PUBLICIDAD
Giorgia Angiuli

Giorgia Angiuli

Publicada el 26 Septiembre 2018 por Bruno Garca
La italiana Giorgia Angiuli ha tenido que esperar un buen puñado de años para crecer y convertirse en una verdadera ‘niña-adulta’. Bajo el actual amparo de un entorno divertido y colorista –juguetes y todo tipo de chismes inesperados inclusive- nos encontramos con una multi-instrumentista y artista de directo revolucionaria que conquista la pista de baile a base de electrónica variopinta y techno melódico de altos vuelos. La nacida en Puglia ha publicado ya en sellos como Suara, Systematic, Moodmusic, Blaufield Music o por supuesto Stil Vor Talent, discográfica alemana para la que está ya preparando su álbum de debut. Muy pronto la tendremos de visita por España demostrando tablas y valía en un enclave y escenario tan chulo como es el del Fort Festival, a celebrarse el primer fin de semana de octubre en el recinto medieval de Tossa de Mar (Girona). Aprovechamos la ocasión para charlar un poco con ella. 

Antecedentes: tu primer aprendizaje fue estudiando música clásica en el conservatorio; creciste además en una familia de músicos, tocaste en bandas... Te debió ayudar muchísimo todo aquello para lograr la soltura que tienes ahora. Y el estudio de solfeo, ¿ideal para crear armonías y melodías con las que brillas tanto, no es así?

Yo pienso que nunca deberíamos parar de estudiar, no es en absoluto aconsejable estancarnos, aprender ayuda sin duda a mejorar tu propia creatividad. Y por supuesto que sí, el mero hecho de haber crecido en una familia plagada de músicos me ha dado una oportunidad única de pasar muchísimo tiempo junto a ella, por y para ella; quiero decir, inmersa al máximo dentro de la propia música… Dicho esto, es más que razonable que jamás me imagine mi vida sin ella. Por otro lado, está claro, todas las experiencias sean del tipo que sean nos ayudan siempre a construir nuestra propia identidad, me hace sentir muy alegre el no haberme nunca centrado en un solo género musical, he tenido la oportunidad de actuar o tocar con diferente tipo de personas y diferentes estilos musicales.

Por otro lado: psicología, ingenuidad, temperamento, incluso las dos estaciones más radicales del año "verano e invierno" ¿cómo inspiran o ayudan este tipo de factores a una artista talentosa como tú?

Muchas gracias por describirme como una artista talentosa (risas). Sinceramente no sé si realmente lo soy, o no, lo que sí puedo garantizar es que poseo una pasión inmensa. Ese asunto de la inspiración es aún todo un misterio para mí. Recuerdo que hace un montón de años solía soñar melodías y por eso mismo despertarme a mitad de la noche para procurar capturar y no perder esas ideas. A día de hoy trabajo creando música casi a diario. Por lo que podría decirse que he perdido un poco esta actitud "romántica" en mi manera de componer. ¿Sabes qué? en realidad la vida cotidiana no para de enviarnos mensajes y, a veces, estos mensajes son tan fuertes que yo al menos necesito traducirlos, transformarlos en lo que más amo… música.

Todo el mundo va teniendo ya claro que eres un artista defensora a ultranza de un escenario con maquinitas, instrumentos y demás cachivaches ¿qué puedes decirnos sobre tu tinglado actual? ¿Qué es a día de hoy esencial para ti?

Soy una enamorada del diseño y las nuevas tecnologías, esta es una de las principales razones por las que acostumbro a cambiar mi equipo (set) a menudo. Por ejemplo, mañana mismo actuaré con un “guante bluetooth”. Me gusta imaginar mi actuación en directo como una verdadera función. En el pasado acostumbraba llevar también a mis directos una máquina de olores, otra para hacer algodón dulce, otro cacharro que iba haciendo pompas de jabón mientras tocaba… desde luego estaba muy pendiente de como luciría todo durante cada show. También me considero una coleccionista de juguetes, son algo que me encanta llevar conmigo al escenario. Luego, en cuanto a herramientas más corrientes, pues suelo tocar siempre con Ableton Live –por lo cual no desisto del todo de software- una tarjeta de sonido Apogee, un micrófono Shure SM58… todo esto, como básico e imprescindible. Después acostumbro a ir cambiando constantemente de controladores MIDI, sintetizadores, cajas de ritmo, y por supuesto de juguetes.

Me interesa ahondar en ese idilio tuyo con instrumentos de juguete. ¿Puedes hablarnos un poco más sobre ese tema? Al menos, tus favoritos ¿Fruttolo, Triola o esa pistola laser Challenger están entre ellos verdad? A todo esto, de pequeña ¿estabas rodeada de juguetes o todo lo contrario?

Lo segundo. Tuve una educación estricta. Siempre estuve rodeada de amor, pero sin embargo no se dejaron caer mucho regalándome juguetes. En todo caso, alguna que otra televisión. Es quizás por todo aquello que, una vez cumplidos los 18 años, que coincidió también cuando abandoné la ciudad donde nací y crecí, que comencé a coleccionar juguetes como una obsesa (risas) ¡Oh, sí, Fruttolo es tan chulo! Soy en general bastante fan de la marca Fisher Price, las piezas que hacían y lanzaban al mercado antes –las que yo llamo vintage- son increíbles. Ahora me estoy acordando por ejemplo de aquel tocadiscos de los 80.

¿Alguna vez estuviste mínimamente interesada en ejercer de DJ? Aunque fuese solo de manera intima en casa o frente a tus amistades.

Pues la verdad es que nunca me he puesto a ello, jamás intenté pinchar. Como mucho me he puesto alguna vez a trastear con el Ableton o con el Tracktor. Por mera diversión solamente. Pero lo cierto es que con vinilos o CD, nunca. Si tengo que pasar el tiempo expresándome con música, preferiré hacerlo siempre tocando instrumentos, cacharros… Ah, algo curioso y que me fascinó desde siempre es el ‘scratching’ con vinilos, es una técnica que me flipa y quien sabe, igual un día me da por aprenderla y luego llevarla a cabo en mis directos.

Ahora hablando más a nivel global y como artista femenina. ¿Hay todavía situaciones o noticias que te crispan? Por ejemplo, si se te juzga demasiado por ser mujer, ¿muchos cavernícolas que aún parecen estar esperando algún fallo para lanzarte a los cocodrilos?

Por desgracia, y eso que andamos ya inmersos en pleno 2018, pienso que aún existen bastantes prejuicios con respecto al género femenino dentro de la escena musical, bueno, más bien en general y en todos los empleos que existen. Esto hace que por supuesto algunos comentarios del tipo "¿quién es el productor que está detrás de ti?" (con referencias claras siempre a que debe ser un chico), me da la sensación que esto lo dicen descaradamente por el mero hecho de ser mujer ¿Tan descabellado debe ser que sea capaz de componer y producir música por mí misma? El caso es que, sobre este mismo asunto, me considero una persona muy positiva, y tengo claro que la situación cambiará pronto. Cuando me pongo a escuchar un tema nuevo, me centro únicamente en las sensaciones que me transmite esa música, jamás me paro a pensar o fijarme si éste fue creado por una chica o un chico. Es eso, simplemente me dejo llevar por las emociones que me transmite al oírlo…

Pues por aquí tenemos muy claro que te defiendes realmente bien componiendo y luego haciendo live. Es más, yo personalmente apuntaría que eres sinónimo de técnica y diversión. A lo que iba. Hace algún tiempo hablé con Octave One y para ellos, además de esa "nave nodriza" que colocan sobre el escenario, las habilidades con los teclados, etc. lo indispensable para ellos es el pulso profundo que toman con el público cada vez que actúan ¿Estás de acuerdo con esa valoración?

Antes de nada quiero dejar muy claro que soy una gran seguidora de Octave One. Dicho eso, ahora debo asentar con la cabeza para decir que estoy totalmente de acuerdo con esto que te dijeron. El público lo es todo. Luego, yo por ejemplo acostumbro a tocar con mis sintetizadores sin usar los cables MIDI, solo trabajo con la máquina y el audio que genere ésta. Este hecho me hace sentir ‘viva’ mientras estoy dándolo todo encima de un escenario… ¡Me encanta el toque humano!

¿Algún sueño que tengas siempre presente, uno al cual persigas especialmente para que se cumpla tarde o temprano?

Mi mayor sueño es combinar música, niños y beneficencia. Por ejemplo impartir, o llevar música a los hospitales. Tengo claro que la música puede ser una medicina muy poderosa. Otra cuestión por la que estoy muy interesada es por el equilibrio entre mente y frecuencias sonoras raras. Bueno, y así podría estar un buen rato ¡soltando sueños por cumplir! (risas) El caso es que una sola vida es demasiado corta para realizar de verdad todos los sueños que uno puede llegar a acumular, en concreto todos los que yo tengo.


Más información:

Giorgia Angiuli: Facebook

Compartir:

Comentarios

PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD