Fabrizio Rat

Fabrizio Rat

Publicada el 14 Agosto 2017 por Bruno Garca
A finales del mes de junio, un erudito como Arnaud Rebotini, y su sello Blackstrobe Records, decidieron armarse de valor editando uno de los álbumes más atípicos de la temporada: The Pianist, del también francés Fabrizio Rat. Ya publicó antes en Optimo Trax, Involve y Versatile. De golpe y porrazo nos hemos encontrado este año con un talentoso soñador en formato largo –es su álbum de debut- que apuesta por un método de expresión poco convencional. Interpreta techno a la vez que retoca con objetos instrumentos como el piano de cola. Atrevido, puro, contemporáneo. Por otro lado, tampoco le hace ascos a maquinaria más ‘actual’ como nuestras reverenciadas TB-303 y TB-909. Humano vs máquina. Hoy tocó hablar con el humano, otro día lo haremos con la máquina. Por estos lares se controla ya bastante bien a artistas como Francesco Tristano, Nils Frahm, el dúo formado por Vanessa Wagner & Murcof… todos tienen en común acercarnos la música clásica a la electrónica. Conozcamos un poco más a Fabrizio Rat, quien además lo propone de un modo bastante singular.
¿Serías capaz de describir a nuestros lectores en qué se basa el particular mundo de Fabrizio Rat donde interpretas techno de un modo muy especial? ¿Tus ambiciones?

La idea ha sido siempre la de explorar hasta qué punto pueden interrelacionarse humano y máquina. A nivel personal procuro comprender, e imitar, el comportamiento de algunos sintetizadores y secuenciadores, ¿para qué? para yo mismo ejecutar manualmente mi versión al mismo tiempo que voy descubriendo lo que la sensibilidad humana puede aportar extra.

¿Con qué tipo de instrumentos ‘reales’ sueles trabajar? Sé que transformas algunos de ellos como el piano, nos encantaría saber cómo. Por cierto, ¿podríamos decir que eres una especie de 'Luthier 2.0' o no llegarías a tanto?

Mi instrumento es, sin duda alguna, el piano. Lo que hago es transformar su sonido, ese al que todos estamos ya muy familiarizados, acondicionándolo de un modo muy particular. Acostumbro a colocar en las cuerdas del mismo piano objetos como cinta adhesiva Scotch, blu-tack que es esa masilla azulada que también se usa para pegar o sostener cosas, también vasos de cristal, etc. Y luego, mi especial manera de interpretar sentado frente al piano de cola. He desarrollado técnicas propias. Por ejemplo, voy tocando con mi mano izquierda las cuerdas, lo hago en diferentes puntos, mientras con la derecha voy generando un mismo patrón. El resultado que consigo es de algún modo bastante similar al que se conseguiría toqueteando el umbral de filtro en un sintetizador. Se van produciendo diferentes timbres armónicos y las notas también van cambiando su color y tonos habituales. También he explorado, y de algún modo ‘extendido’, mis técnicas en la guitarra y el violín, instrumentos que reconozco sería imposible para mi tocarlos de una manera convencional… Sea como sea, el piano es lo mío.

 

Me fascinó tu video-clip para el tema Aimard. ¿Serías tan amable de describirnos lo qué está sucediendo exactamente ahí? ¿Cómo enrolas máquinas como las Roland TR-909 / TB-303 y el Space Echo RE201 en todo esto?

Esta canción es una especie de túnel con dos puntos de inflexión. Toco un patrón repetitivo en el piano con pequeñas variaciones y dos posiciones donde vuelvo a empezar. El sonido del piano lo envío directamente al Space Echo, el cual va añadiendo una especie de retardo tipo cinta analógica, ese efecto colorea al mismo tiempo el tono de las notas de piano. Exactamente lo mismo hago con el hihat que sale de la TR-909. Lo que obtengo es una especie de efecto de eliminación gradual (phasing effect). Por su lado la TB-303 va soltando líneas de bajo que se van deslizando con la rítmica y que también se organiza empezando y acabando en esos dos puntos que mencioné ya un par de veces. La especie de colchón armónico (pad) está generado por unos arcos electrónicos (ebows) los cuales inducen a las cuerdas del piano a vibrar creando un campo magnético.

