PUBLICIDAD
Tom Trago

Tom Trago

Publicada el 09 Abril 2018 por Bruno Garca
No os voy a engañar, para mí una persona que canta a los cuatro vientos cosas como "no podría imaginarme la vida sin música", se deja querer desde el minuto uno. Tom Trago, uno de los abanderados desde hace un porrón de años de la escena holandesa es, como muchos de nosotros, de los que no pueden seguir adelante sin comer, beber, escuchar, pinchar y componer música. Electrónica, y de baile para más inri, por esa bendita razón y porque el amigo se lo curra muy finamente, uno de los soldados más respetados del sello Rush Hour desde que debutase con ellos en 2006 con el 12” Live With The BBQ. Voyage Direct, Iris o The Light Fantastic son algunos de sus trabajos más destacados para la discográfica con sede en Ámsterdam. El caso es que recién publica ahora un nuevo largo, Bergen, pero oh sorpresa, lo hace con la no menos eminente Dekmantel. Esa marca tan apasionante que se ha ganado un podio entre los eventos con más carisma de cada temporada, y que de un modo u otro, también ha sido su hogar durante más de una década. Él nos cuenta con más detalle sobre esta relación, el nuevo LP, los famosos genes holandeses a la hora de montar eventos… ah, y porque ya no nos come carne.

Creo que te pillo esta tarde recién levantado de una cabezadita ya que estuviste trabajando toda la noche en el estudio preparando tu nuevo directo ¿cierto?

Ah sí, perdona, es cierto que me coges metido de lleno trabajando lo que será mi nuevo live show, que como te podrás imaginar es como hacer una pieza de orfebrería, lleva mucho tiempo encajarlo todo como es debido. Pero tranquilo, aquí me tienes, me pongo un vaso de agua y encantado de charlar contigo…

Llevo siguiendo tu trabajo desde hace tiempo, y por cómo te defiendes y has crecido, deduzco que eres uno de esos artistas que no buscan el éxito o se abren a empujones puteando a otros del gremio, antes que eso, prefieres mantener intacta tu pasión por la música y tu personalidad… ¿vamos bien?

Cuando se trata de música, para mí no tiene sentido reflejar u ostentar otra cosa que no sea precisamente eso, música, un sonido que te represente. Y por ende, así debería suceder con cualquier artista y rama artística. Esto se trata de expresar lo que llevas dentro, tu espíritu creativo. Dicho esto, no me cabe la menor duda que es muy importante ser honesto. La bisagra que comande tu vena artística debe ser dos cosas; integra y emocional.

Y comenzaste desde bien temprano, ¿a los 15 años tus primeros escarceos con las mezclas? ¿Y a componer tu propia música?

Tu información es correcta. Tenía 15 tacos cuando por fin me hice con un par de platos. Eso gracias a que me pude sacar el dinero trabajando como repartidor de periódicos. Desde el primer minuto, y una vez que me puse a probar y pinchar con ellos en serio, tuve súper claro que ese sería mi futuro. Tenía unas ganas locas de convertirme en un DJ en condiciones. A ese sueño le seguiría luego el de ser productor. De nuevo tenía un deseo más grande que yo, ahora, por crear mi propia música. En este sentido me inscribí en una escuela de jazz, le di duro, lo puse todo de mi parte para aprender a construir canciones. Otro hecho nada desdeñable para mí, y que me animó mucho a aprender jugando, fue lo de crear mi propio programa de radio, lo llamaba Radio Banana. No se llegó a emitir en ningún sitio, repito, se trataba de un mero pasatiempo, como mucho los grababa en una casete para luego escucharlos tranquilamente y reírme un rato con las ocurrencias que tenía… lo hacía solo en casa cogiendo prestados discos de la colección de mis padres. De entre todos ellos me dejaron muy marcados los que tenían de Grace Jones o de artistas africanos como Fela Kuti. No sé, hoy en día un crío prefiere sentarse a jugar horas con la Nintendo, ¿no es así? pues yo me lo pasaba en grande ‘emitiendo’ Radio Banana.

Lanzas ahora en abril tu nuevo álbum, Bergen ¿Es este tu cuarto trabajo discográfico en formato largo el más completo e íntegro de toda tu carrera firmando como Tom Trago?

Para mí, sí que lo es. Un poco vengo a repetir lo que decía justamente al principio. Un artista debe ser honesto consigo mismo, pero también con todo el mundo. En mi caso he crecido fiel a esa idea, al mismo tiempo que conociendo y luego desarrollando distintas vías para expresar mi talento. Es cierto que llegas a un punto donde debes sincerarte y tener claro con qué herramientas te manejas mejor. Eso es primordial. No todo es válido. Puedes caer en la tentación de quererlo todo y convertir tus pasos en tropiezos. Yo ahora mismo, por ejemplo, utilizo mucho menos equipo del que igual otro en mí mismo lugar emplearía. He aprendido con los años que mis mejores aliados, los que mejor se complementan con mi manera de componer son un MPC-2000 y un Nordlead. Ellos son el motor de la mayoría de mis canciones. Si minimizas las opciones, acertarás, ya que confundirás menos a tu creatividad, y por lo contrario ésta se desprenderá con más justeza.

¿Dónde has encontrado la inspiración esta vez para construir Bergen? Tengo entendido que muy bien rodeado tanto de un ambiente de lo más familiar como de una naturaleza envidiable… ¿se complementa todo esto bien con la producción de un disco pensado mayormente para la pista de baile?

Concretamente ha sido compuesto en el estudio que tengo en mi propia casa en la localidad de Bergen Aan Zee, que está en la costa norte de los Países Bajos, no la confundamos con otra situada más al sur. También creo que hay otro sitio con el mismo nombre por Noruega… Bueno, lo cierto es que trabajar en casa es una gozada. Un plácido lujo. Ha sido muy entretenido y espontáneo el ir escribiendo cada pieza en medio de mis otros quehaceres diarios. Y de mis seres queridos. Un mundo totalmente opuesto a como solía trabajar antes, esto es, me marchaba a un estudio de grabación donde me pasaba todo un día entero encerrado trabajando en algo en concreto. Imagínate por un momento lo bueno que es sentirse sin esa presión de no salir de cuatro paredes sin ese ‘algo’ medio acabado, y por lo contrario intercalar ratos componiendo con otros tan cotidianos como preparar huevos, hacer los platos o jugar con mi hija. En dos palabras: “sin presión”.

¿Incluso has incluido a tu novia haciendo voces para el corte Always Be with You verdad? ¿Cómo surgió esta idea… el primer paso fue tuyo o más de ella? ¿Qué otras sorpresas esconde el nuevo álbum?

Pues creo recordar que fue precisamente ella la que una vez que pasó a visitarme por el estudio de casa, desenterró esa idea. Incluso llegamos a marcarnos una especie de dueto, grabé tanto su voz como la mía. Al final decidí borrar las mías, sinceramente y tras escuchar el resultado, me parecía lo más obvio y entonces centrar toda la atención solo en los vocales de ella. Puedo decir también que en un principio, muy muy al principio, meditamos grabar pistas meramente por diversión, pero luego, a la hora de la verdad, que un, o una cantante profesional las interpretase. Pero que va, ni de coña, una vez todo quedó en su sitio me dije a mi mismo “esto funciona, es lo suficientemente bueno”. La mayor sorpresa, y espero que la percibáis todos, es la que yo mismo me llevé al poder componer el disco rodeado de mi familia. Algo entrañable. Incluso esto que acabo de contar con mi mujer, no ha sido necesario contratar a ningún artista top de allende los mares, ni nada parecido, como cuando por ejemplo sí que lo hice hace unos años atrás con Tyree Cooper, Romanthony… Todo ha discurrido de un modo muy hogareño, se trata de un disco hecho con y desde el corazón.

Como ahora saben todos, te pillé un poco traspuesto tras haber estado trabajando mogollón de horas en tu nuevo directo. Teniendo en cuenta que es un disco refinado que igual se baila, que se puede escuchar tranquilamente en el salón de casa o volando en un avión ¿cómo te organizas para contentar luego a todos los públicos, a todas las pistas a las que te enfrentes?

Estoy diseñando diferentes opciones para cuando lo interprete en directo. Te aseguro que tengo mis armas guardadas para cuando me enfrente también a una pista más frenética y deseosa de bailar. Estoy trabajando con constancia en las bases rítmicas sobretodo. Verteré más pegada, o menos, según se presente la ocasión. En todo caso tampoco quiero que se pierda la esencia que dices posee el disco, esa fineza, de hecho así lo creo, me gusta la idea de que sirva también para acompañar diversas situaciones cotidianas. En definitiva, y cuando lo toque sobre un escenario, jugaré lo mejor posible mis cartas para acertar y que, aun poseyendo acordes amables, y contando con los ingredientes principales que identifican cada tema, pueda ser incontestable como lo es la pegada que pueda tener un buen directo de techno.

¿Te concentras normalmente en trabajar única y exclusivamente un tema hasta que lo dejas encaminado o…?

Ah no, para nada. Más bien todo lo contrario. Ahora mismo soy capaz de trabajar en hasta 20 temas al mismo tiempo. Por norma general soy mucho de abrir un proyecto, dedicarle qué sé yo… unos diez minutos, lo vuelvo a cerrar, y me meto de lleno con otro distinto. No sabría cómo expresarlo con exactitud y con palabras, pero el caso es que avanzando de este modo, el resultado luego es bastante satisfactorio. Es como si pasase una corriente de aire fresco y los dejase ahí reposando tranquilamente hasta que les vuelve a llegar su hora. Nunca fuerzo nada.

Hasta ahora, todos tus lanzamientos habían sido publicados básicamente por Rush Hour, sin embargo ahora firmas para Dekmantel… donde, aquellos que controlan tu carrera como artista sabrán llevas pinchando en sus eventos sin parar más de una década ¿publicar por fin con ellos es como la guinda a años de reconocimiento?

Mi relación con Dekmantel siempre ha sido extraordinaria. Es ahora cuando verdaderamente se están volcando y dándole una salida importante al apartado discográfico. Era, y es, el momento idóneo para publicar con ellos. Esto encima sin mala praxis alguna, queda evidente que en Ámsterdam, todos, formamos una gran familia. Y me repito, ‘todos’ compartimos los mismos retos, tenemos idénticos objetivos, por eso es fabuloso que ésta se mantenga unida. Es cierto que edité mis 3 anteriores álbumes en Rush Hour, ahora era el momento ideal de seguir el curso de mi carrera musical en este otro lado del clan, y sin rompecabezas o disgustos de por medio. Mi debut fue con Rush Hour allá por 2006, el EP titulado Live With The BBQ, muy feliz de que ocurriese de tal manera, y muy contento también con cómo ha transcurrido todo después, y hasta ahora, que recién sale Bergen, mi debut en Dekmantel en su división como sello.

Mucha gente aquí en España está loca de gusto por el Dekmantel Festival. Tengo amigos que ya se movilizaron incluso para alquilar sitio donde quedarse, y por supuesto ya adquirieron los tickets para la edición 2018. Tu que te has pateado medio mundo y actuado en infinidad de eventos… Según tú, ¿qué tiene Dekmantel que no ofrezca otros?

Debe ser porque se trata de un festival hecho con mucho cariño y que a su vez transcurre –sobretodo- en un entorno único, como muy campestre – el Amsterdamse Bos, un parque tres veces más grande que el Central Park de Nueva York- y que sin embargo queda muy accesible para todo el mundo. Nada de pillar un coche y hacer una excursión a la montaña. Está muy cerca del mismo centro de Ámsterdam. Se trata también de un evento que cuenta solo con tres escenarios, algunas veces cuatro, todos ellos muy bien interconectados entre sí. Para quien lo vive en primera persona resulta muy entrañable. Dicho de otra forma, la gente se siente como en casa. Es fantástico que no se rinda culto a escenarios despampanantes llenos de luces, confetis u otro tipo de parafernalias, eventos donde lo que más importa es enlatar la pista con miles y miles de personas. Cuantas más, mejor. En el caso de Dekmantel creo que solo ponen a la venta diez mil entradas, cuando estas se venden, paran en seco y no inflan el aforo vendiendo más. Durante los últimos cuatro o cinco años siempre se ha mantenido el mismo número. Sí que han mejorado en infraestructura, en equipos de sonido… pero nada de exceder su capacidad. Tampoco el cartel se centra únicamente en los supuestamente ‘artistas top’ del momento, se cuida mucho una programación donde descubrir talentos emergentes u otros DJs más desconocidos pero con una capacidad innegable. Me consta que los organizadores quieren mantenerse fieles a esta filosofía, mejor dicho, a esta boutique que ya de si tiene un buen tamaño, pero sin convertirlo en un hipermercado… son felices así, y nada de crecer burdamente con tal de hacer más caja.

No me cabe duda que los promotores neerlandeses están entre los mejores y más respetados del mundo, así a bote pronto me viene a la cabeza también la semana de ADE ... ¿Cómo describirías la actitud y la dedicación de las personas que trabajan detrás de todo esto? ¿Es que se lleva directamente en la sangre holandesa o…?

Por un lado creo que tienes bastante razón y está en el ADN del holandés, por el otro pienso que desde principios de los años 90 la escena holandesa se lo ha estado currando mucho para intentar convertirse en algo profesional. Fue allá por los años 1991 y 1992, cuando la gente comenzó a organizar ‘raves’, de las ilegales y en naves abandonadas… que los emprendedores se coscaron rápidamente que podrían abrirse camino haciendo fiestas a la vez que se ganaban la vida. Vieron la oportunidad de negocio, pocas bromas con eso debieron pensar ya por aquel entonces. Han pasado ya la friolera de 27 años y desde luego la escena se fue profesionalizando hasta alcanzar el punto en el que nos encontramos ahora. Aquí en los Países Bajos no es para nada extraño que un adolescente le diga a sus padres “voy a estudiar para ser promotor de un festival o de una serie de eventos”, es actualmente un empleo respetado y muy bien aceptado.

¿Qué prefieres para actuar: salas inmensas repletas de clubbers ansiosos por sudar, festivales coloristas de tres días o salas más pequeñas donde alargando el brazo tocas a la gente que tienes en frente?

Elegiría una combinación de todo eso. Y de nuevo mencionaría la oferta de Dekmantel, donde a pesar de contar con un buen número de asistentes, aún te encuentras dentro de un ambiente bastante ameno y cercano. Toqué incluso en el escenario principal, el cual no es una nimiedad de espacio, y aun así, era como estar rodeado de una gran familia. Por otro lado, me gustan muchísimo los eventos que se celebran de día. Hay muchos que cumplen ese requisito y donde pinchando para un público que ronda entre las 500 y las 1000 personas, uno se siente muy a gusto. Son sin duda alguna mis favoritos. Si ya la cosa aumenta, ok, me lo puedo pasar muy bien, pero para mí se pierde esencia e identidad.

¿Alguna vez has pinchado música para tus críos? ¿Te gustaría que siguieran tus pasos?

Y tanto que sí, ¡lo hago todos los días! Y la verdad es que espero que no, que no vayan por el mismo camino que su padre (risas)

Has estado colaborando, trabajando con grandes artistas como Steffi, Seth Troxler, etc. Remezclado nada menos que a New Order o Cassius… Debes estar muy orgulloso y feliz con todo eso, sin embargo, he leído que te hubiera encantado trabajar con Prince.

¡Ah Prince! Si, si, lo que pasa es que ya nos dejó. Pero por supuesto que sí, me hubiese encantado trabajar con él, para mi él es el maestro del funk. Tuve la oportunidad de verlo actuar en directo en una ocasión, en Toronto, Canadá. Fue a-co-jo-nan-te, también la primera vez que tuve la sensación de tener delante de mis narices a alguien infinitamente mejor que yo. Me dije “santo cielo, este tío sí que sabe cómo entretener”. Una lástima que no nos hayamos cruzado y hubiésemos trabajado en algo juntos. Pero amigo mío, en esta vida ¡nunca se puede tener todo! Ni siquiera me he atrevido en todos estos años en hacer algún edit de su música para pincharlo en mis sesiones. En todo caso, he usado originales, unos cuantos, en mis inicios a los platos era más ‘abierto’ a expresarme a los platos con sonidos negros, disco, en la mayoría de los clubes donde actué en los últimos tiempos me he centrado mucho más al house y el techno. Cuando se tercia, y esto siempre en locales pequeños, me encanta atreverme aún con algo de jazz, soul, reggae… da lo mismo, cualquier cosa que me inspire. En mi background encontrarías también desde el hip hop de Ol’ Dirty Bastard al punk rock de Millencolin. Por si sientes curiosidad, mi canción favorita de Prince es The Ballad of Dorothy Parker.

Hablando de coleccionar... ¡te veo siempre con sombreros y gorras! ¿Algún otro pasatiempo u obsesión que puedas confesarnos?

Por alguna razón que desconozco, o quizás sí que la conozco, pues no tengo pelo en mi cabeza, soy calvo, a mucha gente le ha dado por regalarme gorras y sombreros. Y bueno, la verdad es que me encanta llevarlos, creo que dan un puntito de color a mi estilismo. Y si, en algún momento me dio por coleccionar concretamente gorras. Mucha culpa tienen también mis amigos de Patta ¿los conoces? Son una marca y tienda de aquí de Ámsterdam. Tengo un rollo maravilloso con ellos, por lo que de algún modo se han dedicado a esponsorizarme y no paran de pasarme todo lo nuevo que les llega. Y algún hobby confesable, pues te diría que la jardinería ¡Me encanta cultivar mis propias frutas y verduras! En otras palabras… ¡lo que como! Tengo la fortuna de tener para esto un jardín bastante hermoso. No solo un rincón. No es que me haya vuelto millonario, para nada, sino que nos fuimos yo y mi familia fuera de la ciudad, donde ya sabemos, a la costa y en contacto constante con la naturaleza.

¿Sin tirar de dos masters y tres carreras, deduzco entonces que eres vegetariano?

Así es, no te equivocas. Procuro evitar todo lo que implica matar. Creo que es bueno para el propio karma no estar en medio del asesinato de otras especies animales. Igualmente, y esto está más que comprobado, físicamente es mucho más beneficioso para el propio organismo. Si se consume carne, tu cuerpo por dentro lo sufre a la larga. Yo le diría a todo el mundo “intenta ser veggie durante un par de semanas, y entonces valora como te sientes”. Creo que todos optarían por la opción ‘verde’ ya que además de perder peso, te encontrarías mucho mejor en todos los aspectos físicos.

¿Qué te faltaría aún por lograr en la vida? Alguna experiencia como artista o mejor aún, como persona… Seguro que me entiendes.

Menuda pregunta difícil para acabar ¡eh! Durante mucho tiempo tenía el enorme deseo de tener un niño, algo que ya se hizo realidad teniendo a mi estupenda hija, así que esa casilla ya está marcada. Viajar, eso es otra cosa que me encant… pero que digo, si no paro de viajar, otra cruz para esa casilla. Vayamos con una que si sigue rondando por mi cabeza y aún no se ha cumplido: me encantaría ser un educador, enseñar a niños todas las cosas que sé, todas las cosas que aprendí desde hace tiempo, mucho tiempo. Sería un sueño formar a las nuevas generaciones.


Más información:

Tom Trago: Web Oficial
Dekmantel: Web Oficial

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD