Anecdotario: Música para dominar a las masas - 'Pimpf' de Depeche Mode

Escrito por David Fernández | Publicado el 10.03.2018

Ya lo dijo Oscar Wilde: “Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”. En este sentido, la intro (introducción musical), ya sea en un concierto o en una DJ session, se considera de gran importancia: la primera impresión que se lleva el oyente. Igual de significativa es la outro (última pieza musical), que vendría a ser el último café que tomas en un restaurante después de una excelente comida: el último sabor que te llevas a la boca. Si el café es aguachirri (aguachirle), que ya suele pasar…, te marchas del local con un mal sabor de boca.

Preludio para dominar a las masas. Pimpf es el último tema del Music For The Masses (Mute, 1987), sexto álbum de estudio de los ingleses Depeche Mode. Es la outro del álbum. Pero, curiosamente, pasó a ser la intro de todos los conciertos de la gira Tour For The Masses (1987-1988). Nunca lo llegaron a interpretar en directo. Se trataba de una grabación que comenzaba a sonar justo antes de que el grupo subiera al escenario. Una pieza instrumental (crece y crece) de música clásica-moderna para piano, minimalista, que impacta. Música apoteósica, oscura, ritual, sacra, siniestra. De alguna manera recuerda a Carmina Burana de Carl Orff y a obras de Wagner. Una rareza (y no es la única, Black Day (1986), por poner un ejemplo, es rara de cojones: un tema de dark-blues donde la armónica y la guimbarda son las protagonistas) en la discografía de los DPM. Alan Wilder al piano, no podía ser de otra manera (el único miembro del grupo con estudios de solfeo y piano). A Pimpf se le recuerda por ser el preludio del mejor concierto de pop electrónico (techno-pop) de todos los tiempos: el 101 (Kraftwerk meets U2). Un concierto 10.

¿Qué significa Pimpf?. Del alemán y traducido al español: crío, niño. Los miembros más jóvenes (entre 6 y 10 años) de las Juventudes Hitlerianas en la Alemania nazi. Der Pimpf era la revista juvenil nazi para los chicos.

Digna de destacar/glorificar también es la intro del World Violation Tour (1990), la misteriosa Kaleid (World Violation Tour Version). El track fue modificado y reconstruido especialmente para el directo por el imprescindible Alan Wilder y nunca se publicó oficialmente. Kaleid (abrev. de kaleidoscope) es un midtempo instrumental a 110 BPM, una versión extendida y evolucionada del atmosférico Interlude #2 (Crucified) (cortina sonora que hay entre Enjoy The Silence y Policy Of Truth), uno de los temas ocultos del Violator (Mute, 1990).

Instrumentals & B-Sides (87-91). Sonido Alan Wilder. Otros ejercicios para piano interpretados por el genio Alan Wilder: la siniestra Memphisto (Horror En Amityville II), Sibeling (atardecer en el muelle), St. Jarna (preciosismo de cámara), Moonlight Sonata (Ludwig van Beethoven). O su alter-ego Recoil, en donde se puede apreciar la influencia del minimalismo y de Koyaanisqatsi (Island, 1983) de Philip Glass: Grain, Stone, Freeze.

Depeche Mode: pioneros del remix. Cada uno de sus temas ha sido remezclado de mil maneras diferentes: Pimpf no iba a ser una excepción. En 1998 los suecos Loveless remezclaron el tema en clave techno-trance: Pimpf Squared. La versión más interesante realizada hasta la fecha.

Más anecdotarios


Más información:

::

Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »

Comentarios