Especiales

Crónica: The Cinematic Orchestra en Joy Eslava (Madrid)

Pocas bandas pueden permitirse el lujo de tirarse más de ocho años sin pasar por España,  volver a hacer un concierto sin disco y sin novedades demasiado claras en el horizonte, programar una fecha en una de las salas con más solera de Madrid (Joy Eslava) y lograr un lleno absoluto, superando por un poco su anterior visita, tanto en cantidad de público como en la calidad del concierto.

Esta banda se llama The Cinematic Orchestra, el vehículo con el cual J. Swinscoe viene expresando sus inquietudes musicales en forma de downtempo mezclado con jazz desde hace más de quince años. Su método de trabajo siempre ha sido pausado, con bastante espacio entre disco y disco, y a pesar de que han pasado más de ocho años desde su último disco “oficial” (Ma Fleur), siempre han tenido una base de fans bastante fiel, que a pesar del tiempo no han olvidado los buenos momentos que ofrecen cuando se deciden a dar un live. Ya que es una de esas bandas surgidas al amparo del sello Ninja Tune (como Jagga Jazzist) que son capaces de llevar todo lo que ofrecen el disco al directo, con absoluta fidelidad y muchas tablas a estas alturas.

Para abrir este concierto que dieron en Madrid el pasado viernes 6 de noviembre contaron con un par de teloneros de esos de olvidarte de las (malas) costumbres y acercarte algo antes a la sala para no perdértelos. Y es que los artistas invitados eran Thundercat y Miguel Atwood Ferguson. Thundercat es un músico de Los Ángeles especializado en un jazz psicodélico mezclado con electrónica que ha sacado unos cuantos discos en el sello de Flying Lotus, Brainfeeder, aparte de haber colaborado con él en conciertos y mil proyectos; y Miguel es uno de los colaboradores de Cinematic, aparte de haber trabajado con Lotus y Thundercat en varios proyectos. Vinieron a presentar un nuevo show en el que tocan los temas de Thundercat con una nueva formación y otro toque más jazz. Lástima que los horarios fuesen tan ajustados que solo nos diese tiempo a oír un par de temas, menos mal que fueron The Beyond/Where The Giants Roam, ya que justamente son los temas que conforman el EP que sacaron hace poco estos dos grandes músicos.

Tras esto tocó casi media hora de espera hasta que se colocaron todos los instrumentos que iban a utilizar los de Cinematic sobre el escenario y, unos cinco minutos antes de la hora prevista, comenzaron a entrar los nueve músicos que conforman la formación en directo de esta banda, en una sala que ya presentaba un lleno absoluto. A partir de ahí ya empezamos a salivar un poco ante ese contrabajo, esos teclados vintage, ese saxo… Después de tantos “conciertos” de electrónica en los cuales el ver un instrumento es algo extraño, el encontrarte de nuevo con esto, en el que sólo se ve un ordenador sobre el escenario, es algo que se hace hasta raro. Pero claro, no todo el mundo necesita eso y no todo el mundo tiene ni la clase ni la discografía suficiente como para arrancar un concierto con una improvisación a base de cuerdas que desemboca en un temazo como es Burn Out, uno de los mejores temas del que para el que firma es su mejor disco hasta la fecha, el increíble y atemporal Every Day (2002). Ya desde ese momento se pudo comprobar que la música de esta gente no ha perdido ni el magnetismo ni la capacidad de seducción que tuvo, y también que en esta ocasión iban a sonar bastante mejor que en su anterior vista (en la sala Arena/Heineken/Marco Aldany…).

Pero no todo fueron alegrías, ya que dentro de su inmaculado currículum tienen un pequeño punto negro en Ma Fleur - su último disco oficial y para mucha gente el más flojo de su discografía; más todavía que esas bandas sonoras Man With a Movie Camera o la que entregaron para un documental sobre la naturaleza (precioso por otra parte), The Crimson Wing: Mystery of the Flamingos -, y claro, tienen que tocar alguna de vez en cuando, y en esto ocasión colaron ya en el tercer tema Child Song una de las más correctas del disco (menos mal). Después un Arrival of the Birds que nos puso los pelos de punta y un par de temas nuevos, Lessons y An Eye For An Eye, que presumiblemente formarán parte de su nuevo disco y que pese a que no suenan nada mal, habrá que darles una escucha en disco para valorar mejor.

Y para el cierre llegaron todos los fastos, ya que empalmaron tres grandes temas como Flite, Breathe y Man With The Movie Camera, dondeSwinscoe dejaba lucirse a sus instrumentistas, que no pararon de asombrar al público con la clase y el buen sonido que conseguían. Tras esto una falsa despedida y una vuelta al escenario para marcarse otros tres temas más de cierre; arrancando con el ya mítico To Build A Home que quedó algo deslucido por la falta de Patrick Wilson, el vocalista original, sustituido en esta ocasión por el guitarrista y la vocalista que se trajeron de gira; al que le sucedió Breathe y como colofón uno de sus mejores y más míticos temas tema, All That You Give, al que también pesó un poco que no tuviese a su vocalista original - la mítica cantante de jazz Fontella Bass fallecida hace tres años – y con el que se regodearon alargando el final, así hasta completar más de hora y media de concierto que seguro que a más de uno se le hizo corto.

Más información
The Cinematic Orchestra: Web Oficial

Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.