¿Qué tal fue tu crecimiento como persona y músico? Es decir ¿qué géneros y artistas te hicieron amar esto que haces ahora y… algunos estudios quizás?

Siempre me he rodeado de música muy diversa… Mis comienzos fueron con música clásica, un tiempo más tarde, y aunque sin dejarla de lado, me dediqué a trabajar con sonidos más comerciales de dance y electrónica, también pasé por el jazz y la música contemporánea. A nivel estudios, estuve cursando en un montón de academias de música, por esa poderosa razón, debo decir que la parte más difícil de mi desarrollo actual como artista ha sido la de ir procurando olvidar todo aquello que aprendí. Casi todo al menos. Si no hacía esto, hubiese resultado imposible acercarme a la música de una manera mucho más instintiva y natural. Componer, tocar música, debe ser un juego donde tú mismo eliges las reglas. No menos importante es ser capaz de irte sorprendiendo a ti mismo todo el tiempo. Si esto no fuese así, no sería divertido. Ni mucho menos. A día de hoy mis productores favoritos son Mike Parker, O Phase, Jeff Mills o Donato Dozzy, por nombraros una mínima parte.

Tus pulsaciones en los dedos, esas que mantienen bucles y secuencias clavadas son simplemente impresionantes. Resultas potente e hipnótico también ¿los entrenas cómo podría hacer un escalador para mantener la firmeza en esa matemática del ritmo sin cansarte, por lo tanto empezar a perder el compás perfecto?

Estás en lo cierto. Sí, hago ejercicios para superar las dificultades técnicas que podrían ocurrir después. Pero hay algo también en el proceso de repetición y en el aspecto hipnótico de la música que hago, que facilita a su vez todas las cosas. Si logro llegar al estado de ánimo adecuado, me siento completamente arrastrado por el flujo musical, y no hay mucho más en lo que pensar. No hay dolor. El esfuerzo físico se aparca a un lado y hago algo tan simple como dejarme guiar por los sonidos… hasta donde me lleven.

Profesionalmente hablando... o no. ¿Tienes algún tipo de acercamiento a la "Musique Concrète"? ¿Cuáles son sus pensamientos sobre este género o "forma de música experimental"?

Lo cierto es que no, para nada. Nunca me ha interesado lo más mínimo la "Musique Concrète", ni siquiera sé mucho sobre ella.

¿Es la música techno comparable a la música clásica en algunos aspectos? Me vendría a la cabeza ahora mismo el Rite of Spring de Stravinski, que es bastante repetitivo en patrones...

Comparten muchos aspectos comunes, pero al mismo tiempo son tan diferentes... Para mí, el techno se centra en el diseño del sonido, este es su elemento principal y siempre en una forma radical y "pura". El espectro de sonido utilizado en la música techno es increíblemente amplio. Explora a su vez mucho en la profundidad, mientras que otros parámetros, que sí serían esenciales en la música clásica por ejemplo, suelen tener una presencia más reducida dentro de ese entorno musical más puro: harmonías, melodías… También ocurre esto mismo en otro buen puñado de géneros musicales, incluso a veces dentro de la propia música clásica. Si os dais cuenta, cuando uno de los parámetros es explorado en profundidad, por norma general el resto acaban siendo condicionados, limitados. Un montón de música contemporánea, compositores como uno de los que tú mismo has citado -Ligeti, Messiaen y Stravinsky- comparten en mi opinión unas preocupaciones muy afines con el concepto de música electrónica. Por ejemplo, la relación entre aleatoriedad y control, la orquestación y experimentación con el sonido. Sin embargo, los medios que utilizan para alcanzar sus objetivos son siempre muy diferentes.

¿Has visto alguna vez otros artistas realizando tus mismas técnicas? ¿Conoces proyectos musicales como los de Brandt Brauer Frick o Alarm Will Sound? Si no, te invito a ver el vídeo de los primeros con Bop.

