PUBLICIDAD

2008 de la A a la Z

Escrito por David Puente | Publicado el 02.01.2009

Alan Braxe: Como no podía ser de otra manera empezamos el repaso al 2008 con una ostia. La que recibió en Primavera Sound el amigo de Thomas Bangalter de manos de Dj Assault por un quítame ahí un cuarto de hora de mi actuación. Unas semanas después en el mismo Fòrum pero en Summercase John Lydon se lió a mamporros con  Kele Oukereke, cantante de Bloc Party, en lo que fue el chisme del verano. Para que vean cómo está la competencia.

B12: Tirando de imágenes de archivos nos han devuelto a los añorados 90. Tirando de imágenes de archivos nos han devuelto a los añorados 90. Tirando de imágenes de archivos nos han devuelto a los añorados 90. Tirando de imágenes de archivos nos han devuelto a los añorados 90.

Cierres: Y no nos referimos a los de Ibiza en octubre. El año ha estado plagado de defunciones como el Yellow de Tokio que se despidió de la ruidosa y entregada afición nipona con un set de François K en junio. El club The End, por su parte, anunció a finales de verano que cerraría sus puertas con fiestas de guardar hasta enero del año que viene.Volvió de entre los muertos Row14 de los creadores de Row 1, ahora ubicados en el antiguo Fritz de la autovía de Castelldefels.  

Deutsche Grammophon: Un sello de música clásica con presentación tirando a  rancia (por no repetir clásica) se hace con el beneplácito del público clubber gracias a su colección ReComposed. El número 3 de la colección fue para Moritz Von Oswald (que además nos dio un susto en un avión a Dublín) y Carl Craig que este año se apuntó dos tantos más "out of pure electronic": la vuelta de Innerzone Orquestra en Move de A Coruña y alianza con la orquesta Les Siècles en París.

Eurovisión: Este 2008 pasará a la historia como el de la pajarraca económica y la otra, la del Sónar. Esta última se escapó de una jaula china de estas de las antiguamente conocidas como de los veinte duros para protagonizar una de las promociones de marketing viral más brillantes de los últimos tiempos.

Festivales: Cuando los festivales de este país inflan la pelota hasta lo indecible para atraer al público extranjero al que ya no se le puede engañar con el sol, playa y sangría, ninguno como el Bloc Weekend británico para poner palotes a la afición española. Fue noticia por las teles de sus bungalows del 2008 y por el goteo de nombres para el 2009 con AFX a la cabeza.

Gijón: Además de celebrar la segunda edición del en apariencia consolidado LEV Festival con M83, Clark, The Black Dog y Monolake, entre otros (aunque a nosotros el que más nos convenció fue Héctor Sandoval en plan Komatsu que presentó tres meses después en el sello Audiovisual Theorem), en la Laboral de la localidad asturiana también se pudo disfrutar en verano del reencuentro de la Yellow Magic Orchestra con Ryuichi Sakamoto a la cabeza. Algo se mueve en Gijón. Y el Sporting volvió a primera.

Hercules and Love Affair: Andrew Butler con la ayuda de Tim Goldsworthy (y sobretodo  la voz de Antony Hegarty al que ya conoce mi portera) se aprovechan del efecto New York para reventar las pistas, los charts y lo que haga falta oiga. El hype del año con presencia en Sónar en un directo al que le faltó lo que nunca a New York, poco músculo y fofo.

Ibiza: La isla nos mantuvo en vilo precisamente en agosto cuando pensábamos que podríamos dejar puesto el piloto automático en la redacción. Pero no, todo fueron noticias y un ir y venir de tele-tipos advirtiendo del cierre de locales. Una horda incontrolada de unas 400 personas manifestaron su oposición a la eliminación de los afters en el Paseo de Vara del Rey. Nuestro enviado especial conoció ese día a una pies negros muy guapa y se quedó a vivir por allí.

Jetos: Por fin le vimos la cara a Burial y efectivamente tenía cara de Burial el chaval. Los que demostraron tener más cara que Burial fueron los gestores de !K7 cuando afirmaron en primavera que iba a salir un Dj Kicks de Burial por la cara.

Kuduro: Estilo del que no se ha hablado un carajo en clubbingspain.com y debería porque está dinamitando las pistas de baile de la aldea global. La conexión Luanda-Lisboa se pondrá más de moda el año que viene aunque en este que ya se acaba los Buraka Som Sistema han partido la pana (con dos actuaciones en Sónar nada menos, una en directo y otra pinchando). Si es que se os tiene que explicar todo…

Look Back Night: Las noches retro de Becool la parten entre los clubbers de Barcelona que ya no salen por la noche. La envidia del Madrid más cañí. Dopplereffekt (que meses antes disfrutaron impávidos de una sonora bronca en Nitsa por no poner bombito) y Keith Tucker de Aux 88 ponen la guinda en diciembre para el segundo aniversario de esta iniciativa

Lil Louis: Vuelve con un par de maxis (¿alguien los ha escuchado?) y un libro en el que habla del amor (¿alguien lo ha leído?) después de diez años sin saber de él. A ver si cuando presente el nuevo álbum lo podemos ver por estos parajes. Por pedirle al 2009.

Morir (tan) joven: Cocó Ciëlo que estás en el ídem.  Didier Sinclair, algo más veterano, también nos dejó.

Nostalgia: Veinte años del primer verano del amor que nos dejó a todos extasiados. Por ejemplo la que organizó The End para finales del pasado agosto en la que se revivía el espíritu de las Shoom y las Clink Street con veteranos de guerra como Colin Faver, "Evil" Eddie Richards, Stick y Mr C. Por cierto, este 2008 se ha visto empapado por una marea de publicaciones vendidas como sonido balearic que han entrado en las listas como agua de mayo. ¿Qué es balearic? Ese sonido que te embriaga al vaivén de la brisa marina.

Ñ: Triunfo español en Wembley. El Guincho es el Rafa Nadal de la electrónica patria. Ha conquistado Inglaterra entera con lo puesto. En verano tuvo que cancelar su gira norteamericana porque no pudo con la presión que se le venía encima después de su histórico hat trick en FIB, Sónar y Primavera Sound. A finales del mismo periodo se quedó con toda la pelota para él al fichar por Young Turku, el subsello de XL Recordings.

Optimo: No está nada mal la cosecha de mixes de los siempre impredecibles Keith McIvor y Jonnie Wilkes, “Sleepwalk” en Domino (uno de los mixes del año con Tuxedomoon, Duke Ellington, Chris And Cosey…) y por otro cumplen con el encargo de uno de los Cds para homenajear a uno de los clubs con más solera de Europa,  “Sub Club: 20 Years Underground” que inician, por cierto, con un guiño al Voltereta. La mitad del proyecto, JD Twitch, publicó en solitario algunos de sus mejores re-edits en “Mmm, Betty!”.

Portishead: Perdernos su concierto en el Auditori del Fòrum en su segunda actuación en el Primavera Sound es simplemente la cagada del año.

Queso: Lo que han repartido la mayoría de festivales de electrónica de este país durante el año que ya se acaba. No queremos más festivales nuevos de un solo día. Ya está bien que nos las den con queso.

Red Bull Music Academy: Aunque mucha gente no se haya enterado muy bien de que va el rollo con la pasta que se ha dejado la marca de bebidas energéticas, su academia ha estado abierta este otoño en Barcelona. Pudimos disfrutar de conciertos gratis como el de Sly & Robbie que casi hacen estallar la atestada Plaça del Rei con unos bajos como hacía tiempo no probábamos.

Steppas Delight: ¿No has tenido tiempo de asimilar toda la oferta dubstep que ha salido este año porque a veces te reconoces a ti mismo que no te gusta tanto como debería? No te preocupes, te haces con el doble recopilatorio de Soul Jazz, Steppas Delight y tan pancho (Plastician, The Bug, Benga, Shackleton…). Eso si, a Skream búscalo por la “m” de “musicón”.

The Bug: Kevin Martin ya lo expresaba bien a las claras con su segundo álbum, London Zoo (Ninja Tune). La capital inglesa es ahora mismo un hervidero en la que todo se vende en rebajas ahora que la libra está a la par del euro. Y los clubs ingleses siguen cerrando. Siempre será Londres, pero ahora mismo New York le gana por varios cuerpos de ventaja.

Uge Ortiz: Una de las sorpresas del año es español y asusta ya con escuchar su nombre de guerra: AZ Rotator y su álbum  “Indefinable Sugar Cube” publicado en el sello Lovethechaos y que ha gustado a propios y extraños. Ya lo decía Bretón: “La belleza será convulsa o no será”.

V de vendetta: Brutal paliza a un joven a las puertas de El Balcón de Rosales que se salda con el cierre de locales en Madrid durante la segunda quincena del mes de noviembre después de una especie  de caza de brujas institucional que se lleva por delante a varios locales mas y ahoga con las restricciones de aforo y horarios al resto.

We call it techno: El año que el minimal empezó a languidecer del todo en manos de infiltrados del género como Byetone (“Death Of A Typographer”),  Shed (“Shedding The Past”), Actress (“Hazyville”), Clark (“Turning Dragon”)…

X-102 Discovers The Rings Of Saturn: El Sónar se sacó la espina Detroit con uno de los directos más pomposos y accidentados de los últimos años. Ahora que tienen conexión directa, en ediciones venideras el festival se podría celebrar en Saturno. O mejor aún, en el monte de Venus.

Yes, we can: La publicación de la serie de podcasts de clubbingspain estrenados este año está costando más que el parto del pez martillo, pero no se vayan todavía, aún hay más.

Zero Oscillator: La envidia de Barcelona es esta super-plataforma ideada por el equipo A formado por Óscar Mulero y DJ Muerto al que se le unen algunos SWAT con Miguel Mendoza y Boris Divider cubriendo al resto desde el tejado.  Todo por defendernos de esos camellos sin escrúpulos de la electrónica que te la cortan con aditivos y todo.


Más información:



Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD