PUBLICIDAD
Woo York

Woo York

Publicada el 12 Junio 2018 por Bruno Garca
Qué queréis que os diga, la caminata y el reconocimiento que se ha ido labrando desde 2009 esta pareja de ucranianos, Andrew Vanzhula y Denys Andriyanov (artísticamente Woo York) es digna de elogiar. Sudores, errores, paciencia y mucha cabeza (ojo que los dos eran estudiantes de informática). Han firmado para sellos como Planet Rhythm (que no solo eso, como leerás más abajo), Soma, Mutex, Semantica… y desde ya, pues acaban de publicar su primer LP Chasing the Dream, con la cada vez más notoria marca de los italianos Tale of Us: Afterlife. Un puzle bastante lúcido –eso que comulgan con lo oscuro- de techno pistero y electrónica excursionista, sofisticada pero que no deja nunca de mirar con el rabillo del ojo el pasado más seductor de Detroit o Berlín. Si todo esto, además de que nos sean por un rato cicerones de la salud de la escena local de Kiev o que desvelen un clon de un mítico cacharro analógico que está presente en todos sus temas… pues eso, si todo esto no es suficiente chicha para sentarnos a charlar un rato bueno, que baje Dios y me lo susurre.

No sin ganas, poco a poco os vamos controlando mejor… al menos musicalmente hablando. Woo York, un dúo de productores ucranianos que realizan música electrónica pero, Andrew y Dennis ¿cómo de cercanos estabais antes de echar a andar este proyecto? ¿Hubo química entre vosotros desde el minuto uno?

Ambos nos conocemos desde hace ya tiempo, concretamente gracias a estudiar en la misma Universidad, de hecho vivíamos en la misma planta. En aquel momento de universitarios el local más importante para nosotros era el Cinema Club. Era el único sitio de la ciudad que programaba techno, electro, hardcore y shranz. Al mismo tiempo, uno de los clubes nocturnos más antiguos de Kiev. Algo increíble sucedía siempre allí dentro, bajo aquel techno. Poco a poco los dos nos fuimos más y más interesando por la música, hasta que se convirtió en algo fundamental en nuestras vidas. Por aquel entonces concebíamos la escena como una ‘idea global’, eso en vez de segmentar todo por géneros, estilos musicales, pensamos que la música electrónica creció pura y se forjó hasta ser lo que es hoy gracias a muchos experimentos. Sobretodo técnicos. No lo hemos dicho antes, pero nuestros estudios eran en la Facultad de Informática, así que, decidimos poner a prueba nuestra propia curiosidad llevando a cabo multitud de experimentos con el sonido. A través del ordenador y un secuenciador como es el Ableton Live 5 comenzamos nuestra andadura musical.

Antes de consolidaros como dúo ¿cuáles fueron verdaderamente vuestros primeros pasos en esto tan entretenido y enrevesado que es la industria musical?

(Denys) Andrew fue un fanático del hip hop y el breakdance, y yo formaba parte de un grupo precisamente de rap que había formado junto a unos amigos. Créetelo, yo tocaba el clarinete y actué en una banda de música durante varios años. Creativamente, estos fueron nuestros primeros pasos formativos dentro del mundo de la música.

Debo de decir que lo estáis llevando bastante bien, sin embargo admito que estaba un poco preocupado ya que leí allá por 2015 en vuestro perfil de Facebook que "casi nunca damos entrevistas, no es que no nos gusten, es solo que implican demasiado estrés para nosotros" ¿Os pillé hoy en un buen día, o simplemente es que ya habéis aprendido como superar ese estrés?

Ya que ninguno de los dos somos angloparlantes, la verdad es que expresarnos en inglés nos resultó siempre algo harto complejo. Es realmente duro intentar exteriorizar tus ideas y pensamientos si no controlas el idioma a la perfección. Aunque siempre procuramos atenderos del mejor modo posible. Con el lanzamiento del álbum las entrevistas se nos han ido apilando… y la verdad sea dicha, nuestro inglés mejorado, ahora nos encanta compartir nuestras reflexiones con la gente, con nuestro público. Es siempre un ejercicio la mar de interesante reflexionar las respuestas cuando nos presentan buenas preguntas. Otra cosa que tampoco es una mera tontería, el formato; nos sentimos siempre mucho más cómodos cuando encima tenemos la oportunidad de establecer un diálogo con el entrevistador. Hay más fluidez.

Sois y tenéis la base de operaciones en Kiev ¿verdad? ¿Algunos pros y contras asociados con vuestro propio crecimiento y, sobre todo, el de ganaros la vida a base de techno vanguardista con un sonido leftfield bastante avanzado en una ciudad como la vuestra y un país como Ucrania?

En un principio no vimos como algo viable ganarnos la vida gracias a nuestro proyecto musical. Aun así, nos pusimos a trabajar arduamente en ello, sin prisas ni presiones, lo que nos permitió ir creando un clima idóneo donde poder desarrollarlo a nuestro propio ritmo. En cuanto a la vida en Kiev, nos encanta vivir aquí, no podemos decir otra cosa que no sea esa. Nos gusta mucho poder sentir el apoyo de todos nuestros amigos más cercanos así como el de todos los familiares que también viven aquí. En general gozamos de una actividad más que notable. Hay muchas fiestas interesantes, conciertos, festivales, conferencias educativas y charlas abiertas al público. Sí, todo eso aquí en Kiev. La escena electrónica local se encuentra ahora en una nueva etapa de desarrollo. Esto es bueno para los nuevos artistas que vienen porque todos se irán encontrando la coyuntura y estructura necesaria para que el crecimiento sea el ideal.

Me gustaría saber un poco más de la escena de club ucraniana de boca de unos ‘héroes locales’. ¿Cómo la describirías y cómo ha cambiado desde que erais solo unos muchachos saliendo de parranda, hasta la actualidad?

A día de hoy estamos pasando por una nueva etapa dentro del apogeo de la escena electrónica local. Se han abierto por ejemplo nuevos locales de música en Kiev. Se celebran nuevos eventos y festivales. En particular, Art Club Closer celebra varios festivales, en paralelo programa habitualmente sesiones de DJs así como suelen proponer siempre tanto artistas locales como extranjeros. En cuanto a grandes eventos, Strichka y el Next Sound son festivales muy a tener en cuenta. Ambos son idóneos para la música más experimental. Otro que os podríamos citar es Ostrov, en el cual ya hemos tocado un montón de veces durante los últimos años. Las fiestas que realiza Cxema son, por otro lado, ideales para potenciar a los artistas locales. Si lo pensamos, si lo sumamos, todo esto contribuye al desarrollo y a la aparición de nuevos artistas en Ucrania. No hay quejas al respecto.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos o pruebas a los que se han enfrentado Woo York desde sus inicios hasta nuestros días?

La prueba más importante ha sido siempre continuar haciendo lo que amamos a pesar de todos los obstáculos. Por ejemplo, nunca tuvimos un estudio o lugar de trabajo adecuado que nos facilitara grabar y mezclar como es debido, así que siempre estuvimos buscando la más mínima oportunidad para construir nuestro propio estudio, uno decente… Uno que por suerte, ahora ya está listo. A pesar de no haberlo tenido al principio jamás nos rendimos y del modo que fuese siempre estuvimos generando cosas. Eso nos hizo dosificar bien el tiempo y posteriormente, con los años, ir obteniendo resultados. También nos resultó harto difícil preparar nuestro directo. El principal reto era crear un entorno estable en el que no hubiera ningún tipo de problema a la hora de reproducir, más bien interpretar cada parte al tocar en vivo. Pasamos por todo tipo de situaciones. Por ejemplo, uno de nuestros sintes se paró en seco mientras estábamos tocando en un bolo ¡Tuvimos que ser mañosos para arreglarlo a la velocidad del rayo! Cuando esto te sucede, el estrés por el que pasas no tiene parangón. Es tremendo. Probando, tocando, errando, solucionando… así estuvimos hasta que logramos un resultado óptimo. A día de hoy disponemos de un set-up que cargamos en tan solo dos cajas, y cuyo peso total rondará los treinta y cinco kilos de hardware. Ahora cuando actuamos lo hacemos pletóricos de optimismo y entusiasmo. El desafío ahora es encontrar las pautas adecuadas donde podamos revelar aún más nuestro potencial creativo.

Perfecto. Pues movamos ya el telón y descubramos por fin algunos entresijos de vuestro álbum de debut Chasing the Dream. Ya solo el título es toda una declaración de intenciones… ¿qué tipo de viaje sonoro nos espera?

(Risas) El álbum es el resultado de nuestros propios impulsos creativos asociados con las diferentes circunstancias de la vida. Estos acontecimientos sucedidos en nuestras propias carnes nos animaron en el momento de desarrollar planteamientos creativos. Nos condujo por el buen camino a la hora de escribir y componer todas y cada una de las canciones del disco. Hemos acabado creando un profundo, oscuro y melódico viaje cocinado a fuego lento plagado de soniquetes ácidos y atmósferas cinemáticas. Creemos que nuestros temas evocan sensaciones cercanas a la melancolía junto con romanticismo y aptitud.

Sería fantástico que escogierais un par de cortes del disco, dos que penséis esenciales, y nos habléis un poco sobre ellos.

Chasing the Dream: en un principio se trataba de un tema que usábamos como intro en nuestros conciertos. Ahí teníamos tan solo tres acordes apoyados por algunos sonidos ácidos cuando pulsábamos ciertas notas. Al final decidimos darle unas cuantas vueltas, y convertirlo en una canción con cara y ojos. Creamos una progresión en los acordes, sobre todo en las que iban con notas ácidas. Queríamos transferir el estado de ánimo de esta composición con la ayuda de modulaciones muy ligeras. Luego convertimos en capas las pistas ‘acid’. Hasta cinco. La verdad es que nos llevó mucho tiempo componer como es debido todas estas partes ácidas, pero mereció la pena, y mucho. El resultado final fue sorprendente. Jamás pensamos que de una idea tan simple lográsemos desarrollar todo un señor tema.

The Is a Light: este es ‘ese’ track que nuestros seguidores han estado esperando desde siempre. Fue compuesto hace tres años. Lo quisimos crear usando el órgano. El principio del tema arranca con un filtro cerrado lleno de fallos, todos adrede por supuesto, luego desarrollos que van revelando poco a poco todo un espectro de sonido. Resultó tan emocionante… a la vez muy duro. Cuando lo interpretamos, justo para cerrar nuestras actuaciones, no tenemos la más mínima duda que se trata de una de esas composiciones que te ponen los vellos de punta.

 

¿Cómo ha cambiado vuestro proceso de composición a lo largo de los años? Creativamente hablando ¿Existe un lugar o ambiente ideal donde vuestras musas os ayudan más a trabajar?

A día de hoy, el proceso de producción y grabación ha cambiado radicalmente en comparación con las formas que seguíamos antes. Como hace un par de minutos os contábamos, no ha sido hasta este mismo año que por fin hemos logrado construir nuestro propio estudio. Si bien antes solíamos grabar partes, sesiones cada uno por separado en su propio cuchitril, luego nos veíamos para aunar ideas, hacer las mezclas y arreglos… ahora hemos logrado, por fin, trabajar a la par dentro de un mismo muro. Es especialmente en nuestros ensayos y sesiones improvisadas diarias donde surgen ahora todas las ideas. Que no solo encerrados entre cuatro paredes. La mayor parte del material que contiene el álbum nació gracias a los muchos conciertos que dimos, en ellos nos encantó siempre improvisar, no paraban de surgir melodías MIDI por aquí y por allá. Se nos iban acumulando, material suficiente como para ponernos finalmente manos a la obra con la grabación del disco. Varios meses de trabajo después en el estudio y sacando el máximo de partido a todo ese material, toda la chicha se fue transformando en lo que ya podéis disfrutar ahora: Chasing the Dream.

¿Es cierto que vosotros usáis los mismos instrumentos tanto para actuar haciendo Live como para componer en el estudio? ¿Cuáles son esas herramientas y máquinas fundamentales que tenéis y con las que os encanta trastear más ahora?

Nuestro primer instrumento analógico comprado fue una x0xbox. Por si no lo sabes se trata de un clon de la legendaria Roland TB-303. Por la naturaleza de su sonido, caímos enamorados desde el primer momento, desde la primera nota que descubrimos. De hecho la usamos en todos nuestros temas. Luego, pasado un tiempo nos hicimos con una MAM MB 33, esta máquina se complementa perfectamente con la otra, mejor dicho las notas ácidas y gracias a un oscilador brutal que nos permite combinar y trastear con el dibujo de todo lo que suena. Su forma de onda cuadrada y el ‘diente de sierra’ son una pasada. Para las líneas de bajo utilizamos un Moog Mother 32. Antes de que este se nos cruzará en nuestro camino, sintetizábamos los graves utilizando un teclado virtual, el LuSH-101. Es también una herramienta esencial para ejecutar las partes más expresivas, como los leads, que también las secuencias. Para los colchones atmosféricos tiramos de un Waldorf Streichfett y de un Roland JP 08. Para no dejaros con las ganas, la sección rítmica la grabamos a través de un Roland AIRA TR-8.

Ahora formáis parte de la familia Afterlife. ¿Cómo se forjó este vínculo e interés de Tale of Us por vuestra propuesta?

Hemos estado trabajando para Matteo y Karm desde mucho antes que Afterlife fuese una realidad. Para que os hagáis una idea, y sin soltaros aquí una historia interminable de abuela, hará como unos 5 o 6 años nos despertamos de la cama y de golpe y porrazo nos encontramos con que Tale of Us pinchaban muchos de nuestros temas en su set en Timewarp. Ni cortos ni perezosos nos pusimos en contacto con ellos, empezamos a enviarles más y más música, de este modo la pelota comenzó a rodar… así, hasta la actualidad. Desde aquel entonces nos convertimos ya en parte de la familia. Detrás de Afterlife encontraréis siempre a un equipo profesional bastante amplio y de lo más apasionado.

Antes de todo eso lanzasteis fantásticos 12 "/ EPs en sellos como Planet Rhythm y Soma. Tengo entendido que el 2014 fue ciertamente un año mágico para vosotros editando con Soma varios EPs, Smoke Signal entre ellos con este mítico sello británico fundado en 1991 por Slam y Dave Clarke ¿tenéis algunos momentos destacados o historias entre vosotros y estas dos respetadísimas compañías discográficas que queráis compartir con nosotros?

En primer lugar, no lo queremos pasar por alto, y ya que lo mencionaste... Planet Rhythm ocupa un lugar muy especial dentro de nuestra carrera. Marco (el dueño de la discográfica) fue uno de los primeros en saber de nuestra existencia, se fijó y apostó ciegamente por nosotros. Tras el primer lanzamiento nos ofreció dirigir el catálogo del sello. Tras varios bombazos editados él le pidió a Denys convertirse en A&R del mismo dirigiéndolo hacia el camino que él decidiese oportuno. Aquello fue una gran experiencia. Lo que nos viene a la cabeza a la hora de hablar de Soma es que lo primero que hicimos fue grabar un mix para Slam Radio. Y como tuvo bastante repercusión los chicos nos ofrecieron lanzar algo con ellos. Pocos años después publicamos hasta cinco discos con el sello. (¡Tres de ellos fueron ese mismo año, en 2014: Siberian Night, I Am Against y Smoke Signal!).

¿Cómo os suele ir la cosa a la hora de decidir qué temas mandar o proponer a uno u otro sello? ¿Chocáis mucho o lo tenéis siempre muy claro y suele ir como la seda?

El mero hecho de seleccionar cuales temas vamos a entregar y/o firmar con un sello es desde luego un proceso de lo más interesante. En general, los dos compartimos un mismo ideario. Solemos seleccionar el material con la intención de conseguir un equilibrio certero entre pistas idóneas para la pista de baile, junto con aquellas que puedas escuchar tranquilamente, por ejemplo, en casa. Hay muchas composiciones que terminan por no casar con este concepto. No las tiramos a la basura, sino que sencillamente las aparcamos y esperamos a que se presente una nueva ocasión. Un momento donde quizás si encajen. Por ejemplo, el single Strobos, al final fue publicado por Semantica Records, si bien antes no le vimos salida, resultó perfecto con ellos, coincidió a la perfección con la visión y política del sello.

 

¿En qué os pillo enfrascados ahora?

Ahora mismo nos vamos a meter a grabar una hora enterita de set para unos podcasts de un medio con sede en Berlín. También nos coges recopilando y guardando ‘en secreto’ varias ideas y tracks que poco a poco iremos soltando en nuestras actuaciones. Para nada las iremos tocando siempre, solo donde y cuando nos vaya viniendo en gana… las queremos desarrollar y reservar para después. Ya sabéis como solemos proceder. Con cabeza queremos trastear con ellas, elaborarlas, hasta que finalmente las grabemos como es debido y editemos donde convenga mejor.

Contadnos para acabar una cosa que améis el uno del otro y una que detestéis...

Apreciamos bastante nuestra capacidad de ser muy sinceros el uno con el otro. Pero sabes qué pasa, que a veces esta franqueza causa más problemas de los previstos, y a menudo discutimos sobre esto y aquello (risas)


Más información:

Woo York: Web Oficial

Compartir:

Comentarios

PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD