PUBLICIDAD

Zaragoza Ciudad Hip Hop Festival

Escrito por Xavier Puig y Javier Cachofeiro | Fotos de Daniel Monforte Gutierrez, Xavier Puig y Organización | Publicado el 30.06.2007
Érase una vez un festival en una provincia a medio camino entre las dos capitales, que pese a ser castigada día y noche por el cierzo ululante consiguió congregar a la constelación de héroes venidos de ultramar que lograron la hazaña de situar a Zaragoza como la referencia veraniega del hip-hop en Europa. Este evento, no sería nada fuera de lo normal en el imperio de la hamburguesa, pero al tratarse de España, la cosa se convierte en lo que probablemente, y para muchos, sea el mejor cartel visto en nuestro reino. La organización fue impecable en todos los aspectos, pero en cuanto a elección musical fue ejemplar, puesto que combinaron acertadamente artistas de la primera escuela, Kool Herc, de la vieja, Big Daddy Kane, de la época dorada (años 90), C.l Smooth, Guru (Jazzmatazz), con grupos más actuales como Ground Xero, liderado por el veterano Rob Swift, y grupos españoles: Violadores de Verso, Tote King y Hablando en Plata.

La noche del viernes empezó con un peso pesado, Big Daddy Kane (King Asiatic Nobody’s Equal), el mc de Brooklin apadrinado por el colectivo Juice Crew formado por el productor Marley Marl. Acompañado solo por un dj, nos deleitó con clásicos como Smooth Operador, Raw, Set It Off y Ain’t no Half Steppin' entre otros muchos, convirtiendo en realidad el sueño de verle actuar de muchos de los ahí presentes, y haciendo gala de un flow legendario, con la precisión de Rakim y una voz grave y poderosa que no ha perdido con el transcurso de los años. Sin embargo, decepcionó a otros por la brevedad concierto y su escasa puesta en escena. Entre parón y parón también tuvo tiempo para recordar a los muertos (Jam Master Jay, Eazy-E, Tupac, Jay Dilla). Otro nombre mítico tachado de la lista y un sabor de boca agridulce mitigado por la ilusión de verle en directo. Long Live The Kane y poco más.

El bostoniano Guru, ex de Gangstarr, presentaba el último disco de su proyecto Jazzmatazz, más concretamente The hip-hop-jazz Messenger, el cuarto volumen de la serie. Acompañado por Superproducer Solar a los coros y la 7 Grand Band, regalaron elegancia y musicalidad suficiente para erigirse en ganadores de la noche del viernes, pese a la poca asistencia de gente en comparación con otros grupos. A destacar, el flow de Guru, el genial trompetista Mr. Brown, de cierto parecido con Jerry González en lo físico y musical, el baterista Richard Steiner con sus solos enérgicamente técnicos y la cantante Glory Stuart en los estribillos, que con semejante despliegue vocal nos recordaba por momentos a Jill Scott. Cayeron Trust Me, No More, Kissed the World, y algunas del Jazzmatazz vol. 2 para acabar una versión del White Lines de Grandmaster Flash & The Furious Five y comentarios como “menos hierba y más hip-hop”. Observar que su nuevo disco junto a su refrescante directo, han redimido el desafortunado batacazo que sufrió su anterior disco, Guru 7.0, que le generó las primeras críticas de su larga y ejemplar carrera. Nos dejó una cosa clara: todavía hay Guru para rato.

Y para cerrar la noche Rob Swift, Total Eclipse y Dj Precision, desenvainaron sus technics para dar la única actuación de tablism del festival, al perder el avión Roc Raida que debía de acompañar a D.I.T.C. Estos tres dj’s juntos, forman Ground Xero, que más que un grupo parece un All Star de scratchers. Cada uno con su estilo, fueron enlazando rutinas, algunas musicalmente más acertadas que otras como la rutina de Swift del Return Of The DJ vol.1 o la realizada en la película Scratch. Clásicos como The Bridge de MC Shan, Ante Up de M.O.P, It Takes Two de Rob Base & Dj EZ, Beat the pain de Method Man, It made you look de Nas y Can’t touch this de Mc Hammer, fueron la punta del iceberg musical de la sesión. Al margen de scratches, piques de beatjugglin’ y body tricks, tuvieron tiempo para cortar breaks de soul a la vieja usanza, en un show que fue casi perfecto, pero bastante poco sorprendente si es que eso puede darse en una sesión de turntablism.

Después de sufrir la solera en el camping, la noche del sábado empezó fuerte con la suspensión del concierto de Kool G Rap, al que le fue prohibido salir del país por las autoridades americanas por impago de pensión a sus cinco mujeres, madres de sus cinco hijos y fue C.l Smooth el encargado de reemplazarle, para gran alegría del público. Aunque ya no actúe con el titánico productor Pete Rock, C.l hizo gala de su legendario “smooth-flow” probándonos que los kilos de más no le impiden seguir en forma. En un directo de misma base que el de Big Daddy Kane, el neoyorquino demostró más tablas en cuanto a escenificación se refiere, y su concierto apenas tuvo parones, soltando tema tras tema y cosechando el feedback del público con una actitud propia de quien sabe es uno de los dioses del olimpo del rap. Tocó muchas canciones de sus discos en solitario (American Me entre otros), pero el cúlmen llegó con They reminisce over you (TROY), una de las canciones que podrían materializar el genuino espíritu del hip-hop clásico.

