Especiales

808 State @ Club 7

El día 20 de Noviembre salimos a celebrar un estado más pacífico. No nos referimos a la muerte de nuestro bajito y poco glamouroso dictador, sino a ver un sucedáneo del primer grupo de acid house inglés, 808 State. El mítico club mancuniano La Hacienda, celebra su 25 cumpleaños convertido en franquicia para jóvenes clubbers que acaban de ver la película 24 Hours Party People y quieren su pedacito de revival con un fastuoso tour que les llevará a lo más granado de los clubs del mundo y parte del universo.

Por supuesto, de los 808 State de Newbuild, y Pacific ya no quedaba nada (desde que un tal Gerald Simpson abandonara el grupo hace unos lustros), así que el escepticismo era la sensación con la que se acudía al Club7. Es notable el esfuerzo que están haciendo desde este club por conseguir una credibilidad musical que les avale, aunque intercalando artistas que están en la cresta de la ola global –Gaiser, Heartthrob, Houle- con artistas de culto como son Larry Heard, I-F o 808 State, se intuye una necesidad de gustar a todos y no defraudar a nadie que seguro será difícil de mantener.

Nos recibieron unos beats que estaban en las antípodas de lo que esperamos estaría sonando a las dos de la madrugada. Temas con forma de tech-house minimalero oscuro y cabezón, muy en la onda de lo que hacen ahora Dubfire y Deadmau5, hinchaban las cajas torácicas de los clubbers. El culpable de semejante violencia sonora era Rubén Montesco, que repartía leña para la pista sin tener en cuenta que el dj que seguía no es ninguno de los apéndices sonoros de Richie Hawtin ni publica en Mobilee o Ed Banger. Para asegurarse el protagonismo de la noche, Rubén se calzó el Satisfaction del primo de Benni, Alle Benassi (auténtico “cerebro” musical del primero) y el Total Departure de uno de los matrimonios más sólidos del techno de la última década, John Selway y Christian Smith, quienes con este pepino, por fin parecen haber dado con la fórmula para introducir sus discos en maletas de los dj’s estrellas. Con una sesión tan dura y llena de fuegos artificiales, era evidente que el dj de 808 State no podría pinchar lo que le diera la gana y menos Pacific States o joyas del ambient house con sonidos de pajaritos y tintes new ageros que gastaban en la época. Nos quedamos pues con las ganas de saber que hubiese hecho el invitado en caso de no haber tenido a la pista tan revolucionada.

Por mucho que los estos en connivencia con la Hacienda hayan convertido las sesiones de dj de algunos de sus miembros en una franquicia marketingiana del grupo, pertenecer a 808 State implica no seguir las modas impuestas por los tiempos que corren. Haciendo gala de ello, Andy Barker, mitad de los Spinmasters y miembro de 808 State, apagó el plato sonante de Montesco, marcando una clara ruptura con lo anterior, con lo nuevo. Al mismo tiempo, apareció en su rostro una sonrisa irónica que indicaba que se le estaba pasando por la cabeza la frase “como salgo yo del lío este en el que me han metido”. El tipo mantuvo el idem empezando con un par de temas de house inglés comercial antiguo rollo Felix. Los asistentes se miraban incrédulos y algunos huyeron de la pista cuando el hombre cambió la orientación hacia el breakbeat puro, duro y acidorro, llegando a sonar hasta una corrosiva versión del Higher State Of Consciousness de Josh Wink. Después de esa media hora de breaks rapeados, líneas de 303 y bajos duberos, y alguna alguna perla como Papua Nueva Guinea de FSOL, y todo con un fuerte olor a salsa de menta, la sesión pasaría a ser monopolizada por el house. Llovieron temas de soulful neoyorquino, acid chicaguero, progressive house inglés y deep, mucho mucho deep, construyendo una excelente sesión, muy variada y con una selección exquisita. El inglés no hacía mezclas largas, sino que dejaba los temas sonar para trenzarlos al final. Su set, pese a tanto va y viene de subgéneros del house siguió una evolución coherente en contundencia, cerrando la velada con sampleos de música disco fusilados sobre ritmos secos de 808, con tracks muy parecidos a la serie JB3 de Joey Beltram. Si que se echaron de menos más temas de 808 State, ya que no sonaron ni el Pacific, ni acid newbuildero, ni cubik, ni Quadrastate ni la colaboración con Bjork… Pero es que la sesión fue tan buena que superó con creces las expectativas, ahora solo nos queda esperar para poder ver al grupo en directo.

La gente se lo pasó muy bien o eso creía uno hasta que, al regresar a los platos Rubén Montesco con el Stress de Justice, volvió a la gente completamente loca, aprovechando además para devolverle al inglés la jugadita de apagar el plato. Fue tan contundente el gesto y tan inmediata la reacción del personal, que ni siquiera hubo debate. Los tiempos cambian, y eso no es nuevo.

Más información
Web Oficial: 808 State
MySpace: Club 7

Compartir

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos y quieres apoyarnos puedes suscribirte a CS XTRA una nueva iniciativa que hemos estrenado en Bandcamp por la que a cambio de 3,5 € al mes (como mínimo) te ofrecemos música inédita de artistas tanto españoles como latinoamericanos. Puedes suscribirte aquí.