Amelie Lens & Charlotte de Witte: El nuevo futuro del techno

Escrito por Javi López | Publicado el 26.10.2017

Amelie Lens y Charlotte de Witte son las dos nuevas estrellas del planeta techno. Cada una por separado está desarrollando una carrera meteórica, canalizando de forma excelente su talento en todas las parcelas del negocio. Analizamos las claves de su éxito y aprovechamos para conocer más a fondo sus propuestas artísticas. El techno, una vez más, tiene nuevo futuro.

Cuando Richie Hawtin te dedica todo un tuit es que algo está pasando a tu alrededor. Sobre Amelie Lens dijo textualmente: “Me he perdido en una burbuja sónica en la pista de baile escuchando a Amelie Lens. El mejor set –hipnótico, intenso– que he escuchado en años. La música techno tiene un brillante futuro”. ¿Alguien tiene las santas pelotas de usar como arma promocional un “Downloaded for Richie Hawtin” después de leer tal declaración de amor en público?

Luego tenemos a Charlotte de Witte, con padrinos como Tiga, siendo portada del número especial de DJ Mag para el ADE de Ámsterdam recibiendo el apelativo de “La próxima súper estrella del techno” – y protagonizando toda una Boiler Room junto a Laurent Garnier (será hoy mismo a partir de las 19h). Es dos años más joven que Amelie pero su reconocimiento y agenda de actuaciones va casi a la par que la de su compañera.

Su triunfo planetario es la mejor muestra de que por fin se está alcanzando la paridad en la escena electrónica. En los últimos años no se ha dejado de hablar del tema en los principales foros de la industria (sin ir más lejos, el International Music Summit lleva años luchando por esta causa) y no hay nada más que echar un ojo al pasado cartel del Sónar Festival para comprobar que la igualdad en los line up de música electrónica no es una impostura, sino que responde a la realidad del momento que vivimos. Y la realidad es que estas dos muchachas lo están petando con similares códigos sónicos y estéticos. ¿Quieren ustedes otra realidad? El negocio del baile, no lo olviden, también es oferta y demanda. Y el público quiere ver y experimentar este modelo de DJ en clubes y festivales. ¿Les suena de algo una tal Nina Kraviz?

¿Qué tienen en común Amelie y Charlotte? Ambas son de Bélgica (Amelie de Amberes, Charlotte de Gante), las dos son millenials de manual (Amelie nació en 1990, Charlotte en el 92), ambas tienen estilo y manejan a la perfección las redes sociales. Y lo más importante de todo: van sobradas de talento. Como clubber carcamal que comienzo a ser, me parece una frivolidad hablar de cifras en redes sociales, pero me veo obligado a hacer un ejercicio aritmético para demostrar de forma más o menos empírica (soy de letras, no me exijan demasiado) el potencial de Amelie y Charlotte para los próximos años. Las dos suman más de medio millón de seguidores en Facebook y otros tantos cientos de miles en Instagram y Twitter. Si tenemos en cuenta que su despegue real ha sido durante el último año y medio, y tomando como referente a la actual reina Nina Kraviz (que tiene poco más de un millón de seguidores en Facebook y lleva in crescendo en la industria unos siete años) el crecimiento exponencial de Amelie y Charlotte puede ser estratosférico en el futuro más inmediato. De hecho actualmente viven en una vorágine profesional, sólo en el mes de Octubre Amelie pinchó 17 veces mientras que Charlotte llegó a ofrecer hasta 22 actuaciones. Menudas jabatas.

Y sobre todo, no hay que olvidar, que más que nunca vivimos en la era de la ‘prescripción popular’. Cuando algo comienza a despuntar, su influencia se propaga casi en efecto dominó, y los primeros en lanzar las fichas a menudo son los propios promotores. Es el pez que se muerde la chorra. Mejor: el hype que se muerde la chorra. Y cuando ese hype te pone inmortal techno, produce crema en sellos de relumbrón, viste con estilo, sale arrebatadora en las fotos y cuenta con padrinos de altura: Pues nada falla. Amelie y Charlotte son el futuro del techno. Y qué futuro tan seductor.


El laberinto emocional de Amelie Lens


Amelie Lens debutó como productora en el año 2016 con un EP para el sello italiano Lyase Recordings, cuyo tema titular, “Exhale” se convirtió en uno de los bangers de la temporada, con un estilo perfecto para el mainstream (algo así como un cruce entre la severidad de Marcel Dettmann y la chispa de Maceo Plex), pero manteniendo ese espíritu activista en fondo y forma.

Aquí el tema en cuestión:

Los mismos parámetros ha seguido Amelie en sus siguientes entregas para el sello de Pan-Pot, Second State, o la disquera de Pig & Dan (Elevate), con sólidos EPs en los que muestra un techno regio y oscuro, siempre con un barniz futurista y de cuidada producción.

Una de sus producciones más minimalistas y alucinadas:

También se ha fogueado recientemente en el siempre respetable sello Drumcode con una descarga acid progresiva de gran impacto en la pista de baile, y con la que sigue demostrando sus múltiples registros en el territorio del big room techno.

Como DJ Amelie Lens se está forjando una gran reputación gracias a su residencia en el club The Labyrinth (Hasselt, Bélgica), donde tiene la oportunidad de pinchar durante toda la noche y de seguir dando forma a su sonido. Escucharla es todo un viaje. Si uno consulta su histórico de actuaciones en Resident Advisor, éste se remonta tan sólo a 2015 (con cuatro fechas) y durante 2016 y este año se ha dedicado a patearse el globo en uno de los sprints hacia la cima del techno más sonados de las últimas temporadas. En poco tiempo Amelie ya ha formado parte de festivales como el Awakenings, Pukkelpop, Tomorrowland; y la hemos podido ver varias veces en nuestro país (DGTL Barcelona, el Club4, Circo Loco en Ibiza, o en el último aniversario de las Wake Up! Electronic Partis en La Coruña compartiendo noche con Joris Voorn).

Pero lo mejor es disfrutarla en su casa, The Labyrinth, para hacerse una idea de su bagaje y su universo musical. Con todas estas credenciales, su hype está más que justificado. Es una puta jefa, señores.


Charlotte de Witte, permeable y transmutable


La historia de Charlotte es diferente, pero le ha llevado a un punto similar a la de Amelie. De Witte comenzó a pinchar a los 17 años influenciada por los sonidos electro house imperantes aquella añada -2010- (Crookers, The Bloody Beetrots, Brodinski). Poco a poco fue haciéndose un hueco en la escena con el sobrenombre de Raving George. En 2011 Red Bull Elektropedia premió su programa Switch en Studio Brussels y eso le llevó a actuar en la edición de Tomorrowland de aquel año. Ese fue uno de sus puntos de inflexión, y cuando empezó a abrazar las formas del techno.

Una de sus primeras producciones fue esta para el sello Bad Life en el que ya demostraba su nervio creativo y ganas de quemar suelas.

Fue en 2015 cuando por fin decide cambiar de nombre artístico e iniciar su carrera como Charlotte de Witte. Esa misma temporada se estrena en Turbo, el sello de Tiga, con dos EPs consecutivos y en los que capta la atención de la escena a nivel internacional y presenta su viraje hacia el techno-túnel de bombos gordos y emociones oscuras.

A partir de entonces el nombre de Charlotte de Witte comienza a sonar con más fuerza y eso se nota en su ritmo de producciones, que crece en cantidad y calidad (referencias para OFF Recordings, Amazone Records, Mary Go Wild Back o Suara). Pero hasta el momento su canto de cisne es Wisdom, editado este mismo año vía Sleaze Records. Techno de subgraves demoledores y con una memorable línea melódica trufada de fx’s. Puro efectismo.

Efectistas también son sus sets. Cada vez más habituales en grandes festivales, pero en los que tiene margen de mejora, ya que su propuesta se ha ido acomodando en el formulismo techno propio del mainstream. Pero, eh!... Tiene 25 años. Démosle tiempo para asentarse, vislumbrar y crecer. Tiene un gran futuro por delante que puede moldear a su antojo. Pronto la entrevistaremos en esta casa. Así que permanezcan atentos.


Más información:

Amelie Lens: Web Oficial
Charlotte de Witte: Web Oficial

Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »

Comentarios