Ladyhawke @ Ochoymedio

Escrito por Rubén Orta | Publicado el 04.02.2009

Pip Brown es Ladyhawke. Ladyhawke ha aparecido en el Artists To Watch 2009 de la BBC, esa fábrica de hypes que a principios de año se dedica a hacer quiniela con aquellas bandas que acabaran pegando fuerte durante el transcurso del año. Algunas de estas bandas llegan a algo, otras se quedan en nada. Ladyhawke también ha aparecido en las primeras posiciones de las listas del pasado año, y desde hace varios meses sus canciones están sonando tanto en versión remix como en la original en la mitad de las pistas de baile del mundo. Pero ojo, esta mitad del mundo tiene trampa. Es la mitad del mundo llena de club kids que bailen a golpe de distorsión y que maman del universo indie. El centro de este mini-universo gira en torno a varios sellos; por un lado toda la caterva francesa de Ed Banger, Kitsune y derivados, en la otra parte del mundo el sello Dim Mak de Steve Aoki, de visita en breve por Low Club y en las antípodas el sello Modular Records, sello en el que precisamente trabaja nuestra chica. Cut Copy, The Presets o los infames The Bang Gang Dj’s son parte de la familia y comparten sonido. Un sonido que fusiona perfectamente teclados ochenteros que junto a un sonido indiepop muy orientado a la pista de baile hacen las delicias de la juventud de medio mundo. Si esos jóvenes que van con zapas de bota con colores fluorescentes y camisas de leñador. El caso es que este hype / no-hype visitaba por primera vez la capital, concretamente el Ochoymedio. Y como era de esperar con estos grupos recién llegados, ofreció una de cal y otra de arena.

Con una hora de retraso con respecto al horario previsto, Pip salió al escenario, ataviada con un look totally black, llevando una cinta en el pelo en una mezcla entre Axel Rose y Serena Van Der Woods. Acompañada por una banda que eliminaban de sus canciones ese regusto electrónico (la mano de Nick Littlemore, miembro de otra de las bandas a observar este año, Empire of the Sun, ha desaparecido totalmente) y lo convertía en una banda de indie rock. Y con muy poca actitud, interactuando nada o casi nada con el público. No sabemos si la culpa la puede tener el síndrome de astigmatismo, de asperger* o como quiera que se diga que la pobre chica padece, pero el caso es que hubo poca conversación con el público, saliendo literalmente corriendo al terminar los escasos 45 minutos que duro el concierto. Y es que no regalo ni un bis.

El tracklist del directo se compuso sólo de los temas incluidos en su disco de debut, si no recuerdo mal sólo se quedaron fuera un par de temas. Los que mejor momentos fueron proporcionados sin ninguna duda por los dos singles que han sacado hasta el momento Back in the Van y My Delirium y por otros dos temas que llevan rulando de blog en blog desde hace un par de años, Dusk Till Down y Paris is Burning. Y la verdad que poco más se puede decir del concierto, corto con algún momento bueno, pero sin pasar a la historia. Tendremos que seguir a esta chica a ver que pasa.

*Yo tampoco conocía ni que significa esto, pero tuve la suerte de ir al concierto con el típico amigo que sabe todo de todos y me instruyo. Les recomiendo que lean la entrada en la wikipedia.


Más información:

MySpace: Ladyhawke

Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »

Comentarios