Especiales

Look Back Night # 9 - Crème Organization Night

Sigo en mis trece de radiografiar al perfecto freaky y las noches retro de la Plaza Joan Llongueras suponen un buen reflejo antropológico para mi estudio. Sé que va a ser una noche de mucho trabajo de campo al escuchar una de las perlas con las que se dio inicio la velada: ''La buena música no está hecha para todo el mundo. Como todo en la vida uno debe ir a buscarla, nunca debería ser ella la que te encuentre. Si no hay un esfuerzo no se disfruta'', me comenta un Dj que prefiere mantenerse en el anonimato. Así que me voy para el club con ánimo para buscar ese maná sónico prometido que caerá del cielo como ''fronstis'' de Kellogs lanzados por unos angelitos que vienen de centroeuropa. La novena noche de la serie Look Back Night del BeCool que programa cada mes el residente del club DJohnston se convirtió en un homenaje al sello Crème Organization que mima el holandés Jeroen Callan con la pasión de un cuidador de tulipanes jubilado. Eso si, TLR que así se llama artísticamente el muchacho, se pasó toda la noche a pie de cabina con cara de cansado y rojo por el sol. Parecía un borrachín que acabara de salir de una bacanal de Rubens, pero no. Sólo hacía honor a los carrillos rojos que dieron nombre y fama a los flamencos holandeses. ''Siempre tengo cara de estar agotado, todo el mundo me lo dice, lo que ocurre es que soy así'', comenta con rotundidad sin par mientras acomoda unos discos en su gran maleta de la que no se ha separado desde esa misma tarde. Su sesión inicial de media hora que daba pie al directo de Sneak Thief no la entendió nadie a tenor de los comentarios que recogimos a pie de pista. Italo bizarro, disco alucinógeno para los presentes y electro planeador y algo ralentizado en una sesión delicatessen sólo apta para esos connaisseurs que estoy buscando.''Únicamente cuento con las opciones que me he traído de casa porque siempre viajo con vinilos, así que me he dejado los discos más cañeros para después'', declaró el protagonista. Jackmaster Corky, Rude 66, Bangkok Impact, Galaxy Tobbin' Gang, The Jack y X2 –Barely a track en remix de Legowelt (''La pesadilla de todo coleccionista que se precie porque sólo se plancharon 50 copias en la serie Crème Jack'')- fueron algunos de los mantecados que portaba en su maleta el hombretón holandés, mucho más de cara a barraca y siempre con un deje ''Jack'' con acento de Chicago.

Entre medias estuvo Michel Morin, algo irregular en un directo largísimo en el que sonó tech-house, disco y algo de electro, todo remachado con un vocoder que utilizó para estilizar unos temas que no se propulsaron del todo hacia el pasado. ''De mis directos estilísticamente lo único que interesa es demostrar que el funk puede convivir en muchos estilos de música a la vez. Es imposible, por ejemplo, reproducir el ''vibe'' del sonido disco puro en formato directo. Esa es música que debería sonar en un club siempre fosilizado y en forma de vinilo. Lo mío es sólo un reflejo del espíritu de la música que me interesa y que reconoce en sus propias limitaciones que el sonido disco y house fueron grandes sólo con el mero hecho de haber nacido'', comenta este joven canadiense miembro del proyecto italo disco Polygamy Boys que forma junto a su ''compare'' Dj Gitano. Me parece que he recogido bastante material por esta noche, así que me voy a casa con otra de esas frases de madrugada que me hace dar vueltas en la cama: ''Dios nos habla y nosotros somos mediums, como vínculos creadores que tintineamos a la llamada de ese ente divino''. En lo que queda de noche no sé si podré dormir, no sea caso que me vocee Dios y yo no me entere.
Más información
Club: BeCool
Web Oficial: Sala BeCool

Compartir