PUBLICIDAD
Max Cooper

Max Cooper

Publicada el 17 Septiembre 2018 por Armando Gallego
One Hundred Billion Sparks supondrá el tercer LP en la carrera de Max Cooper, un trabajo con inspiraciones y métodos poco convencionales por los que preguntar para poder entender mejor su obra más personal. Esto es una conversación musical con un doctorado en Biología Computacional para tratar de conocer sus inquietudes, comprender el devenir de una trayectoria con más de una década de vida o descubrir todos los detalles de su más fascinante e inminente trabajo. Las respuestas no podían ser de otra forma que complejas como su discurso musical, y sus ideas abiertas como la ciencia: mirando al futuro, desde su perspectiva.

Más de diez años de carrera, tres álbumes, un Balance, dos sellos –contando el extinto Fields–, casi un centenar de remezclas, diferentes tipos de directos, cientos de videoclips... Pero fue el pasado mes de mayo cuando, por fin, debutaste en Madrid, en Mondo Disko. ¿Por qué tan tarde? ¿Consideras tu música accesible a todo tipo de escenas?

Lo sé, es extraño que me llevase tanto tiempo tocar en Madrid. Desde hace tiempo la gente me preguntaba cuando vendría, pero, a veces, la cosa funciona así para que tu plantes una semilla en ciertos lugares con un primer bolo importante. Al inicio de mi carrera, por ejemplo, toqué mucho en Rusia, luego vino Francia, más tarde Holanda -donde sigo yendo bastante-, recientemente Italia... parece que en ciertos lugares gusta mi sonido en diferentes épocas. Por otro lado, las promotoras, a menudo prefieren contratar a los artistas que ven haciendo un buen trabajo para los promotores locales, así que estos primeros bolos son clave y cuentan mucho en nuevas ciudades. Pienso que este efecto es particularmente cierto en mí, ya que haciendo música tan diferente, a veces, los promotores están preocupados por que aparezca y ponga música ambient, experimental y rara; pero realmente pincharé lo que creo que es correcto para el evento. Poseo un gran rango de posibilidades dentro de mi discurso para mis diferentes tipos de directos: unas veces para audiencias de auditorio, otras para fiesta Techno o incluso para instalaciones de arte. Disfruto de la variedad y el desafío por afrontar cada espectáculo de manera diferente.

No pude asistir a aquella fiesta pero me comentaron que estuviste muy bien, tanto en el Live como en el DJ Set posterior. ¿Cuál fue tu sensación desde la cabina? ¿Qué formato prefieres en tus actuaciones?

Oh, gracias, ¡mola escuchar eso! Mi formato preferido es exactamente ese: tener mucho tiempo para hacer un directo con visuales y luego un DJ Set de, mínimo, tres horas de duración; lo ideal sería más porque me apasionan muchos tipos de géneros y estilos, y este formato me daría tiempo para explorar más cosas así como poder poner algunas de mis viejas producciones que la gente quiere oír.

Antes mencionaba que cuentas con tres LP's en tu discografía, el último, One Hundred Billion Sparks, saldrá próximamente en tu sello MESH. ¿Qué concepto descubriremos? ¿Cómo fue ese proceso solitario de creación?

Decidí enfocarme en un álbum que mirase hacia mis adentros, hacia quienes somos y qué nos crea. Una manera de resumir la respuesta con una buena imagen, siendo “Cien mil millones de neuronas chispeantes” el título del álbum. Es por esto que el proyecto comenzó con un periodo de completo aislamiento. Leí mucho para trabajar en los sentimientos y conceptos: cada tema es el resultado de una historia visual que acabaría haciéndose realidad con la colaboración de artistas visuales.

Siendo honesto, realmente me gustó el mes que pasé en solitario. Estuve en una bonita parte del mundo como los valles de Gales, en la cima de una colina llamada Gribbyn Cottage. Encuentro la vida normal como un bombardeo constante y frenético de información, me esfuerzo por estar al día con todo, por lo que me vino bien alejarme de todo y tener algo de tiempo real para explorar las ideas y sensaciones que surgieron para crear el álbum.

Cuando escucho un disco saco mis propias conclusiones sobre la intención de cada autor con su nueva obra. En el caso de One Hundred Billion Sparks, tengo la sensación de establecer una conexión personal contigo, con un sonido emocional que abarca muchos sentimientos y posiciona al oyente en una cascada de sensaciones. ¿Estoy escuchando bien?

Si, por la forma en que creé el álbum. Pienso que es mi trabajo más personal. Me encerré fuera, y no incluí ninguna colaboración, solamente añadí algún pequeño elemento vocal cuando el resto estaba terminado; mientras que en mis trabajos anteriores siempre incluían colaboraciones. Además el concepto del disco era esa mirada introspectiva, así que la honestidad y la emoción fueron fundamentales en ese proceso, por lo que me halaga saber lo que te ha supuesto escuchar mi trabajo.

El primer adelanto, Hope, vino acompañado de un vídeo excepcional de Thomas Vanz, ¡vaya final! ¿Qué puedes adelantarnos del resto de material visual?

Si, la temática visual de cada pista fue creada al mismo tiempo que la música, todo conectado a un proceso introspectivo sobre lo que hay dentro de nosotros en nuestras brillantes neuronas. La historia comienza con la construcción de algunos bloques de acción neuronal, como ha dramatizado de forma épica Thomas, y otros fundamentos de la lógica y la computación que, presumiblemente, también son importantes. Más tarde la historia se desarrolla para incluir actividades cerebrales de alto nivel como la creación de las construcciones de identidad, la voluntad, la creación de significado, los recuerdos y emociones complejas. Cada tema fue desarrollado para su propia colaboración visual, y la música fue el resultado de esas ideas visuales, así como los sentimientos e ideas contenidas en cada concepto. Entonces, por ejemplo, Hope contiene exactamente ese sentimiento musical y visual, pero también muestra una interpretación artística de un proceso molecular de acciones neuronales: existe un vínculo entre el concepto y el producto final audiovisual en varios niveles diferentes; y esto ocurre en todas las pistas del álbum.

Entre las primeras fechas confirmadas aparece una en el Centro Botín, en Santander, un espacio óptimo para un discurso como el tuyo, que va más allá de la música. ¿El tour de presentación tendrá una configuración especial? ¿Podemos esperar una experiencia completa?

Sí, he estado trabajando en un nuevo formato especial para esta gira, para que la audiencia se envuelva en la experiencia visual, con muchas pantallas y proyectores para una inmersión extra.

¿Y para cuándo la segunda visita a Madrid? Podría ser con un show 4D, se me ocurren un par de sitios, ahí lo dejo.

No lo sé. Ojalá pueda volver para el tour del álbum.

Siempre has comentado que tu inspiración o ideas pueden salir de tus conocimientos científicos, del arte o del trabajo en el estudio: con diferentes tonalidades melódicas, nuevas técnicas, ensayo con sintetizadores... ¿Hacia dónde va tu sonido? ¿Te cierras a otros registros?

La tecnología avanza rápidamente, esto define una parte importante de mi trayectoria musical. Pero, por supuesto, seguiré siendo yo, así que no espero perder ese sentimiento detrás de las técnicas.

Bueno, ¡también publicaste el Balance número 30! Ya considerada una entrega atemporal por su eclecticismo y complejo trabajo en la mezcla del tracklist: con cada escucha se van descubriendo detalles, una experiencia muy atractiva y duradera. Vaya año llevas.

Jajaja, ¡gracias! Fue un proyecto genial: siempre es un placer invertir parte del valioso tiempo con música increíble y las producciones del momento. Hay tantos grandes productores ahí fuera ahora mismo… y, por lo general, no tengo tiempo suficiente para apreciar completamente lo que ellos están haciendo, así que me abrió los ojos tener tiempo para dedicarme a encontrar nueva música y descomponerla para reconstruir el mix. Lo enfoqué como si fuera un gran proyecto de producción, mejorando y reorganizando la mayoría de las pistas incluidas. Muchas gracias a todos esos grandes productores que me dejaron incluir su trabajo en el mío.

Tras un año excelso como este, ¿en qué nuevos proyectos andas trabajando?

El próximo gran proyecto será la reelaboración de uno de mis compositores favoritos de siempre, experimentando con otro músico y un programador en una nueva tecnología de producción y una nueva forma de interpretación en vivo. Pero prepararme para el nuevo tour de O.H.B.S. me va a mantener ocupado por el momento.

¿Y los siguientes planes para tu plataforma MESH? ¿Te interesaría publicar en otros sellos o MESH es tu sitio?

Algunos proyectos podrían salir en otros sellos, pero para mis trabajos en solitario saldrán en Mesh. Estoy tratando de crear un nuevo colectivo de productores con ideas similares, interesados en impulsar lo que puede ser la música a medida que accedemos a tantas nuevas herramientas creativas. De ahí las primeras referencias del sello con Rob Clouth, Nicolas Bougaieff y algunos otros con los que estamos hablando: productores con ganas de experimentar con nuevas ideas y tecnología.

La corriente actual de la escena electrónica global está reviviendo géneros o estilos olvidados como el Jungle Rave, Electro americano, E.B.M... ¿Considerarías esto una falta de originalidad, un proceso necesario para regenerar formas creativas estancadas o, simplemente, pura nostalgia?

La creatividad consiste en combinar viejas ideas con nuevas formas, así que me parece natural. Se supone que las iteraciones modernas también serán un poco diferentes y se conseguirán avances.

¿Qué artistas sigues actualmente? ¿Algún descubrimiento peculiar? Tanto musicales como visuales.

Recue, Bing and Ruth, Lee Chapman, Ben Lukas Boysen, Lusine, Tenebre, Com Truise, Synkro… Poppy Ackroyd es genial. Probablemente estos son los que más escucho últimamente.

¿Y un trabajo que te haya llamado mucho la atención?

El nuevo EP de Synkro y Arovane es asombroso. Y el nuevo, y loco, trabajo melódico de Nicolas Bougaieff me dejó totalmente impresionado.

Última pregunta. Tú, como norirlandés residente en Londres, me gustaría conocer tu opinión sobre el debate abierto con respecto al futuro del Reino Unido en Europa. ¿Qué conclusiones te está dejando el Brexit? Por aquí, en España, la sensación es de mucha incertidumbre.

Sí, creo que Belfast es el único lugar en Europa donde siguen existiendo enormes barreras que dividen la comunidad. En mi opinión, el Brexit, parece ser otra barrera más que se está levantando y no un progreso. Pero en general estamos avanzando en la dirección correcta con mucha más comunicación a través de las fronteras y una mayor comprensión después de muchos años de emigración. No hace mucho tiempo que Europa estuvo envuelta en grandes guerras internas, algo lo que ahora sería impensable.


Más información:

Max Cooper: Web Oficial | Facebook | Soundcloud | Twitter

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD