PUBLICIDAD
Erol Alkan

Erol Alkan

Publicada el 07 Noviembre 2018 por Bruno Garca
Se nos ha presentado una oportunidad de oro, y no la hemos desaprovechado. Nos hemos sentado a charlar con el grandísimo productor y remezclador londinense de ascendencia turca Erol Alkan ahora que por fin regresa al candelero con nuevo lanzamiento propio: Spectrum / Silver Echoes. Un lustro ha pasado a lo tonto desde aquel Illumination EP, también en su propio sello Phantasy Sound. Techno y sonidos ácidos que ahora se desvían hacia terrenos más espectrales, me atrevería a decir que incluso psicodélicos, jamás perdiéndole la cara a la pista de baile y a ese carisma único que posee. Un tipo sabio y exigente que -como abajo iréis conociendo con más detalle- no ha estado de brazos cruzados durante su aparente ‘silencio’. De todo lo que ha estado haciendo en las sombras, además de algún buen truco para no volvernos sordos en el estudio de grabación, o su bonita relación con la familia Nitsa, hablamos a continuación.

Spectrum / Silver Echoes, en Phantasy Sound, supone el primer material propio y en solitario que lanzas desde hace bastante tiempo ¡5 años! ¿Qué es lo que más te animó finalmente para volver a esta senda?

Sentí que era el momento. Además de eso, os debo confesar que tengo tal cantidad de demos amontonadas que podría estar sacándolas de aquí a la eternidad. No paro de generar ideas. Todo este tiempo no estuve perdido en el limbo, sino trabajando con otras bandas, otros artistas, lo cual es muy positivo. Me mantuve mentalmente muy activo. Muy creativo. Estoy muy satisfecho de como resultaron estos cinco años. Cumplí.

De esto quiero hablar contigo más tarde. Ahora quiero compartirte que disfruté mucho en esta reaparición con ese diálogo que planteas entre bases rítmicas bastante robustas y el ángel que generas modulando elementos analógicos…

Muchas gracias, me gusta esa descripción. Supongo que, en el caso concreto de uno de los cortes, Spectrum, estaba tratando de fusionar mi amor por el Krautrock con el Chicago House. Al mismo tiempo la intención era la de procurar generar algo único, al menos para mis oídos. Por otro lado, Silver Echoes posee la curiosa capacidad de, y repito, esto a nivel personal, de sonar distinto cada vez que lo escucho. Hay multitud de influencias implantadas dentro de ese segundo tema.

Allá por el 2013, en una conversación tuya con el compañero Luke Turner, le decías algo así como que “necesito volver a ensuciarme las manos, y volver a ejercer de DJ” ¿Te han venido de nuevo unas sensaciones similares? Por cierto, ¿esa obsesión tuya por los sets largos?

Sí, así es, la recuerdo. Quería volver a hacer mi propia música manchándome con eso, mis propias manos. Era mi deseo, tuve claro que eran razones obvias, nunca estuvo en mi cabeza lo de hacerlo solo para promocionarme. Componer música puede, emocionalmente hablando, convertirse fácilmente en una montaña rusa por lo que debes tenerlo muy claro antes de subirte a ella. Aquello de mezclar preferiblemente sesiones largas era porque, por motivos estrictamente familiares, debía salir a pinchar con menos asiduidad. La idea era tan simple como: menos viajes sí, pero las pocas sesiones que hiciese debían ser más largas. Aún soy capaz de pasarlo bien pinchando, me atrevería a decir incluso que ahora estoy con las ganas recargadas por volver a pinchar un poco más de lo habitual.

A lo que avanzabas, y para despertar a los que pensaban estabas en una isla perdido y recostado. Obviamente no ha sido así, ya que has producido a la banda de shoegaze / rock Ride, mezclados los nuevos álbumes de Daniel Avery y Gabe Gurnsey, remezclado por ejemplo a Tuff City Kids & Joe Goddard… ¿Se me olvida algo?

Afirmativo, creo que deberías sumarle a todo eso que co-produje y toqué en el The Man de The Killers, algo que os suelto ahora, pero que sin embargo no mucha gente sabe. Me gustan los desafíos, los cambios, las ideas nuevas y por supuesto trabajar fuera de mi zona de confort.

Leí en una entrevista con Ride publicada el año pasado por la revista española Mondosonoro, a Andy Bell comentando que “fue genial grabar el disco con Erol. Creo que estábamos preparados para adentrarnos en los límites de nuestra música con él. Pero cuando finalmente entramos en el estudio, el núcleo de todo siguió siendo música rock.” ¿Qué nos cuentas de tus raíces más eléctricas?

Eran comienzos de los 90 cuando empecé a sentir una pasión desmedida por toda música que tuviese guitarras distorsionadas. Ruidosas. Es por eso que crecí adorando los álbumes de Ride. Así que, como buen fan de la banda, mi intención al trabajar para ellos fue la de mantener esos elementos en todo momento. Mi amor por la música electrónica nunca me ha limitado creativamente, eso tenlo bien seguro. Yo personalmente me encargo de que así sea. Cuando trabajo con una banda o un artista, quiero que la música sea siempre su mayor altavoz, mi función no es otra que la de amplificarlo.

Tampoco quiero pasar por alto las magníficas remezclas que has hecho últimamente de artistas como Depeche Mode, Todd Terje o Gerd Janson. Soy muy fan de Gerd, de la manera en que reactiva la esencia de los 90 gracias a sus producciones… ¿cómo le conociste? ¿Habéis tenido la oportunidad de trabajar codo con codo en el estudio?

Nos conocimos vía email. Se dio el caso que decidió escribirme para decir que algunas de mis producciones y trabajos se estaban pinchando en el Panorama Bar. Nos mantuvimos en contacto desde entonces. Tal cual. El año pasado nos marcamos una sesión juntos (un b2b) con motivo de mi residencia (To The Rhythm en Londres). Y la verdad sea dicha, me divertí muchísimo pinchando junto a él. Gerd posee un saber musical enorme. Nunca he tenido la oportunidad de visitar su estudio, pero hablamos mucho mientras yo estaba remezclando su Reach Out.

La experiencia es importante en relación con la libertad artística, ¿verdad? Pero, ¿qué pasa con el instinto?

El instinto lo es todo. Bueno, para ser matemáticamente exactos: para mí el 75% sería el instinto, y el 25% la experiencia.

Algo técnico: ¿Serías tan amable de darnos algunos consejos sobre cómo tratar las frecuencias y el sonido sin saturar nuestros oídos? Seguro que sabes que muchos productores pasan, por ejemplo, demasiadas horas sin parar en el estudio, y bueno...

Claro. Lo que suelo hacer yo siempre es mezclar a un volumen digamos, íntimo. O en todo caso procurar no poner los monitores del estudio muy altos. Sólo para que mis oídos no se cansen demasiado pronto. Siempre sonará mejor así también. Ah, otra cosa, debes asegurarte, debéis aseguraros de que os hagan unos tapones para los oídos para cuando salgáis de marcha a los clubes, es esencial cuidar la audición.

El eterno dilema para muchos creadores: Hardware vs Software. Seguro que más de uno deseará saber en este momento si tú te decantas más por un camino o el otro… ¿nos sacas de dudas?

A día de hoy utilizo ambas herramientas. Ambas posibilidades son válidas. Nunca he tenido además la sensación de que una está por encima de la otra. Lo que verdaderamente importa es sopesar los pros y los contras de cada máquina o plug-in para comprobar y darte cuenta cómo sacar lo mejor de cada cosa. Esto, es una necesidad. Hay personas que creen que las máquinas analógicas son y serán siempre lo más, que nunca dejarán de estar un peldaño por encima de las herramientas digitales. Lo cual no deja de ser una verdad a medias, pues eso es cierto si solo sabes cómo usarlas correctamente y como digo, obtener lo mejor de ellas. He conocido a gente grabar material muy innovador trabajando solo con ordenadores portátiles, de los baratos además, y software normalito. Así va e irá siempre la cosa: en ambas direcciones. Ahora mismo soy un gran fan de las interfaces de UAD (Universal Audio / Thunderbolt), y los plug-ins de Waves & Soundtoys, estos suenan fantástico. La compresión, la ecualización y las reverberaciones que tienen encajan de maravilla con cualquier hardware que haya usado hasta ahora. Sin embargo el flanger y phaser que tienen no se pueden comparar con el de un buen módulo físico. Para esto suelo tirar tanto de Roland como de MXR.

Ya que mencionaste la marca ¿tienes por ahí también un set completo del SYSTEM 500 de Roland, verdad? De ser así, ¿qué tal marcha la experiencia con ese bicho?

Lo tengo, pero desde hace muy poco y no he tenido aún la oportunidad de trastearlo a fondo. Estoy inmerso justo a mitad de un proyecto, se trata de un álbum, y prefiero acabarlo antes de meterme de lleno y perderme como un niño entre los osciladores, filtros y efectos del 500. Soy un fan incondicional de cualquier cacharro que sea de Roland. Me da lo mismo si es antiguo o nuevo.

Saltemos de nuevo a ese otro tipo de experiencias, ya fuera del estudio. Tus sesiones como DJ. Hace muy poco te tuvimos otra vez por España, en este sentido –Mondo en Madrid, y SoundEat en Barcelona- ¿qué tal fue la cosa?

Tengo un gran amor hacia España. Apolo-Nitsa fue una de las primeras, bueno, puede que incluso la primerísima sala que me invitó ir a actuar. Eso sucedió allá por el 2001, siempre que se tercia vuelvo allí. Los considero como una familia y la sala es mi casa. Otro club que me tiene loco es Mondo en Madrid, sitio que precisamente mencionabas y donde toqué la última vez este pasado mes de octubre. Gerardo Niva es un DJ residente para enmarcar, tiene además el honor de tener siempre contento a un público que considero de los mejores que he conocido y para los que he pinchado jamás. Con la mente muy abierta y bastante erudito. Luego es verdad que también cerré la temporada de los eventos SoundEat en el Parc del Fòrum. Como era una ocasión muy especial los organizadores me pidieron realizar un set solo con sonido Disco e Italo. Luego, y ya durante la fiesta, en ningún momento sentí presión alguna con respecto a aquellos que se esperaban otro tipo de repertorio por mi parte. Así que, se convirtió en una experiencia maravillosa.

¿Qué tal marcha tu sello Phantasy Sound? Ese EP de Red Axes titulado Sipoor no logro quitármelo de la cabeza ¡en el buen sentido! ¿Qué será lo próximo?

La verdad es que tenemos varios lanzamientos en marcha. Algunos a cargo de artistas ya familiares para los asiduos a la discográfica. Otros nuevos bastante poco conocidos aún. Pero como preparar un vinilo requiere de tanto tiempo… que sinceramente, preferimos dar a conocer los nuevos lanzamientos solo cuando estén empaquetados y listos. Lo que aconsejo siempre es que se sigáis de cerca todos los pasos de Phantasy Sound, así no os perderéis nada de lo que está por llegar, muy buena música desde luego.

Disculpa si me reitero en ellos, como digo no logro quitarlos de mi cabeza. Red Axes son de Tel-Aviv: ¿cómo lograste dar con ellos y su música? ¿Conocías sus fiestas de psicodelia y underground llamadas “Break It”?

Tengo pendiente conocer en persona a Red Axes. Y eso que me considero un fiel seguidor de ellos durante un buen puñado de años ya. Me encanta la manera que tienen de maridar sonidos psicodélicos e industriales. Volvemos a la misma historia, suelo estar en contacto con ellos a través del correo electrónico. Estoy por y para ellos en todo aquello que me necesiten. Incluido dar mis más sinceras reacciones a cualquier trabajo que vayan sacando.

¿Qué sueles hacer cuando no estás inmerso en una gira, en la oficina o trabajando en el estudio?

Sigo a rajatabla un horario muy estricto para asegurarme de no trabajar más de la cuenta. El exceso no es bueno. Pasar por ejemplo tiempo con la familia es esencial. He reducido a la mitad mis compromisos para salir a tocar y ahora solo trabajo encerrado en mi propio estudio. Lo suelo hacer de 9:30am a 3:15pm. No por este acotamiento me siento menos creativo, todo lo contrario, durante ese tiempo soy capaz de hacer todo lo que necesito. Es más, al tener menos tiempo físico, uno se ve forzado a ser creativo de un modo distinto.


Más información:

Erol Alkan: Facebook | Soundcloud
Spectrum / Silver Echoes: Beatport

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD