Juan Ramos

Juan Ramos

Publicada el 17 Enero 2018 por Javi López

Es de agradecer que fiestas de aquí apuesten por newcomers para desarrollar sets de seis horas. Es el caso de la fiesta Discoteca, la cual este viernes programa en Siroco (Madrid) a Juan Ramos, joven DJ y productor norteamericano afincado en Berlín que con un par de referencias en ESP Institute y la dirección de las fiestas Cocktail d'Amore se ha ganado el respeto de los más entendidos del lugar. Estamos ante un artista particular, alejado de los cánones, y que en sus sesiones abarca diferentes estilos con valentía y desparpajo. Produciendo es igual de libérrimo y salvaje. Conectamos con él para conocerle mejor.

Actúas en Discoteca, en la Sala Siroco de Madrid, este viernes. Estarás toda la noche a los mandos. ¿Qué podemos esperar de tu set?

Siempre juego con el factor sorpresa cuando pincho. Así que nunca puedo estar seguro de cómo se desarrollará la noche. Lo único que sé es que exploraré varios terrenos musicales para mantener a todos en alerta… Por así decirlo.

¿Conoces algo de la escena y el público español?

En realidad, será mi primera vez en España. Al margen de los comentarios que recibo de compañeros DJ's, no tengo mucha idea de qué esperar. En general, tengo la impresión de que el público español es muy animado y cálido.

Tienes un nombre artístico muy castizo: Juan Ramos. Podrías ser un DJ de Albacete pero en realidad eres un americano que vive en Berlín...

Juan Ramos es mi verdadero nombre ¡Lo juro! (Risas) Crecí en los Estados Unidos, pero mis padres son de Puerto Rico, de ahí mi nombre tan 'español'.

¡Ah… ok!

Mi madre emigró a los Estados Unidos desde la isla cuando era muy joven y mi padre creció en Nueva York, donde hay una gran comunidad de puertorriqueños. Nací justo al lado, en Connecticut, donde también hay una población bastante numerosa de puertorriqueños, así que tuve la suerte de tener muchas de las influencias de la cultura de mis padres, además de recibir una educación estadounidense.

Supongo que de pequeño escuchaste mucha música latina.

La verdad es que un poco de todo. Mis abuelos adoraban a todos los maestros afro-latinos, pero mis padres y tíos, que eran relativamente jóvenes, me expusieron al hip hop y al freestyle. Sin embargo, muchos de mis amigos estaban interesados en el rock, así que también pasé mucho tiempo escuchando estilos más guitarreros, especialmente en mi adolescencia.

Viviendo en Connecticut, y considerando que Estados Unidos y Europa son dos mundos totalmente diferente en cuestión de música electrónica… ¿Cómo conseguiste conectar con la escena clubbing?

Mi primera experiencia real con la música electrónica en persona fue cuando tenía 19 años. Una amiga mía que pinchaba en los clubes gay locales me pidió que fuera a Nueva York con ella para escuchar a Danny Tenaglia pinchar en Pacha… Y esa fue mi primera gran noche como clubber.

No es un mal comienzo...

Crecí en un pequeño pueblo de 10,000 personas, allí no había ninguna escena ¡Si apenas teníamos farolas! Después de esa experiencia inicial comencé a ir en coche a Nueva York todos los fines de semana para acudir a fiestas. Sólo puedo hablar de la escena en los Estados Unidos por lo que era cuando vivía allí. Durante mucho tiempo estuvo estancada en los mismos cánones, pero parece ser que ahora las cosas son diferentes.

¿Por qué decidiste mudarte a Berlín?

Mudarme a Berlín fue una combinación de un romance que estaba teniendo en ese momento junto con darme cuenta de que realmente no podía hacer las cosas que quería en el lugar donde vivía. Se presentó la oportunidad y me tiré a la piscina. Los años que llevo aquí han sido agridulces en muchos sentidos, pero no los cambiaría por nada del mundo. La ciudad me ha enseñado muchas lecciones y creo que he aprendido a vivir como un adulto. O algo parecido.

En Berlín ha sido donde has comenzado a operar de verdad como DJ y productor. Tienes pocos discos en el mercado, pero todos ellos son notables. Además se nota que quieres defender un sonido propio: un cruce de estética electro, estructuras propias del house abstracto y todo ello con una variada paleta de sonidos. ¿Qué intención esconde tu música?

Realmente no hay una sola cosa que pueda señalar que defina cómo me enfoco en hacer música. Me gusta ir en direcciones desconocidas… Me interesa dejar que las personas interpreten a su manera cada tema, por eso disfruto tanto de la producción instrumental. Deja una interpretación abierta y hace que cada oyente la viva de manera diferente.

¿Qué usas para crear?

Cuando trabajo solo grabo con Ableton Live. Hay veces que baso mis producciones en samples ya que busco sonidos que no puedo crear con mis máquinas, pero la mayoría de las veces las ideas las comienzo con hardware. Me gusta producir a partir del tacto de las máquinas, es algo más físico… Pero al final siempre acabo dándole vueltas a las muestras para conseguir un sonido distintivo. En definitiva, no me cierro a nada.

Ese carácter libre de tus producciones también lo trasladas a tus DJ sets. Te gusta saltar entre géneros.

Mi objetivo personal como DJ es trabajar en las fronteras de lo psicodélico y lo emocional; y ser lo suficientemente dinámico como para mantener a la audiencia con la cabeza, los corazones y los pies en movimiento. Siempre me han aburrido los DJs que se mantienen anclados en un único estilo; yo disfruto conectando los puntos entre géneros para expresar mejor las similitudes de toda la música que existe en el mundo.

 

¿Qué tienes ahora en proceso?

Mi primer EP en solitario en Cocktail d'Amore verá la luz en los próximos meses, así como la segunda referencia de mi proyecto Green Vision, que será un lanzamiento compartido entre Cocktail d'Amore y Ene. ESP Institute también editará otro maxi de Green Vision y estamos planificando el lanzamiento de mi primer LP para el próximo verano.

También diriges las fiestas mensuales de Cocktail d'Amore ¿Qué te aporta esta responsabilidad en tu vida artística?

Cuando comencé a trabajar con Discodromo (jefe de Cocktail d'Amore), manejaba las cosas del día a día para el sello, ahora sólo me enfoco en la organización de nuestra fiesta mensual. Gracias a Cocktail puedo hacer lo que hago ahora. Ha sido el lugar donde me han dado total libertad para experimentar y probar cosas nuevas. Me siento muy cómodo programando… Además es muy gratificante ver como el público también valora el factor riesgo en nuestras fiestas.

Como ya hemos comentado, otro de tus proyectos principales es Greenvision (junto con el productor italiano Luca Trent). Vuestro EP de debut es una colisión extraña entre sonidos industriales y paisajes Balearic. Háblanos un poco más de este proyecto.

Luca y yo somos buenos amigos, nos conocimos aquí en Berlín y conectamos musicalmente de forma muy natural. El uno fortalece al otro cuando estamos en el estudio, siempre ha sido fácil para nosotros experimentar con todas nuestras influencias. Creo que nuestra compenetración nos está llevando a producir material muy interesante.

A pesar de que eres muy abierto, tendrás algunas influencias clave que te han ayudado a ser el artista que eres. ¿Cuáles son?

Diría que estoy más influenciado por períodos de mi vida que por artistas o discos específicos. He tenido largos períodos en los que he escuchado absolutamente de todo. Para mi la libertad de miras enriquece cualquier actividad creativa. Por supuesto, también quiero valorar el apoyo de mi familia y las personas que me rodean, creo que eso es un aspecto muy importante para sentirse motivado y confiado en lo que haces.

¿Y fuera de la música qué te interesa?

Me encanta el cine de los 70s, tanto visualmente como por sus ideas. Por ejemplo los filmes Blaxplotation o el cine giallo (subgénero italiano derivado del thriller y el cine de terror), ambos géneros me abrieron a nuevas perspectivas como espectador, además son películas que tienen muy buenas bandas sonoras. También me gustan los cómics, pero han sido más secundarios. Con el paso de los años he seguido enganchado a Heavy Metal Magazine, una revista en la que han colaborado artistas muy importantes como Jean Giraud (Moebius) y Herikberto. Recuerdo sus contribuciones como algo alucinante, incluso si sus cómics no tuviera una línea argumental, podría ver sus ilustraciones cientos de veces y todavía las encontraría entretenidas.


Juan Ramos pincha este viernes 19 de enero toda la noche en la fiesta Discoteca en Siroco (Madrid)


Más información:

Juan Ramos: Facebook | Soundcloud

Compartir:

Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo