PUBLICIDAD

Crónica: Paral·lel 2018

Escrito por Martí Santamaría y Redwan Chakrani | Fotos de Didac Ramírez (Paral·lel Festival) | Publicado el 06.09.2018

Después de dos intentos, por fin puedo (Redwan) acudir al Paral·lel Festival. Un festival con un concepto muy especial. Por su formato y emplazamiento, esta claramente dentro de los pocos festivales españoles que aún conservan cierto interés. Su formato, de festival de tres días con únicamente 1000 abonos a la venta, le hacen muy especial por querer contar una historia de principio a fin. Como los propios organizadores cuentan se trata de recorrer un camino en tres actos: prologo, historia y epilogo. Un camino que recorren los mil asistentes del festival para disfrutar del paisaje sonoro y visual. Y es que el emplazamiento también es un aspecto clave que hace tan especial el festival. Aunque cambiaba este año de emplazamiento, Paral·lel continua en la comarca del Berguedá ya en pleno prepirineo catalán. Localizado este año en la finca de Can Jou, el festival ha mejorado en cuanto a servicios, ya que la finca dispone de hotel propio y de otros servicios para acomodar a los asistentes. Así pues poder disfrutar de un lineup de esas características en semejante entorno idílico es siempre un plus. Nacionalidades tan variopintas como Japón, USA, Australia, Polonia, Italia, Francia y con un solo 30% de nacionales, dan buena muestra de que no importa la distancia si se tiene pasión por estos sonidos y más si se disfrutan en un entorno tan especial. Vamos pues a empezar la historia.

PRÓLOGO

Tras acomodarnos en casa de un amigo que vive en la zona, llegamos a Can Jou y dejamos el coche en el parking. Tras conseguir nuestras pulseras, cruzamos la zona de acampada por un caminito que sube por una cuesta iluminada y coronada por un cartel donde se puede leer PARAL·LEL. Ya esta oscureciendo pero aun podemos ver la explanada que se abre delante nuestro con foodtrucks a la izquierda y una bajada que nos lleva al escenario. Es un claro en el bosque que rodea la finca, con una carpa para las bebidas a la izquierda y el escenario al fondo a la derecha. Las sensaciones son tremendas y se respira un ambiente inmejorable. Llegamos cuando esta acabando Izabel, la jefa de Lulabies for Insmoniacs, pero nos puede más el entorno y saludar a viejos conocidos. Una vez situados, nos metemos en materia, ya que empieza Alan Backdrop y ya es totalmente de noche. La iluminación del escenario nos recuerda a una nave espacial y el buen soundsystem de Lambda Labs nos facilita la inmersión en el espacio-tiempo. Backdrop se despacha a gusto con un set más duro de lo esperado, pero que hace las delicias de los presentes, en los que me incluyo. Unos visuales aparecen progresivamente en las ramas de los arboles, creando figuras geométricas que nos inducen al trance. Entre los temas, puedo reconocer algún tema de su último EP para Semántica, pero la verdad, me he dejado llevar por la euforia y el baile. Luego llega el relevo de Backdrop, con natural/electronic.system, viejos conocidos del festival, que si mal no recuerdo han estado en todas las ediciones del Paral·lel. Ya son parte de la familia del festival, así que es una buena manera de cerrar un prologo, de esta historia que pinta legendaria ya desde el inicio. Quizás más acostumbrados a un deep techno más pausado (sus publicaciones en Tikita dan fe de ello), los italianos también quieren contar su historia, y rápidamente se hacen con el público. Como me comenta F-On, que esta entre los presentes, “su formula puede parecer arriesgada (es un B2B al uso), pero funciona como un reloj suizo. Aunque suelen mezclar con Xone 92, quitando muy a menudo los medios bajos, esta vez están con una Pioneer y su trabajo con la EQ es magistral. No solo es la selección, que también, si no su manera de transmitirla y contarla”. El viaje hasta el festival desde Madrid, empieza a pasar factura, así que nos vamos a descansar con muy buenas sensaciones.

HISTORIA

Volvemos al prado con muchas ganas y llegamos justo al inicio de Valentino Mora. Luce un sol de justicia y mucha gente se refugia debajo de las sombras de los arboles que están a la derecha del escenario. Por otro lado, un gran grupo de gente disfruta de forma desenfadada del set del italiano. Con el día aparecen muchos más detalles, de gentes, sonrisas y miradas en un ambiente de 10. La gente se nota que conoce y disfruta de la música y en un entorno tan intimo esto solo hace que sumar. Nos puede más el musicón que esta soltando el capo de IDO, y nos añadimos a los que están delante del soundsystem. Puedo reconocer un Mike Parker y un Abdulla Rashim de su álbum A Shell Of Speed, pero otra vez me dejo llevar por este universo Paralelo que es este festival. Le llega el turno Forest West Drive mientras empieza a rodearse el festival de nubes, pero justo en el prado donde estamos luce el sol. Las nubes siguen atrapadas en las montañas como dando una tregua a los danzantes y el inglés empieza a mezclar sus primeros beats. Tanto produciendo como pinchando techno o drum & bass, es un hacha, pero esta vez se decanta por continuar el hilo del italiano y nos sumergimos en la noche de una forma sublime. Se le ve concentrado en las mezclas, se le nota que disfruta como nosotros de estos sets largos, que permiten al artista dejar su sello personal. Nos acercamos a un foodtruck a reponer fuerzas y a la vuelta ya esta Refracted a los mandos. El español residente en Berlin es programador del festival junto con Guillam y se le ve en su salsa. Se notan sus tres años de selección donde la calidad humana y artística ha dejado huella entre el publico. El ritual vuelve a estar en marcha y no hay nadie sin su sonrisa. Luego le llega el turno al directo de Wata Igarashi. El japonés presenta su directo por primera vez en Europa y es muy esperado tras su despegue como artista reconocido gracias a sus publicaciones en Midgar o Semántica. Tras un buen inicio, parece que hay algún problema con su directo. Lo vuelve a intentar y nos volvemos a quedar sin sonido. Parece que es algo relacionado con su portátil. Tras otro intento, decide ponerse a pinchar y aprovechar el tiempo que le queda. El pobre japonés se ve un poco decepcionado, pero lo resuelve de forma entregada pinchando varios de sus temas dejándonos un sabor agridulce pese a su esfuerzo, mientras ya se ve aparecer en cabina a la rusa Dasha Rush. La DJ y productora residente en Berlín, jefa del sello Full Panda Records es una clásica de la noche berlinesa que siempre está investigado y avanzando en su propio sonido y se antojaba ideal para cerrar la noche y la verdad que no defraudó. Empezó con techno muy profundo y minimalista del que te engancha desde el primer momento, con groove bien marcado para bailar sin parar, luego a partir de la primera hora empezó a introducir breaks con toques electro bien combinado con unas buenas atmósferas. Pinchando bastante bien aunque no perfecto se adentró en la siguiente hora con temas más contundentes y opresivos, con dobles bombos y atmósferas opresivas para terminar con un final muy épico y bonito de unos 40 minutos de ir bajado poco a poco con acid y melodías ensoñadoras. Y es que, qué bien sienta el acido en alta montaña! Final y ovación del publico entregado. Desde la mesa de sonido le permiten un bis y segundos después nos regaló un auténtico trallazo de techno old school con un bombo rollo gabber brutal, que desató otra vez a todo el publico. Sin lugar a dudas el Paral.lel es un festival que al ser tan familiar y próximo es ideal para que los cierres tengan bis. Recuerdo (Martí) cuando en la primera edición, Peter Van Hoesen casi casi provoca otra tormenta después de su set de cierre del sábado, con un par de temas también de bis, que se quedaron en la memoria de los allí presentes. Buen set de Dasha que redondeo un día casi perfecto.

EPÍLOGO

Nos levantamos con una mañana fresquita de montaña ya que los 1000 metros de altitud en la comarca del Berguedá se notan y a primeros de septiembre ya se sabe, nubes bajas, tormentas pasajeras y durante el día calorcito y buena protección solar. 12:30 del mediodía y con la audiencia levantándose poco a poco, empieza uno de los platos fuertes del festival con el directo de TM404 aka Andreas Tilliander, productor de Kontra-Musik y artista reconocido por su gran talento con la música electrónica analógica con un largo legado de alias y muchísimos proyectos de gran interés. Nos deleitó con un directo íntegramente con maquinas, creo reconocer un par de 303, la 606, la 808 y alguna Roland más. Personalmente creo que es tan bueno que improviso muchísimo su directo, nos recordó mucho a los directos del pasado, donde se dejaba todo más a la improvisación y en función de las sensaciones del momento. El principio fueron unos 20 minutos de ambient, atmósferas llenas de basslines y gotitas de acid, para luego ir tirando hacia el dub techno, con ratos más cercanos al acid house y melodías mas luminosas y otros más cercanos al techno que permitía el baile. Quizás toco demasiados palos, pero da gusto empezar el día así, con tanta calidad de sonido y originalidad en la creación de los temas, chapeau Tilliander!

A continuación, llegó el turno de Luigi Tozzi también en formato directo. “El niño” Tozzi es uno de los artistas más queridos del festival, ya que ha participado en dos ocasiones y siempre viene acompañado de un buen puñado de amigos para disfrutar juntos de todo el festival. Su sonido es muy del agrado del público del Paral.lel y buena muestra de ello es que la pista estaba llena con un sol de justicia. Tozzi empezó muy muy suave con su habitual deep techno con muchos loops y efectos delicados, donde todo suena bien, donde es difícil apreciar las mezclas y provoca un baile fácil. Un live con portátil y las dos controladores Xone ya super conocidas. Imaginamos que muchos temas son nuevos proyectos y juega con sus loops y efectos marca de la casa, con un sonido y ejecución perfecta. Levantó la pista remezclando una melodía de Moby y tuvo un ratito muy trance con muy poco groove y muchas melodías. Quizás falto un poco más de breaks y techno mental, más cercano a su reconocido sonido que publica en Hypnus Records.

Nos enteramos que la organización ha tenido a bien volver a programar a Wata Igarashi, ya que este se ha pasado la noche en vela reconfigurado su live set y poder dar solución a los problemas de su directo. Pasamos del “Wata Fuck” de la noche anterior al “Wata Boss” del directo de hoy. Absolutamente brillante y muy pistero, Igarashi repartió techando a diestro y siniestro con una clara influencia del Detroit más clásico. Lo interesante de este original artista es su forma de elaborar los temas, de menos a más y jugando muy bien con las intensidades, subidones infinitos y bombos contundentes. Sonido super mental y de vanguardia que consiguió animar a todo el festival y enloquecer a todo el público, ya un domingo por la tarde. Se le vió disfrutar, acabado como buen japonés con unas melodías muy chulas. Gran ovación del público y cara de alivio y satisfacción de Wata, felicidades a él para saldar cuentas y felicidades a la organización por darle un segunda oportunidad. Artistas como él son los que aportan al festival, por innovación y riesgo. Todo un lujo y acierto!

Después del arrollador live de Igarashi, le llego el turno a Patrick Russell, DJ legendario de Detroit residente en New York y habitual de las fiestas en el The Bunker de NY. La verdad es que se marcó un set muy currado, de menos a más y con una buena progresión y selección musical, ya que tenia 4 horas de set por delante, pinchando muy muy bien. Empezó con las primeras dos horas con bpm’s bajitos y un techno con mucho groove y profundo, entre house y techno, ratos minimalistas y ratos mas melódicos fue subiendo el pitch poco a poco acabando con hora y media de techno más contundente y clásicos del techno, acid y electrónica en general, muy divertido y bailable para ir enfocando el cierre del festival. Momentazo, por ejemplo, cuando puso un tema de Poligon Window aka Aphex Twin, con una melodía inconfundible. La verdad es que parecía que él mismo cerraba el festival ya que su final quizás acabo un poco arriba.

Con una puesta de sol de postal y con la pista bien calentita nos plantamos en la ultima actuación del Festival y seguramente una de las mas deseadas, Tobias. live. El alemán es un autentico master de la electrónica, desde los ochenta con vinculación directa en la investigación sonora, colaborador de muchos proyectos musicales y un sin fin de alias propios y proyectos compartidos. Sus actuaciones no son nada fáciles de ver y menos por aquí, con lo cual era una cita ineludible. Empezó con una primera atmósfera de esas que enganchan des del primer segundo y que dura casi medio set, poco a poco poniendo capas y mas capas de sonidos, como si de una calculadora se tratara. Los sonidos y matices iban y volvían con una elegancia única, a ratos ritmos rotos con doble bombo y a ratos más techno profundo con sonidos electro de reminiscencias alemanas. Otros periodos sonaron más tranquilos recordando al típico house berlinés rollo Perlon de hace unos años. Incluso estructuras mas técnicas y difíciles más próximas a Raster-Noton. Su set fue como una gran amalgama de sonidos que compaginaban a la perfección e iban ganando en intensidad con los distintos palos que iba tocando, acabando como no podía ser de otra manera arrancando el baile de toda la familia Paral.lel y gastando ya todas las energías que quedaban. Un directo espectacular y sin lugar a dudas de lo mejor visto en el festival, una lastima que fuera en el ultimo suspiro del festival y con la gente ya un poco de bajada, ya que la música de Tobias engancha y inspira muchísimo y es ideal para degustar en medio de las montañas. Aunque cansados, también hay que decir que te vas a casa con una sonrisa de oreja oreja y ya pensando en el Paral·lel del año que viene.

En definitiva, Paral.lel ha ganado con el cambio de ubicación ya que los accesos son más fáciles y rápidos, todo está mejor distribuido, la zona tiene unas vistas espectaculares a la sierra del Cadí i el Catllaràs del Berguedà. A nivel artístico no ha sido el mejor año, pero si ha cumplido de sobra con grandes actuaciones y sorpresas que siempre son agradables. El sonido sigue a primer nivel y lo más importante de todo, que Paral.lel es una familia que nació hace tres años y este año ha seguido creciendo un poco más colgando el cartel de entradas agotadas y con muchos asistentes conocidos que vienen desde muy lejos año tras año, muchas nacionalidades y todos con un mismo objetivo, compartir tres días de música electrónica de vanguardia en la naturaleza y con un gran ambiente. Larga vida al Paral.lel.


Más información:

Paral·lel Festival: Web Oficial

Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD