Especiales

Una noche en Ibiza con We Love Space

Que Ibiza es la NBA en materia de clubbing y hostelería es algo que delata el trato de los que trabajan en la noche. Inmaculado, atento, servicial. Para trabajar en Ibiza se requiere profesionalidad a prueba de tentaciones bomba que prenden al menor descuido. De la isla me llama mucho la atención el contraste que se da entre la profesionalidad que demanda el “über capitalismo” que campa a sus anchas en los clubs de la isla y la frivolidad de la calle en la que principalmente se habla de amor y ligues efímeros. De lo primero, del trato al público, sabe mucho Darren Hughes que es el máximo responsable de las fiestas We Love... y que ya ha pasado a los anales como fundador del mítico Cream de Liverpool que abrió en 1992. Se le puede ver pululando a lo largo y ancho de las cinco salas de la discoteca durante toda la noche. Parece un ex miembro de grupo gamberro, de los Happy Mondays o de los primeros Stone Roses, pero con una barriga que delata felicidad y unas pupilas que todo lo ven y lo escrutan. Es un obseso del sonido y me comentan que hace sólo una semana echó de la cabina a una Dj que no pinchaba el sonido “adecuado” para la sala. Gasta un inglés infernal pero es que además mientras habla contigo le da tiempo a saludar y bromear con el francés Ivan Smagghe y a scannear con la vista a toda persona que cruce la puerta de servicio. “De diez de la noche a doce y media más o menos acostumbro a quedarme en la puerta. En esos momentos toda la acción se concentra en los accesos. En esas dos horas ya sé más o menos cuanta gente va a venir”. Hoy la oferta en Space rivaliza con muchas otras fiestas que en la península serían auténticos festivales de un día, aunque hoy la oferta potente se concreta en Amnesia donde está actuando Pitbull con tirón en la isla sobre todo para la comunidad latina. Hugues es un Relaciones Públicas de primera: “Después me voy a la terraza que es mi sitio preferido de todo el club desde hace ya muchos años, cuando no estaba techada.... Aunque creo que la mejor sala ahora mismo es la Discoteca. Sobre todo vigilo a los Djs invitados, a los que vienen de fuera, se excitan sobremanera. Ya sabes, Ibiza te vuelvo un poco loco si no estas acostumbrado a la isla”. Si le pregunto por la mejor sesión que recuerda en estos quince años al pie del cañón en We Love... me dice que “la de Paul Woolford de hace dos años en la que hizo una mezcla de clásicos y novedades que aún se recuerda en la isla”.
Entonces hablamos de lo inevitable, del momento que vive la isla en materia de clubbing. Cada noche los locales rivalizan por meter a miles de personas en sus recintos. Cada noche hay una batalla que salvar. La guerra es la temporada. Aquí no se pregunta qué tal estuvo la música, aquí la pregunta que va por delante es: “¿Cuánta gente metiste anoche?”. Que el back 2 back entre Carl Cox y Marco Carola de hace apenas unos días en este mismo Space sea la sesión más recordado de lo que llevamos de verano dice mucho de cuales son los patrones por los que se rige la oferta y la demanda de la isla. Hace sólo dos años hubiera parecido una barbaridad que el por entonces desconocido Dj bosnio Mladen Solomun tuviera hasta dos fiestas en Ibiza como tiene este verano: Neon Nights en Sankeys y Solomun + 1 en Pachá. Y es que la Ibiza está deseosa de nuevos nombres con los que dar un nuevo brío a sus noches y ya se habla de Solomun como el próximo Marco Carola. Aunque me comentan que este es el verano de Loco Dice que arrasa en sus fiestas Used + Abused del flamante Usuahïa: “El nuevo concepto de Usuahia cambió el juego. Soy de los que piensa que Ibiza se renueva de manera cíclica. Tengo la teoría de que el proceso se inicia cada siete años. Ahora estamos viviendo un nuevo periodo que ha empezado a acelerarse con la apertura del Ushuaïa Ibiza Beach Hotel. Otro factor importante fue el cambio de legislación que impide a los clubs abrir por el día. Aunque Ushuaïa se las ha ingeniado para abrir de día... Tienen mucho poder aquí en la isla. Nosotros hemos decidido acatar la normativa. ¿Si es justo? No sé si es una cuestión de justicia o más bien una opción que puedes tomar o no. Nosotros hemos decidido que no vamos a abrir de día. Aquí cada uno hace lo que puede. Hay mucha competencia y entiendo que cada uno busque la estrategia que más le convenga”, me comenta Darren después de levantarse por enésima vez para saludar a más invitados. Le pregunto como son las relaciones entre las gerencias de los dos clubs, atendiendo que son grandes competidores y que a los dos monstruos les separan apenas unos metros de distancia :“No son malas del todo pero deberían ser mejores. La isla es muy pequeña como para tener enemigos. Desde que abrió el nuevo Usuhaia es difícil llenar antes de las dos. Hace tan sólo tres o cuatro años a la una de la mañana nuestro club tenía mucho más color”. Reconoce que si pudiera, cambiaría la oferta musical de Ibiza, mucho más comercial, por la de Barcelona, algo más arriesgada.
De su exitoso Cream me cuenta que tuvo éxito porque el concepto de club nació en el momento adecuado: “Poco antes de nosotros había abierto Ministry Of Sound que se convirtió en un monstruo de ganar dinero con una estrategia muy pensada y muy ambiciosa. Justo lo contrario que nosotros que no teníamos ni plan ni dinero... sólo teníamos la fiesta. Tuvimos mucha suerte. En realidad me siento afortunado por tener la oportunidad de montar fiestas en esta isla. No sé si recuerdas que después de cerrar Cream en 1999 monté las noches Home en Londres. Fueron un desastre total. El inversor principal confió en mí y yo tuve muchos problemas con la policía que nos acusaba de tener camellos en el club. ¿Y quien no los tiene en un club? Nos cerraban el local a cada poco y era muy difícil tener una programación regular”. A poco de acabar vemos llegar al veterano Alfredo Fiorito que a las doce de la noche acaba su sesión en la terraza Premier Etage. “Tener a Alfredo pinchando con nosotros es mágico. Su presencia en cabina justifica por sí sola la entrada al local. Sin Alfredo todo esto no existiría”. Le pregunto hasta cuando se ve trabajando en el mundo de la noche y me responde que hasta que no pueda combinar un equilibrio perfecto entre su mujer y sus dos hijos y las obligaciones profesionales. “Mientras tenga un hueco para bañarme en la piscina con mis hijos todo va bien. El dia que no pueda hacerlo lo dejo”, reconoce antes de marchar para parapetarse en cabina detrás de Ivan Smagghe en la Main Terrace que esta madrugada tiene sabor francés con Jean Cedric, Villanova y Miss Kittin y Oxia completando la terna gala. En la sala Discoteca nos encontraremos con el nuevo directo de Pier Bucci, el de la pareja de suecos Skudge, Dj Hell -no es cierto que todo haya cambiado en la isla, el alemán salió del backstage con una teutona del brazo- y Derrick May al que me quedé con las ganas de saludar después de la sensacional entrevista que me regaló hace un par de años. El norteamericano sigue buscando su sonido entre lo que se lleva ahora y el legado que también le pesa una barbaridad. No es fácil ser Derrick May las 24 horas que tiene un día. Son todos ellos grandes nombres que entroncan más con los contenidos de esta web. Parece que últimamente Ibiza se acerca más al Dj prototípico que podría aparecer en esta tu web amiga. Por eso elegí esta fecha cuando me invitaron a cubrir la noche que más me atrajera. Pero muchos de ellos anteponen lo que en la isla se llama “la profesionalidad” al riesgo que se le supone a todo artista. Miss Kittin tal vez fue la que más veces decidió tirarse a la piscina con algún retazo sonando a electro en su setlist y a punto de acabar puso un remix nuevo del Perculator de Green Velvet. Aunque yo sinceramente donde más disfruté fue en las salas pequeñas, donde pinchan esos Djs ingleses que sólo conoce el público inglés. Me quedo por ejemplo con las cuatro horas de disco, house y funk de Andy Carroll. También me gustó el potaje sónico de Sunset Terrace con los chicos de Mr Doris y Mo Funk, incluso con la crew de Crack Magazine que copó la sala más pequeña conocida como el Salón y que parece un punto de paso. Los Djs británicos pusieron de todo, desde sonido pre rave, a dancehall, pasando por brit pop y jungle. Se nota que los ingleses cuentan con una herencia capital en lo que respecta a la música popular y urbana. Un caudal que sigue sin agotarse incluso cuando se presenta de relleno y sin pretensiones en un espacio colosal como en el que nos encontramos.
En el backstage también topamos con Ian C que estrena directo esta noche con su colega Pier Bucci. Me comenta que está muy ilusionado porque fue durante muchos años residente en Ibiza y en una de sus sesiones regulares coincidió con el chileno afincado en Berlín con el que hizo muy buenas migas: “Todo esto que llevamos entre manos se fraguó en Space hace muy poco, así que estrenar el directo en este mismo club es muy gratificante. Todavía no tenemos sello pero ya tenemos el álbum medio acabado. Aunque no tengamos el material en las tiendas era muy importante aprovechar esta oportunidad ya que no he visto nunca una promoción como la que te reporta actuar en Ibiza”. Ian ha trabajado precisamente con Alfredo al que alguna vez asistió en directo con la percusión en alguna We Love... celebrada hace dos años. Es citar el nombre del argentino y a todo el mundo se le ilumina la cara. En cambio, Alfredo llega al backstage de Space con una cara que delata pocas ganas de hablar, ni con la prensa, ni con nadie. Sesenta años le contemplan. Durante su sesión no ha parado de charlar con la gente. Muchos turistas británicos, algunos muy jóvenes, se han acercado a la cabina circular de la terraza, desde donde se aprecia mejor el estruendo que provocan las continuas idas y venidas de los aviones que avisan que en la isla aún cabe más gente, para poder saludar al mito rosarino. “Lo que peor llevo es recordar otras épocas en las que me he quedado enganchado. La gente que tiene 18 años y viene por primera vez a la isla se queda alucinada con lo que experimenta. Imagina yo que viví otra época donde todo era incluso más salvaje. Se me hace muy difícil escapar del recuerdo. Todo ahora es muy diferente. Que la gente me vea como una leyenda me machaca. El trato antes era más familiar... La gente ahora viene a mi a pedirme una foto como si yo fuera Lola Flores. En el 87 y 88 ya era una leyenda. Con tanta leyenda hay algo dentro de mi que se jode. Ese trato afecta a mi espíritu”, me comenta mientras arrastra su maleta rodante. El mito persigue a Alfredo que se empeña en convertirlo en estatua. Va detrás de Darren Hughes desde sus exitosos tiempos del Cream. Es la sombra de Dj Hell y sus walkirias. La maldición de los que vivieron aquellos tiempos de vino y rosas en la isla. Es como si todos ellos buscarán desesperadamente la posibilidad de otra isla en la misma isla. Es Ibiza. Es otra historia.
Más información
Web Oficial: We Love

Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.