Y el momento esperado del festival. Por primera vez en España, probablemente el grupo de rap más influyente de la historia. Venidos directamente de las montañas Wu Dang (mítico lugar de la lejana China que aparece en la película Shaolin & Wu Tang, que inspiró a ODB y RZA el concepto y nombre del grupo), o de brooklin, desembarcaron en el concierto cargados de toallas, presagiando un concierto en el que nos iban a hacer sudar. A reseñar: la seguridad de Ghosface Killa liderando la banda, el talento en bruto de RZA, y la fuerte personalidad de un Method Man genialmente hiperactivo, que imitó a Dios al andar apoyándose entre las manos del público. Los demás miembros, Masta Killa, Inspecta Deck, Gza, Raekwon, y acompañados por Street Life tuvieron menos presencia a lo largo del concierto, probablemente intimidados por el despliegue de estos tres monstruos del escenario, Method Man en particular.

Wu Tang Clan ain’t nothing to fuck with fue la primera bomba que cayó, con un público en éxtasis, y de ahí en adelante hasta llegar a una hora y media de ensueño, se dedicaron a saciar nuestras ansias con cañonazos como C.R.E.A.M, Method Man, It’s yours, That’s Ganster, One Love, Brooklin Zoo, Carefull Click Click, Triumph, un completo repaso a su discografía, con el que nos dejaron saciados y eufóricos, exhaustos pero felices, cual niño que acaba de darse un atracón a base de gominolas. También tuvieron tiempo para recordar a ODB con I Know I got your Money, cuya muerte dejó muy marcado al grupo y sus fans. Method man (¿acaso hemos hablado ya de él?) lanzó unos I love España, Viva España (ajeno a nuestro histórico dilema), le agradeció al público la entrega apasionada de la que hizo gala el público zaragozano, y de pasó se ganó a los asistentes. Fue una actuación redonda que no volverá a repetirse nunca, salvo en el YouTube, y sin la atmósfera de espectáculo histórico de la que alardean los fans de los Rolling’ y que se dio en Zaragoza el sábado.

Después actuaron El Señor Rojo, con repaso a la historia del hip-hop incluida, Xhelazz, con sus letras en las que prima el mensaje y los locales Violadores de Verso, con un directo sobrio, las cosas claras y la seguridad que les da el tener un estilo propio y definido. Después vinieron Lord Finesse, Fat Joe y cía. con su colectivo D.I.T.C (Diggin’ In The Crates, urgando en las cubetas), cuyo impresionante show, nos dejó atónitos a base de clásico hip-hop hecho con samples, a la antigua usanza, como siempre pero como nunca y unos mc’s que no tienen nada que envidiarle a otros ases del fraseo.

Después de un duelo de breakdance entre americanos españoles y con resultado evidente, nuestro padre, Kool Dj Herc entró a escena. Solo hay que decir que si a ese hombre no le hubiese dado por inventar la técnica de repetir dos discos iguales e ir repitiendo breaks con la ayuda de un mezclador, y, pinchar, animar y organizar fiestas, este festival no hubiese existido. Ah, y Method Man hubiese sido un fumao más, Rza probablemente tocaría el piano en alguna banda de jazz, Big Daddy Kane sería el típico profesor de instituto respetado y así con todos y cada uno de los que pasaron por Zaragoza este fin de semana incluida la organización. Así que por ello podemos perdonarle el que metiese discos a capón sin ton ni son, que cuando cambiase de tema no controlase los volúmenes hasta el punto de que prácticamente no se oyese el tema entrante y demás despropósitos que habrían acabado con el linchamiento de cualquier otro dj, pero no de papá. Simplemente el maestro ya se ha visto superado por los discípulos. Pese a ello, y lo que era de esperar, una selección musical que inventó un género, más concretamente clásicos del funk tales como It Just Begun de Jimmy Castor Bunch, Funky Drummer de James Brown, el Apache de la banda de estudio The Incredible Bongo Band, Shaft in Africa de Isaac Hayes con John Pate, The Mexican de Babe Ruth. También tuvieron cabida en la sesión clásicos más actuales como Jump around de Cypress Hill, It takes Two pinchada el día antes por los Ground Xero, I know you got soul de Erick B. y Rakim y para terminar clásicos del reggae sesentero y más actual como Damian Marley, que fueron la banda sonora perfecta del amanecer del día que acababa el festival. Y entre fotos con el público, jaleos de Kool para animar al respetable, breakers saliendo a bailar, pudimos asistir a una aproximación de lo que podía ser una fiesta de bloque en los años setenta entre las calle Sedgwick y Cedar, en el South Bronx, es decir el origen primigenio del hip-hop.

En resumen, un fuerte aplauso a la organización del festival por haber logrado reunir semejante elenco de figuras en un festival que será recordado por sus asistentes durante generaciones. Volveremos el año que viene para ver a... ¿realmente les queda a alguien por traer?

Más información:


Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »
PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD