue algo que se notó durante las citas nocturnas. A pesar de que Barcelona no es Ibiza, los artistas aún piensan que este público (poco homogéneo) se decanta por el 4x4.

SonarClub para asistir a una de las sesiones más esperadas de la noche: Paul Kalkbrenner, desde temprano se veían las camisetas con su nombre y se notó el calor en una de las horas puntas del festival. Con su set up correspondiente: ordenador, controladoras y mesa de sonido dio a los asistentes lo que fueron a buscar: emoción. Con cámaras que apuntaban a su cara en blanco y negro todo el tiempo no se fue sin repetir su cierre: Sky & Sand y Aaron pegados para que todos cantaran con las luces prendidas y a todo pulmón.

Le siguió para el cierre Amelie Lens quien últimamente visita todos los festivales barceloneses que se jactan de música de baile para hacer lo que sabe: pinchar con bandejas techno del más oscuro y ruidoso que se pueda encontrar.

Las otras opciones de cierre incluyeron a Dixon, que también estaba a por la labor de los ritmos contundentes para darle el final a esta edición llena de desajustes un baile para exorcizar demonios y despedirse una vez más de este festival.

Compartir:

Comentarios

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ÚLTIMOS ESPECIALES


Hot Tracks: Art Department Influencias: André Galluzzi 5 preguntas para Christopher Willits Hot Tracks: Hernán Cattáneo 25 años de Wiggle Los álbumes de la semana #148