Especiales

HyperSounds 2009

Este fin de semana de Noviembre vivimos en Madrid lo que se podría denominar la resurrección de un espíritu que se nos había olvidado últimamente, el hecho de hermanar de nuevo cultura con electrónica – algo que ocurre poco – es algo que una parte de los amantes de la música de este estilo habíamos casi olvidado. De vez en cuando es cierto que surgían eventos de vez en cuando un poco como oasis en el desierto, tenemos las iniciativas de la Casa Encendida, con sus festivales y ciclos diversos dedicados a la música electrónica o de vanguardia (incluyendo en esta parcela al pop más extraño o al noise de última hornada), pero faltaban festivales o eventos algo más importantes y vistosos para reclamar la atención hacia esta parcela musical que teníamos que perseguir en eventos fuera de la capital (léase Sonar).

Precisamente los encargados del Sonar han sido los que han recogido el testigo ofrecido por los organizadores del Museo Reina Sofía para crear lo que para muchos viene a ser como un “mini Sonar” por la similitud de cartel y planteamientos, un testigo que tenía como deseo expreso el que el museo se transformara por un par de días en una suerte de catálogo o exposición de disciplinas asociadas a la música electrónica y de vanguardia que viniese a llenar un poco el hueco anteriormente mencionado. En este caso lo que hemos podido ver y oír se ajustaba perfectamente a estos requerimientos y en algunos casos los han superado, logrando que al menos por un fin de semana nos sintiésemos como si en nuestra ciudad las autoridades se interesaran por el hecho de que diversión y cultura pueden ir asociadas.

Viernes 13 de Noviembre
Pese a tener una programación ajustada el festival tenía bastantes alicientes seguidos y que coincidían en horas. De hecho uno de los triunfos más evidentes del festival es el de ofrecer pocos o ningún nombre que no ofreciese interés; puede que a primeras el volver a ver a rec_overflow no pareciese algo atractivo, pero eso sería el caso de no conocer las sesiones de este madrileño, de cómo consigue atraparte en su maraña de sonidos que van del IDM al hip-hop abstracto pasando por el techno, todo con su particular y retorcida forma de sentir la música, todo esto con el añadido de verle siempre activo, moviéndose sobre el escenario y disfrutando de la música que pincha y compone. Un placer comprobar que este hombre sigue en sus trece, dejándonos con ganas de que vuelva a sacar un disco de larga duración, tras un Madrid de hace unos cuantos años que dejó buen sabor de boca.

Svreca es el nombre de batalla del dj y propietario de uno de los sellos más personales de Madrid: Semántica Records. Como en su sello sus sesiones se contagian de su amor por el techno, el dub y el electro. Todo ello combinado da como resultado un cóctel que es ideal para degustar en un sitio tan exquisito como la cafetería de la ampliación del Reina Sofía (donde se realizaron todas las sesiones, los conciertos fueron en el Auditorio 400). El mismo sitio donde se pudo escuchar y ver a Mary Anne Hobbs, locutora y dj de la BBC1 con aura de estrella y una imagen que atrae a la gente, todo ello logrado a base de ser una de las más fiables fuentes para seguir de cerca la escena dubstep (y similares) de casi todo el mundo. Tan fiable siendo presentadora como ejerciendo de dj, en plan funcional, sin una técnica de aupa pero con una selección de dubplates y demás lindezas inéditas que le llegan a ella primero que hacen el ir a verle algo obligado. Lo malo es que de tanta novedad acabas por reconocer pocos temas y algunos productores, pero se pudo degustar el dubstep retorcido de Zomby, perlitas de Joker y clásicos como Burial, terminando por realizar una sesión muy apañada que coincidía en tiempo con lo q ue ofrecían Various Production en otra sala.

El Auditorio 400 era el apañado sitio destinado a los conciertos más importantes, donde había que ir un poco antes para no quedarte sin sitio y de donde tuve que salir un poco antes a regañadientes para poder disfrutar del resto de las sesiones. Un poco menos a regañadientes salí en el primer show, el de Umfeld, el dúo formado por Jocheem Papp (Speedy J) y Scott Pagano, este último un videoartista de Los Angeles acostumbrado a colaborar con productores de renombre como Deadbeat o Kid606, los cuales llevan desde hace un par de años colaborando en este proyecto que junta la faceta más experimental del primero y la abstracción visual habitual en el segundo. Lo que da como resultado una interesante – pero a ratos agobiante – fusión de música experimental, industrial y opresiva combinada con unas imágenes que son un chorrazo constante de mal rollo e imaginación a la hora de combinar las imágenes y un sonido que podría ser como una pesadilla de David Lynch.

Mucho más a regañadientes se tuvo que salir del live de Various Production pese a que lo que ofreciesen estuviera un poco por debajo de lo ofrecido en el Sonar de hace unos años. Faltó algo de sonido para trasladar esos trabajos que nos van ofreciendo en forma de muchos ep´s y tan solo un par de discos (y el último que es más bien un disco de spoken-word), pero con tan buen gusto a la hora de mostrar su peculiar forma de entender el dubstep mezclándolo con folk o lo que les viene en gana (su versiones de hitazos del pop no oficiales son de escándalo) que se les perdona todo. Si en aquella ocasión se centraban en su glorioso primer disco, en esta optaron por tirar más hacia una sesión en la que incluyeron algunos de esos temas, todo mezclado con un nuevo show visual que mezcla las imágenes al tempo de la música - nada novedoso pero siempre efectivo – y que llevó a que el auditorio se quedara por momentos en Babia, disfrutando de todos los sonidos y atmósferas que saltaban desde el portátil y los platos hacia todos nosotros.

Sábado 14 de Noviembre
Ya era sábado y uno se daba cuenta de que se iba a perder las exposiciones a menos que se saltase algún show y al final se pudo ver tanto el interesante documental producido por el ex Japan David Sylvian, Amplified Gesture, como las exposiciones de Edwin Van der Heide Laser Sound Perfomance y Spatial Sounds, donde una de las instalaciones más interesantes era la de un brazo que al acercarse uno generaba diferentes sonidos, todo ello en un ambiente muy especial.

Mientras tanto Annie Hall se volvió a confirmar como uno de los valores al alza en la electrónica madrileña. Llevaba un tiempo escuchando sus producciones y como suponía su show no me defraudaría. Una sesión en la que la IDM volvía a tener mucho peso, también mezclada con techno y electro pero de manera menos dinámica que la de rec_overflow, notándose que ambos aprecian los mismos sonidos pero provienen de sitios diferentes. Al poco Hd Substance recogía el testigo y volvía a demostrar porque es un fijo en clubs de todo el territorio nacional y en festivales de electrónica de nivel. Las razones son claras: técnica, selección y buen ojo con la pista de baile. Que viene a ser el saber enfocar las sesiones a los diferentes sitios donde se pincha, en este caso bajó un poco los bpm´s de su habitual mezcla de techno, house, (algo de) electro y (lo justo de) minimal. El broche final vino de la mano de Rustie, uno de los productores de wonky, ese género que engloba dubsep, 8-bits, electro, acid y demás estilos sucios en uno y del que él es de los nombres más interesantes. Tan efectivo como dj y como productor este escocés trajo otra tanda de aire fresco, de música sin viciar por las tendencias, de algo original que echarse a las orejas, y lo hizo con clase y con estilo, repitiendo los patrones seguidos en la sesión del Sonar de este año y que nos dejó al cierre del festival con ganas de mucho más.

La programación del Auditorio 400 del segundo día a priori era algo más floja, pero Shit'n'Shine se encargaron de borrar ese pensamiento enseguida. Un grupo que parecía un sobrante (de calidad) del Experimentaclub de este año, por esa tendencia noise que tienen, aunque en su caso vayan un poco más encaminados a crear temas que a naufragar creando atmósferas sin demasiado sentido. Su disco publicado este año, Jealous Of Shit And Shine, así lo atestigua y en directo lo ratifican. Nos demuestran que su amor por The Velvet Underground, por My Bloody Valentine - por la electrónica, el rock y el shoegazing – no es fruto de una moda pasajera debido a la calidad e intensidad de su directo. Algo que no ocurre con el artefacto sonoro de Tender Forever, un proyecto de pop lo-fi que no llega a cuajar sobre el escenario. También tiene mucho que ver el hecho de que ni en disco ni en directo me parezca algo interesante, pese a que había un sector del público que se lo pasó genial con ella. Cuestión de gustos, tan solo un pequeño bajón que no empaña el resultado muy positivo del resto del festival.

Más información


Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.