La verdad es que no. Al menos del mismo modo que yo lo hago. Sí que conozco a los artistas que mencionas, pero creo que mi enfoque es muy diferente al de todos ellos. Me encanta este vídeo que me has enseñado de Brandt Brauer Frick Bop, es una manera muy brillante, por idea y ejecución, para asociar lo clásico con el baile y la música techno.

 

¿Has tenido la oportunidad de ver las experiencias cross-over propuestas por artistas como Jeff Mills con la Montpelier Philharmonic Orchestra tocando juntos? Respetadísimos del techno como el mismo Jeff Mills, Robert Hood o Surgeon ¿te inspiran de alguna manera?

He visto varias de esas, como denominas, experiencias ‘cross-over’. Pero si os soy completamente honesto, jamás me convencieron del todo ¡Eso que Jeff Mills es realmente una gran influencia para mí! Me encanta tanto el poder hipnótico de su música y como la manera en la que explora el sonido. Y has dado en el clavo con Surgeon, sus producciones y sus sets en directo me inspiraron mucho siempre.

Publicaste no hace mucho tu LP The Pianist, ¿cómo fue el camino desde La Machina EP hasta la creación y consecución del álbum este pasado mes junio de 2017? Nada menos que a través de Blackstone Records, la santa casa de Arnaud Rebotini.

En todo ese periodo de tiempo mi forma de producir cambió una barbaridad. En este primer EP para Optimo Trax abusé un montón del overdubbing (proceso en el que se van apilando mogollón de pistas de audio), incluyendo por supuesto incontables capas con sonidos de piano, esto lo trabajé y edité en todo momento en una DAW (equivalente en español de EAD: estación de trabajo de audio digital). El álbum tiene un enfoque más visceral, más directo. También utilicé más equipo analógico y restringí la paleta de sonidos para dar importancia a cada uno de los que sí decidía emplear, finalmente procuré alcanzar siempre una sonoridad más cálida y sincera. Todo esto fue posible gracias al mismo Arnaud Rebotini quien coprodujo el LP y me aconsejó explorar en esa dirección. Me incitó a que el proyecto adquiriera un enfoque más sustancial donde no se utilizasen muchos elementos, eso sí, cada uno de los utilizados es realmente esencial.

 

Te consideramos entonces de la cofradía del ‘Menos es más’ ¿sí?

Absolutamente de acuerdo que así sea, tal como te acabo de decir, trabajar en este sentido fue el principal propósito durante el proceso de producción de mi álbum.

Por otro lado ¿Qué tipo de criterios seguiste para seleccionar las pistas incluidas en The Pianist?

De nuevo hay que ‘echarle las culpas’ a Arnaud, quien me ayudó mucho en la selección. Gracias a su visión y consejos se logró que la música fluyera de maravillas a lo largo de todo el disco. Cada tema está dedicado, de aquí lo del título del álbum, a un pianista clásico en particular. Pianistas a los que amo (Horowitz, Rubinstein, Aimard, etc.)

Nos encanta la música creada por las máquinas.... Es tu caso ¿Un cacharro esencial en tu vida y / o estudio de grabación? Además de la familia Roland ¿algún sintetizador Korg tal vez?

Bueno, claro que sí. Precisamente ahí tengo por ejemplo al Korg Ms20, que es sin lugar a dudas mi sintetizador favorito. Sus posibilidades son enormes y muy impredecibles a veces.

¿Quién posee a quién? ¿Fabrizio a las máquinas o las máquinas de Fabrizio?

Todos a la vez: yo y mis máquinas, y viceversa. Todos juntos formamos una bonita familia, ya sabéis, nos amamos los unos a los otros aunque no siempre estemos de acuerdo.

¿Cuál sería según tu intuición el futuro de la música techno y electrónica?

Sobre el futuro poco o nada puedo decir, no me voy a aventurar, pero sí que tengo claro que el presente es una pasada de apasionante para mí.


Más información:

Fabrizio Rat: Web Oficial
Blackstrobe: Web Oficial

Compartir:

Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo