Especiales

Crisco Disco: Furor Gay

Crisco es el nombre de una margarina comercializada por el coloso multimarca Procter and Gamble hasta el año 2002 que fue cuando pasó a ser propiedad de la empresa The J. M. Smucker Company. Para muchos niños, la marca Crisco ha sido algo así como el bote de Cola Cao para los infantes de nuestro país. Un símbolo de la nutrición industrial que ya no les abandonará nunca. Pero para muchos gays ya talluditos que empezaban a salir del armario y a discotecas en los 70 tardíos, Crisco fue el nombre de la nutrición de su liberación, el nombre de uno de los clubs más excitantes del planeta (y en este caso el adjetivo no es ninguna hipérbole). Ubicado en el  408 West 15th Street  que toca con la décima avenida de Chelsea (NY), Crisco Disco dejó un recuerdo imborrable entre el público gay que se dejaba caer por este templo de la música disco gay que no tiene entrada ni siquiera en la Wikipedia. Michael “Copa” Haynes, Danny Rodriguez, Frank Corr, John Rossi y el más conocido para el público español, el veterano aunque aún activo Danny Tenaglia, fueron algunos de los Djs fijos de esta discoteca que estuvo abierta de finales de los 70 a principios de la década de los 80. En la web Disco Disco se habla de algunas particularidades de este, para muchos, desconocido club neoyorquino que refuerzan el mito del que se lo imagina todo confortablemente instalado en casa: que si “su dueño era un hombre llamado Hank y tenía una adicción a la cocaína increíble, solía invitar a la gente atractiva en el cuarto VIP donde una enorme pila del tamaño de una mesa de juego estaría esperándolos”, que si “el club no tenía ni siquiera  licencia de licores, había que comprar los billetes y luego intercambiar los boletos por bebidas”, que si “tenían un barman llamado Steve Duffield. También se explica que había un camarero que sólo bebía la orina de su amante y dejaba el vaso en la barra toda la noche” y que  “la cabina del dj tenía la forma de una lata de margarina Crisco”. Otras webs ofrecen fotos extraídas a cuenta gotas de la colección particular de algunos de los feligreses que se dejaban caer por el garito. Puede que ese vacío haya acabado llenándose de memoria, por fin, gracias a la reciente publicación del libro del mismo nombre, “Crisco Disco” que tiene en Luca Locati a su principal responsable y en Volo Libero la editorial especializada en música que ha apostado por esta guía que va más allá del “Crisco Disco” o el celebérrimo “Paradise Garage”. El libro intenta convertirse en guía acreditada de algunos de los clubs, djs, hits y divas varias que conformaron el universo de la disco gay que va de los 70 a los 80.  El Dj también italiano Carlo Simula se ha encargado de realizar un mix exclusivo para clubbingspain en el que se encuentran algunas de las joyas de este movimiento, en este caso centrándose más en el sonido propiamente italiano con alguna salida de tono en finlandés, no por casualidad Jussi Kantonen -al que entrevistamos en esta misma web en verano 2011- ha sido uno de las “enciclopedias andantes” que han asesorado a Luca para completar el archivo de temas ilustrativos de ese momento que se ha actualizado para la versión digital del mismo libro que ha salido en versión on line hace sólo dos semanas y que puedes encontrar en la web de la editorial.

¿Cuál es el objetivo del libro? ¿Por qué “Crisco Disco” en el título y no otro club disco gay del momento?
Para mí era importante rastrear las historias paralelas que se han visto influenciadas por el movimiento de liberación homosexual moderno y la música disco . En 1969 tuvieron lugar los disturbios en frente del bar gay neoyorquino Stonewall Inn, después de lo cual se gestó un nuevo y más firme movimiento gay. En esos mismos momentos, el dj  Francis Grasso se convertía en un pionero en la creación de los que serían fundamentos de la música disco, una mezcla soul y rock aderezada con percusión africana (como Jin -Go- lo- Ba del álbum Drums of Passion del percusionista nigeriano Babatunde Olatunj  que data de 1959 ) en un club llamado Heaven (antes de su período como dj residente en uno de los clubs gays más célebres, Sanctuary, también en Nueva York) , por cierto, a pocos metros de Stonewall Inn. La gestación de la música disco y el empuje de la liberación gay estaban creciendo juntos. Una vez que los hombres de orientación gay, e incluso los travestis y lesbianas, disfrutaban por primera vez de  la libertad de bailar juntos (en Nueva York hasta 1971 estaba prohibido bailar mejilla con mejilla con otra persona del mismo sexo ), de besarse en los espacios públicos, en definitiva, de ser ellos mismos, con menos miedo a la estupidez generada por las no menos estúpidas  leyes homofóbicas, se desató un hedonismo que resultó explosivo en lugares tan propicio para ello como las pistas de baile de los clubes gay. Naturalmente, no sólo en EE.UU. la música disco y la liberación gay estaban creciendo a la par, el libro también le dedica mucho espacio a lo que sucedía en Italia también. Decidí usar "Crisco Disco" como  título del libro por dos razones: muchos libros que describen esos "templos" del disco se decantan por nombres como Studio54 o Xenon y, naturalmente, una historia de la discoteca sin pensar en estos lugares sería incompleta, pero ¿qué pasa con todos los clubes que fueron menos conocidos y en los que el acento se ponía más en la diversión que en ver quién era el que bailaba al lado o lo rico que era o lo hermosa que era ella? Crisco Disco fue uno de esos lugares donde la diversión era lo primero. La segunda razón de mi elección es que su nombre hace referencia a la margarina Crisco, que se utiliza para "pasteles de la abuela" e incluso para las prácticas sexuales como el fist fucking. Encontré el título "Crisco Disco" sutilmente indignante y políticamente incorrecto, pero en él quedan integradas en mi opinión las mejores características de algunos de los mejores tracks de la época.

¿Entonces “Cisco Disco” fue tan importante como Paradise Garage, por ejemplo?
Naturalmente no fue el más importante. Muchos libros que describen la época dorada de la música disco ignoran muchas veces a Crisco Disco, pero el estado de ánimo de lugares como Crisco Disco es el que yo preferiría personalmente a la hora de bailar: es decir, la diversión primaba sobre quien eras o lo atractivo o guapo que fueras. Paradise Garage era también un lugar en el que el acento estaba en la música y la diversión, pero yo quería hablar de lugares menos conocidos también (aunque en mi libro hablo del Paradise Garage y los clubes más conocidos del momento). Acerca de si el libro habla sólo de música disco per se, puedo decir que no, porque yo soy demasiado curioso para explorar todas las influencias de la música disco en otros géneros. Así que incluso hablo de la evolución de la música disco en lo que se conoció como la HINRG por ejemplo, o subrayo la importancia de algunos temas bailables que pertenecieron a la new wave o al pop. Al final del libro hay una discografía con algunos de esos temas que estaban dirigidos a un público gay, lésbico o transexual, algunos de ellos han sido influenciados por el disco, pero no son disco en el sentido más estricto.

¿Cuál fue la principal diferencia entre el disco de orientación homosexual y el disco, digamos “convencional”?
Muchos artistas de disco que eran populares entre los hombres homosexuales, como Amanda Lear , Sylvester o Claudia Barry, eran además muy populares en el resto del mercado . Cuando se convirtió en un fenómeno muy popular, también penetraron en la sociedad valores típicos de ese hedonismo, como el "sexo a go-go " y el glamour  de los clubes gay underground donde comenzó todo ese movimiento. Pero el mercado principal no podía aceptar los valores de la mayoría de los " homo hardcore" de la música disco , por lo que temas como  Cruising the streets de Boystown Gang o el himno HINRG Castro Boy de  Danny Boy & Serious Party Gods permanecieron como eso, himnos propios de todo ese movimiento sexual. De todos modos, producciones “camp” como My Knight in Black Leather de Bette Midler ( para las personas que no saben lo que significa "camp", en mi libro también cuento con un ensayo de Gianluca Meis al respecto) , sutilmente eróticas como Push, Push In The Bush  de Musique  o tracks exóticos como Hills of Katmandu de Tantra podían disfrutarse como si fueran dirigidos a ese público gay. Excluyendo naturalmente lugares como Paradise Garage o Better Days, donde los gays y la música disco se agarraban principalmente a las raíces de la música negra.

Entonces, ¿HI-NRG es básicamente  una derivación  de la “música disco” para gays?
Tiene raíces homosexuales, ya que primero se desarrolló de discoteca rápido mezclado en lugares como Flamingo en Nueva York o en Trocadero Transfer en San Francisco. Incluso los productores de este género pertenecen a la escena gay, ya que puedes encontrarte a Patrick Cowley e Ian Levine, quien además de ser uno de los mayores productores de HI-NRG (So Many Men, So Little Time de Miquel Brown fue uno de los primeros clásicos de la HI-NRG producidos por él), fue el dj del club gay más grande de Europa, el Heaven de Londres. Sin embargo, HI-NRG también fue muy popular en el mainstream del mercado no-gay europeo a partir de  mitad de los años 80, y sentó las bases para el afamado trío de productores Stock-Aitken-Waterman (You Spin Me Round (Like A Record) de Dead or Alive, Respetable de Mel & Kim o I should be So Lucky de Kylie Minogue fueron algunos de los hits producidos por este trío). En EE.UU., la situación era muy diferente, y la HI-NRG casi quedó relegada al club gay The Saint en Nueva York.

¿Me puede explicar a qué se refiere con el apelativo “camp” al que se refería antes?
En mi libro he incluído un ensayo de Gianluca Meis que explica lo que significa “camp". Pensé que una de las razones por las que los hombres gays a veces amaban la mayoría de las producciones de discoteca más kitsch estaba precisamente en la subcultura que crearon desde muchos años antes: la subcultura "camp", de hecho, es un lenguaje y un aire estético basado por ejemplo, en el culto a las divas de saldo o en esas starlettes con un glamour típico de serie B. Mientras que muchos tracks disco contenían una especie de "broadwayesca" o reminiscencia "hollywoodesca", otras referencias en cambio eran tomadas directamente de un universo propio de serie B. Muchos de estos tracks, digamos “camp”, no gustaban demasiado en los clubes gay más de moda o más trendy, pero sin embargo poblaban el imaginario y las colecciones de tracks privados de muchos hombres gay ... Gianluca Meis, en su ensayo sobre el camp”, explica por qué, aunque a veces no se reconocían, el gusto por el “camp” y la discoteca gay a menudo iban de la mano.

¿Llegó a visitar algunos de los clubs descritos? ¿En “Crisco Disco”, por ejemplo?
Desgraciadamente no he estado en los lugares que describo en mi libro porque nací en 1976. He entrevistado a muchas personas que fueron a clubes gay en los años 70 y 80, o directamente trabajaron en algunas de ellas (entre otros, DJ Robbie Leslie, quien trabajó en el club The Saint, el investigador de la música gay JD Doyle, el escritor Alan Jones y el fotógrafo Stanley Stellar, por nombrar sólo algunos de los protagonistas de la escena gay de EE.UU. que aparecen en el libro). De sus testimonios se extrae una situación que de alguna manera podría ser similar a la de los clubes de hoy en día, tal vez con diferentes fármacos utilizados: el sexo en los aseos, en los balcones, en los lugares oscuros del club, en el popper que se vendía como "agua de colonia" (en los años 70 incluso fue anunciado en revistas gay como After Dark o The Advocate), el LSD , el MDA , la mescalina, Mandrax y otras "drogas recreativas "... La única diferencia es que hace 30  años o más, ese marco de sustancias y hedonismo era una situación muy nueva , especialmente para los gays. Si hablamos de sexo de todos modos, más que en  discotecas, fue en los clubes de sexo y casas de baños públicas en los que la gente iba entre horas: hoy también sucede algo parecido .. la principal diferencia en aquellos años 70 radica en que el SIDA estaba aún por venir .. Las saunas gay fueron muy importantes para la evolución del sonido disco, algunas incluso tenían pequeñas pistas de baile , otras cintas de audio pre-registradas usadas en los que las mezclas realizadas por el DJ debían reflejar la atmósfera de la promiscuidad sexual del lugar.

Entonces, resumiendo. El disco tuvo tanto tirón entre el público gay porque…

Porque el sonido era principalmente hedonista y promovió los ideales del "lo quiero todo y ahora" y de éste emanaba un estado de ánimo  y un "glamour" que casaba muy bien con las apetencias de los homosexuales después de tantos siglos de segregación.

Y qué me puede decir de la escena “disco gay” en en su país.
En Italia, los primeros clubes gay abrieron a finales de los años 60 : el club, por ejemplo, Saint James en Roma, que era bastante snob pero lo más parecido a un club nocturno  y Il Rotura en Pinerolo, cerca de Turín, que era muy similar a la viejos salones de baile italiano, llamado "balera " y en el que la gente bailaba con la música popular llamada "ballo liscio" . En los años 70 aparecieron cada vez más clubes gay y algunos se parecieron a las discotecas modernas que llegarían más tarde, como L' Alibi en Roma, o Divina en Milán. Sobre los artistas locales de ambiente, había un grupo llamado Easy Going , que tomó el nombre del club gay de Roma, Easy Going (entrevisté a Paolo Micioni , líder del grupo) que dio a conocer muchos tracks de hechuras gay, como Fear, Do It Again o Little Fairy, entre otros. Raffaella Carrà era y es un ídolo para muchos hombres gay  y llagó a lanzar sendas canciones bailables con tema gay y lésbico, respectivamente, como Luca y Bambina si si. Mi artista favorito gay de todos modos es Ivan Cattaneo (a quien entrevisté también) y que fue una de las primeras estrellas del pop italiano que estaban por llegar y lanzó muchos tracks de temática gay como Salve o Divina!, Boys & Boys y Polisex. En el libro encontraréis  incluso tracks de disco gay de menor importancia, como Due de Timoteo e Luca, por ejemplo , una especie de Love in C Minor de Cerrone pero en versión gay.

¿Tiene en mente traducir en breve el libro al español?
No tenemos contactos con editores españoles pero nos gustaría que el libro saliera publicado en el mayor número de idiomas, claro que si.

¿Qué papel juega el Dj y coleccionista finlandés Jussi Kantonen en el libro?

Pues otro libro, Saturday Night Forever, escrito junto a Alan Jones y que se convirtió en una fuente primaria para mi libro. Conocí personalmente a Kantonen hace dos años y vino como anfitrión especial a la fiesta de presentación del libro que tuvo lugar el día del Orgullo gay nacional, celebrada en Palermo en junio. También pinchó esa noche y todos los asistentes, muchos de los cuales no sabían nada acerca del sonido disco, se mostraron encantados por su magistral sesión. Jussi entonces me sugirió otros tracks de música disco de temática gay que he añadido a la discografía de la edición del libro electrónico publicado el pasado 23 de noviembre. También le pedí que fuera el editor de mi libro para la edición inglesa.

Hábleme de Carlo Simula que ha sido el encargado de mezclar el mix que acompaña a este texto.
Jussi me puso en contacto con Carlo y él me ayudó a detectar tracks de disco con temática gay que se produjeron en Italia para la nueva discografía que se incluye en el e-book que te comentaba antes. Él y Jussi son las verdaderas minas de oro de las joyas del disco underground que se comentan en el libro.

Conoce algún club actual en el que se respire algo parecido al ambiente de esas discotecas de los 70 y 80.
Al margen de lo que pueda responder Carlo a esta misma pregunta, te puedo decir también que yo no conozco a ningún lugar con el mismo estado de ánimo que el Crisco Disco u otros cubs significativos de los 70 y los 80. Los tiempos y las personas han cambiado, como he dicho antes, muchas cosas que se hicieron en los clubes hace 30 años se llevan a cabo hoy en día también, pero de una manera muy diferente. La semana pasada, de todos modos me invitaron a presentar mi libro en un club gay en Milán llamado Company en la que pinchaban los djs romanos Bears Meet Disco, y me pareció que la situación podía ser muy similar a algunos clubes del tipo “macho men” de los años 70. Similares, pero me temo que no iguales...

El Dj Carlo Simula también nos ha mandado unas líneas sobre su relación con el libro que nos ocupa.
Luca y yo nos hicimos amigos tan pronto como se publicó el libro. Luca puso en palabras algo que ya intuía, que la música disco en Italia no sólo contenía una influencia más extendida de lo que parecía ser en un primer momento, también me mostró que Italia había producido una cantidad muy importante de tracks influyentes, alguno acabaron siendo éxitos y otros pasaron por la discoteca sin más pena que gloria, algunos de manera muy injusta. Tanto Jussi como yo - somos amigos muy cercanos - nos consideramos unos frikies de la música disco, particularmente estamos especializados en eurodisco , que era - hasta hace poco - un género totalmente descuidado y el género, que en el momento de mayor popularidad del disco se convirtió en un fenómeno mundial que venía de los EE.UU. (a partir del 78 más o menos) , aunque se consideró como un género " secundario" o directamente "derivado" de otro más importante . En cambio, el eurodisco no sólo es muy diferente del sonido disco norteamericano (que tiene principalmente su tradición en el soul y el funk ), si no que ahora se puede considerar un auténtico “pura sangre”, eso sí, con sus propias peculiaridades que conforman  sus propias obra maestra específicas que ahora se consideran el modelo de este género. El eurodisco, de hecho, se genera principalmente a partir de escenas nacionales específicas. Por ejemplo, del Krautrock de la Alemania de principios de los años 70, del rock progresivo italiano o de detalles de la época del "cine del destape" post- Caudillo de España, de entre los cuales, destaca por ejemplo, Susana Estrada como cantante de temas como Acaríciame, ¡Gózame ya! o Hagamos el amor, se erigen como principales representantes de esta sensibilidad).

Carlo, ¿nos puede explicar cómo ha encarado la mezcla de este mix ilustrativo de ese sonido?
Pues en cuanto al estilo de mezcla te diré que soy Dj de vinilo porque creo que es una opción perfecta para este tipo de música que se publicó básicamente en este formato. También decidí realizarla con giradiscos porque con todas las tecnologías digitales y las funciones de "sincronización" que tenemos a nuestro alcance raramente se oye ya hoy en día un Dj set que no haya sido creado con un ordenador . Parecen todos iguales con sus mezclas clínicamente perfectas, todo coincide perfectamente. Pero yo lo que quiero mantener el espíritu de los Djs que quedan vivos de la vieja escuela: en ese momento no había trucos tecnológicos que utilizar más que saberse de memoria sus cajas y practicar mucho con los vinilos . Además, cuando estoy mezclando me gusta romper con esos cortes bruscos, esas paradas y cambios de tempo para resaltar una sección particular de la pista o track. Para mí la función básica de un DJ es ofrecer un camino musical a la audiencia. Además, soy de los que considera que la selección es el 90% del trabajo de un DJ. No soy ningún monstruo de la técnica con respecto a los demás, pero déjame decirte que, a veces estos otros “monstruos" te dicen cosas como "¿Moroder? Ah, sí, el que hizo el track con Daft Punk" . En general , aunque hay grandes excepciones , encuentro a los Djs de hoy en día bastante aburridos, con sesiones en las que cada pista está perfectamente mezclada con el anterior, manteniendo una velocidad constante de 120 latidos por minuto sólo para complacer a un público concreto.

¿Y por lo que respecta al contenido del mix?
El mix se centra principalmente en torno a temas de temática gay italiano que he seleccionado para representar la escena de clubbing gay italiano de la época que también queda recogida en el libro. Hay algunos registros muy raros - como Gay  de Hildegard - un track de italodisco oscuro de 1984 que hace poco lo he vuelto a escuchar por ahí. O el sencillo Un pò gay de Melissa Chimenti: ella era parte integrante del proyecto italiano Gepy&Gepy que hizo un montón de hits de disco bastante famosos (por ejemplo, Body to Body) ; Melissa también aparece en la película de culto de Joe d' Amato de 1978, Papaya dei Caraibi. Gayrock de Captain Torkive también  fue una auténtica bomba y en el mix lo he presentado en su versión 12 ". También he colado Kirka, un track oscuro cantado en finlandés que se extrae de una película de 1969 que cuenta con una letra que en la época debió ser calificada X porque habla de un hombre llamado Igor al que le gusta comportarse como  "un perro" . Tengo que acreditar a ese finlandés ilustre en materia de disco que es Jussi por descubrirme esta enorme joya. Además me encanta que los temas sean cantados en idiomas raros o directamente en lenguas diferentes a la del original.  En este caso las  pistas aparecen incluso más pegadizas y exóticas para mis oídos. Otros picos del podcast los encontramos en temas cantados por algunas de las reinas transexuales del momento: uno es Disco Panther de Cassandra que incluye arreglos  de Valli Celso, un apodo para la actriz transexual Eva Robin; el  otro sería Superparadise de Romy Haag - una pista que habla claramente sobre el cambio de sexo -, así como la legendaria Divine. Siento adoración por Divine -por no hablar de las películas de John Waters, un héroe para mí- es por eso que he incuído en el mix dos de sus temas. En general, estos temas nunca se publicarían hoy: sus letras hablan abiertamente sobre el sexo, la sordidez , las prácticas sexuales dudosas, situaciones poliamorosas , etc , la corrección política que prevalece en la sociedad hoy en día volvería a ver estos temas como extremadamente arriesgados para el oído medio. Representan una era donde la liberación sexual consigue que (casi) todo sea posible. Personalmente, me siento representado por la famosa frase de Helmut Newton que dice : " Adoro la vulgaridad. Me siento atraído por el mal gusto, que es mucho más emocionante que el llamado "buen gusto" , que es en cambio una normalización de la mirada " . Ojalá hubiera podido incluir Superman de Samantha, otro track de un transexual español que se hizo famoso después de aparecer en las primeras películas de Almodóvar de la era de la "transición española", pero no encajaba en el mix.

Le pregunto lo que a Luca. ¿Sabe si existe algún local en el mundo donde se viva el disco con ese fervor de hace cuarenta años?
No sé, y aunque espero de verdad que quede algo de este espíritu en alguna parte, en realidad dudo que haya algo parecido en algún sitio.  En primer lugar, la historia dice que la despreocupación de la época disco pronto fue sustituida por la tragedia del SIDA de los años 80. Tengo que decir que mi impresión es que la comunidad gay de hoy se ha olvidado totalmente de sus propias raíces, por lo menos musicalmente hablando. Tristemente, esta comunidad ya no representa - como sucedió en el pasado - algo muy importante y que ha distinguido al público gay, la innovación en lo musical: si vas al 90% de los clubes gay de hoy, la gente va a exigir al Dj temas  de iconos del pop de hoy en día como Madonna, Lady Gaga o Rihanna. o canciones trilladas de personalidades prefabricadas surgidas al amparo de algún programa de la televisión. Creo que no es casual, que hoy en día no abunden aquellos cantantes totales que además eran productores y autores de sus propios temas, como lo fueron en su día Sylvester, Patrick Cowley, Arthur Russell, Divine o Bobby Orlando.

Tracklist
Hildegard - Gay (Discomagic, 1984)
Melissa - Gay (Blitz, 197?)
Kirka - Igor (Scandia, 1969)
Romy Haag - Superparadise (Philips, 1978)
Wonder - I Woman (Baby Records, 1978)
Cassandra - Disco Panther (Polydor, 1979)
Berto Pisano/The Brothers Group - Tic Nervoso (vocal version) (Duse Record, 1979)
Divine - Love Reaction (Break Records, 1983)
Alberto Radius - Poliziotto (CGD, 1979)
Framboise e le Crepes Zozzettes - Soubrette parte 1 (Amiamoci, 1979)
Easy Going - Fear (Banana Records, 1980)
Paul Parker - Pushin' too hard (Megatone Records, 1982)
Captain Torkive - Gayrock (New Angels Records, 1980)
Giants - Backdoor Man (Polydor, 1979)
Peter Jacques Band - Devil's Run (Goody Music, 1978)
Divine - You think you're a man (Proto Records, 1984)
Más información
Editorial
Facebook

Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.