Stones Throw Europe Tour

Escrito por Rubén Orta | Fotos de Selector Marx | Publicado el 24.03.2009

Si hay un sello que en la actualidad mantiene la llama del hiphop de calidad ese es el sello de Los Ángeles, Stones Throw. Con más de 10 años en activo, el sello dirigido por Chris Manak aka Peanut Butter Wolf, se ha convertido en casa de algunos de los músicos más interesantes de los últimos años, desde el prolífico Madlib, hasta el fallecido Jay Dee aka J Dilla aka Jaylib, la banda funk The Breakestra o gente fuera totalmente de la onda hip hop como pueden ser Omar Rodriguez Lopez ex Mars Volta o la freaks James Pants. Y para demostrar que es lo que ahora mismo se cuece en este sellazo, el capo junto a algunos de sus ahijados decidió finalizar su gira europea en Madrid, en una Sala Caracol, que sigue teniendo el mejor PA de la ciudad.

La noche se abrió de las manos de Dj Tres, dj afincado en la capital, que nos regaló una sesión de disco y funk de calité. No había oído hablar de él, pero si siempre pone la música que puso el viernes noche, en sus sesiones me tendrá en primera fila. Tras introducción nacional, llegó la troupe de Stones Throw, con Dam-Funk. Conocido como “el Embajador del Boogie Funk”, lo que nos ofrecido fue una sesión-clase en la cual iba colando alguna de las joyas que escondía su maleta de principios de los 80, junto a temas compuestos por él. Cuando no agarraba el micro para soltarnos las bondades del disco que estaba pinchando, nombre… productor… año… sello, lo hacía para cantar el mismo la canción. La contraposición del sonido ultra clásico del electro funk, con sus bases mucho más actuales, no quedaba para nada mal. Aunque es cierto que en algunos momentos abusó de sus cualidades vocales convirtiendo la situación en un poco cómica.

Con el último disco sonando, aparecieron los que son sin duda la apuesta más freaky del sello en la actualidad, James Pants. Si uno ve a la banda, desde luego que no puede ni imaginarse que comparten casa con algunos de los beatmakers más interesantes del panorama. Si el propio James parece más un cantante de un grupo indie, el resto de los que le acompañan no son menos, un bajista recién salido de los extras del señor de los anillos y un teclista/solista que parecía sacado de un grupo de los que actúan en bodas de cualquier pueblo de la frontera mejicana. Pese a esta pinta que cualquiera podría calificar con lo más uncool del planeta, el grupo se marco un conciertazo en el que sin ningún tipo de reparo mezclaba, new wave con soul ochentero, post-punk con proto-rap y se permitían cerrar el concierto con una versión de The Doors sin que sonara para nada estridente. Un batería acompañaba a la banda, que iba intercambiando instrumentos según las necesidades del tema, llegando a estar los tres miembros cada uno con su propio teclado, mientras que el batería marcaba el ritmo. Si hay una corriente frik del soul, este grupo está en las primeras posiciones. Para conocer de lo que me refiero, no dejen de ver en You Tube, los videos Cosmic Rapp o We’re Through.

Tras sus abanderados, el escenario fue ocupado por Peanut Butter Wolf en los controles. A los controles de la música y de los visuales, porque durante toda la sesión lo que hizo fue mezclar vídeos clásicos de todos los géneros, scratcheando la imagen y el sonido en cada cambio. La sesión a nivel musical no aportó demasiado, puesto que fue en casi todo momento predecible, repaso a los Jackson 5, cita con Prince, grandes éxitos de la familia Wu-Tang Clan y repaso al “top” del rock, con Metallica, White Stripes o RATM. Sin duda los mejores momentos fue, cuando dejó de un lado lo típico, si también sonó el Apache, y se dedicó a enseñarnos que era el old school, escarbaba en cosas menos esperables y que el público disfrutó más, y cuando hablo de old school no me refiero a Kriss Kross, que también sonó.   

Sobre la 1.30 de la mañana, “Mr. Crema de Cacahuete” dejaba de nuevo los platos a su amigo “El embajador de Boogie Funk”, y nosotros decidíamos partir para casa a descansar tras una noche variada, muy entretenida y en la que sonidos que seguramente no escucharas en las radios de este país, pero que se encargan a su manera de reinventar la historia de la música.

Fotos de Selector Marx


Más información:



Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »

Comentarios