Chloé

Chloé

Publicada el 30 Octubre 2017 por Bruno Garca
Chloé Thévenin –Chloé, a secas, que nos resultará infinitamente más familiar- es una de las artistas decanas dentro de la escena electrónica europea, más concretamente la francesa y la alemana, donde es visiblemente venerada. Más aún desde aciertos nocturnos en los míticos Robert Johnson de Frankfurt, Le Pulp y Rex, club parisino donde engendró su fiesta Lumiére Noire, a la postre el nombre además de su propio sello, ese mismo donde tras siete años de curro(s) y espera, lanza por fin su esperadísimo tercer álbum. El titulado Endless Revisions. Un trabajo redondo como el disco que lo guarece, donde la multifacética artista se ha calentado los sesos para sorprendernos con su misteriosa y a la vez ecléctica manera de concebir campiña electrónica. He hablado con ella sobre sus primeros escarceos produciendo a lo grande, también como DJ, y como no de estos últimos años donde se rodea cada vez más de talento visual. Por el camino nos ha dejado claro que no para quieta un solo segundo. Alguna ‘pausa’ sí que hemos hecho para no pasar por alto alguna banda sonora de película e incluso un libro muy singular. Abrimos el grifo y lo dejamos abierto durante unos minutos ¿os parece?

En pocas palabras ¿cómo definirías este preciso momento de tu vida? Tanto en lo profesional como en lo personal.

Lo más destacado es que finalicé por fin mi nuevo álbum hace pocos meses, ahora me encuentro trabajando en unas cuantas remezclas, también otro tipo de proyectos, y claro está, mi nueva puesta en escena para presentar en directo el nuevo disco. Nos encontramos en un momento crucial, el del lanzamiento, Endless Revisions sale ahora el 27 de octubre, y disfruto muchísimo percibiendo como la gente lo debe estar catando al mismo tiempo que tú y yo hablamos. Otra historia que estoy empezando a presentar ahora es mi nuevo proyecto de directo, uno donde voy acompañada de artistas visuales, se llama Scale y es un nivel más allá de lo que venían siendo mis bolos como DJ. Por todo esto y mucho más, puedo decir que este preciso momento es muy especial para mí.

Cuando miras al pasado, ¿qué escenas recuerdas todavía como si hubiesen sucedido ayer? Y, según Chloé, ¿cuáles fueron esos momentos clave que te ayudaron más a convertirse en la artista multifacética que eres ahora?

Cuando yo comencé a pinchar solía escuchar muchísima música, incluso poseía ya una colección de vinilos de lo más variopinta. En ésta tenía desde discos de música clásica, pasando por rock, punk e incluso new wave. Me picó muy pronto el gusanillo de tocar la guitarra, gracias a eso me di cuenta de que lo mío era componer, al menos era lo que más me gustaba. Cuando me introduje de lleno en la escena electrónica y por fin aprendí a producir temas, tuve muy claro desde el primer instante que quería mezclar y mostrar todas esas influencias, géneros que me marcaron y marcaban, en mis canciones. También presentí que las técnicas compositivas a la hora de hacer electrónica iban a ser sobretodo en solitario. Mi primer lanzamiento fue allá por 2002, y desde aquel entonces jamás me propuse en producir solo pistas de techno. Lo estaba dejando claro en mis primeros EP, yo iba a ser fiel a esa versatilidad que caracterizaba mi colección de vinilos. Creo que quedó bien patente en aquellos Erosoft y The Forgotten de 2002 y 2004 respectivamente. Poco después, en 2004 también, sí que saqué un corte bastante orientado a la pista de baile, incluso se podía catalogar de techno: Take Care. Este tema logró ponerme en el mapa, lo reconozco, me empujó a salir a pinchar por muchos países. También me llovieron los encargos para remezclar. No fue hasta 2007 que lancé mi primer álbum de estudio, The Waiting Room, pasaron tres años para el segundo, One in Other. Los álbumes volvieron a ser fieles a mis comienzos, muy eclécticos, abiertos a diversos escenarios, también me animé a producir música para “imágenes”.

¡Aleluya! hemos gritado muchos al confirmarse la salida de Endless Revisions, tu nuevo largo. Imagino que no te has pasado estos últimos años encerrada únicamente en un estudio de grabación, conociendo lo inquieta que eres…

Han pasado 7 años desde mi anterior álbum. Durante todo este tiempo he estado constantemente de gira, sobretodo como DJ, aunque también me he involucrado y trabajado como productora en otro tipo de proyectos musicales, muchos con la mirada puesta en la escena de club. Aunque no siempre, por supuesto. Hablo de EP, remixes, etc. He sacado tiempo de debajo de las piedras a la vez que estaba sumida en tanto trajín. Aunque estuviese volcada y en medio de esos otros proyectos, viajes y bolos, siempre que en mi cabeza surgían las buenas ideas, las atrapaba. Es complicado con tan poco tiempo poder concentrarte plenamente en ellas, sobre todo cuando estás volando de un sitio para otro. Además de tantos países y sesiones, también he estado metida en la producción de una banda sonora original, la del film Paris la Blanche de Lidia Terki. Parte del material y colaboraciones de mi nuevo álbum están tomadas de personas que conocí mientras estaba de gira. Bueno, también de gente que por una razón u otra se me antojó que quería tener en mi nuevo disco.

Además de la sensibilidad e integridad que imprimes a las canciones de este más que equilibrado tercer largo, me ha llamado poderosamente la atención esas colaboraciones que adelantabas: Ben Shemie de Suuns, Alain Chamfort… y por supuesto el dúo formado por Caroline Chaspoul & Eduardo Henríquez, Nova Materia ¿ya habías hecho cosas con / para estos últimos verdad? ¿Qué afinidad con el resto?

Así es, ya había trabajado anteriormente con la banda franco-chilena Nova Materia, siendo exacta, para sus primeros dos EP. Gracias a aquello nos convertimos en muy buenos amigos. Me sentí muy cómoda compartiendo con los chicos mis ideas. Del mismo modo ellos fueron una gran inspiración para mí. Fue un camino muy sencillo por el que avanzar. Me siento muy contenta al tenerlos conmigo en este nuevo largo, en el corte titulado Backlash donde han grabado algunos efectos y sonidos muy particulares que ellos utilizan, piedras por ejemplo. Me senté a hablar también con Ben Shemie de Sunns. Le dije de golpe y porrazo si quería colaborar en una canción. La respuesta ya la puedes imaginar, al igual que con los chicos de Nova Materia, las cosas con él fueron muy llevaderas, y para colmo, no podía ser de otro modo, acabé muy satisfecha con el resultado final. Pillé también por banda al cantante francés Alain Chamfort, tenía una enorme curiosidad por descubrir que seríamos capaces de generar juntos. Y no menos importante, Rhys Chatam, a quien conocí en París cuando estaba precisamente finiquitando el LP. Por este motivo lo que le propuse fue participar únicamente en una especie de pequeño interludio. Aquello finalmente se convirtió nada más y nada menos que en el corte que abre el álbum: Solarhys. Para acabar de redondear el círculo pedí a mi amigo Krikor Kouchian que mezclara todo el disco. Lo digo con la mano en el pecho, me siento enormemente feliz de haberme rodeado de personas de tantísimo talento. Yo lo siento así por lo menos. Otra cosa importante a lo largo de la producción de este tercer álbum fue la de no ponerme fechas, cero presiones, lo que durase la composición, la grabación… es lo que tenía que ser. Ni más, ni menos.

Endless Revisions supone el 3er álbum de tu Carrera artística, sin embargo tú ya comenzaste a editar sencillos, remezclas… a principio de los 00s en sellos muy significativos como BPitch Control, Live at Robert Johnson o My Favorite Robot. Menudo recorrido ¿te resulto muy complicado internarte en ellos, o todo lo contrario?

Bueno, he tenido la oportunidad de pinchar en muchos sitios a lo largo de todos estos años, y gracias a ese trajín, la suerte de conocer cara a cara a muchos productores y dueños de sellos. Algunos de ellos ya son como de la familia, pues los conocí hace mogollón. Recuerdo por ejemplo que se me invitaba con bastante regularidad al club berlinés Wmf, un sitio donde Ellen Allien solía pinchar a menudo. Ya te puedes imaginar que fue allí mismo donde nos conocimos. Reconozco que era una enamorada de su primer álbum, así que BPitch Control se convirtió rápidamente para mí en un sello referencia. Súper feliz me sentí al poder empezar a proponerles mi música para editar. Otro que pinchaba mucho allí era Sascha Funke, fue con él con quien tuve la suerte de estrenarme en la discográfica compartiendo EP (Collective 2, 2006). Tiempo más tarde les propuse sacar otro (Watch Out, 2011)… no menos significativo para mí fue prepararles un remix para Douglas Greed, artista del que me encanta su música. Luego, en el caso de Live at Robert Johnson resulta que yo mantenía una relación muy cercana con Ata Macias y todo el equipo del Robert Johnson. Como anécdota recuerdo que al principio llamaron al sello Playhouse, la mera anécdota se agiganta si tenemos en cuenta que era una de las discográficas más importantes de principios de este siglo. Yo mismo tenía innumerables vinilos lanzados por ellos. Con ellos hice un remix para Rework… ¡Bien, edite al menos un lanzamiento! Luego, como ya sabes, Playhouse muto en Live at Robert Johnson, tuve la fortuna de ser la primera persona en editar con ellos un CD mezclado de la luego conocida serie. Junto a Krikor y bajo el seudónimo Plein Soleil, saqué Casus Belli. Por otro lado, pronto me convertí en uno de los DJ residentes del club, un enclave muy especial para mí, por lo que fue desde siempre uno de mis sitios favoritos para expresarme pinchando. La primera vez que me topé con My Favourite Robot fue cuando me propusieron hacer un remix de Desensitize, tema que los chicos habían hecho junto a Jonny White. Un tiempo más tarde co-produje un corte de uno de sus álbumes, ellos por su parte me remezclaron Time Right, este recuerdo que fue para Throne of Blood, otro ‘sello amigo’, esta vez con sede en Nueva York. Con MFR publiqué un EP, luego remix para Lala, del Pendulum, tema original que por cierto me fascina. Trabajar con y para ellos fue un verdadero placer. Me hicieron más feliz de lo que podría ser. Hace poco estuve de gira con ellos por Canadá, en Montreal por el Piknic Électronik, y también en Toronto ¡nos lo pasamos bomba!

 

Por cierto, no me quiero olvidar ahora que hablamos de sellos, Endless Revisions ve la luz gracias a Lumière Noire, ¿tu propia discográfica si? ¿Algo más?

Lumière Noire es además mi sesión de techno en el parisino Rex club. Donde, de hecho, llevo como residente allí bastante tiempo y usando precisamente ese nombre. Bajo este paraguas no buscaba otra cosa que lograr crear una base de operaciones donde mostrar al mundo entero mi pequeño universo, uno donde a su vez pudiese alojar a otros artistas. La idea de tirar adelante con una discográfica surgió de un modo bastante natural, la escena artística con la que me iba topando era tan rica… que tocaba hacer algo con ella. No he parado desde entonces de recibir demos, he conocido grandísimos productores, tan solo requería de un lugar personal donde poder sacar a la luz algunos de ellos, aquellos que verdaderamente me flipaban. A día de hoy estoy 100% concentrada en Lumière Noire, lo cual supone para mi algo realmente excitante.

La libertad es un verdadero impulso para tu trabajo, pero ¿recuerdas alguna vez que no te sintieras tan "libre" e incluso llegaras a descartar un trabajo por ese mismo motivo?

En algunas ocasiones, especialmente cuando trabajas con otros artistas, músicos, directores con los cuales debes componer conjuntamente. No queda otra que escucharos e indicaros el uno al otro. En esos casos una no se siente totalmente libre, sin embargo debo reconocer que se crece bastante en muchos otros aspectos. Territorios a los que jamás me imaginaba lograría alcanzar. Así que, si lo pienso luego, encuentro todo eso muy inspirador. Por otro lado, jamás me topé con que rechazaran mis trabajos, si hubiese sido así, no los habría llevado a cabo.

Personalmente admiro tu tino para dirigir la música hacia el campo visual ¿Nos cuentas un poco sobre aquel proyecto que publicaste allá por 2011, Chasser Croiser: The Surreal and Its Echo?

Bueno, sería importante dejar claro que no me considero una artista visual. No lo soy. Si bien es cierto que tengo la manía de ir tomando todo tipo de fotografías mientras viajo, algo que se convirtió en un verdadero vicio con el auge de internet y la comunicación en medios. Acostumbro a llevar conmigo una vieja cámara de fotos, con ella saqué muchas de las instantáneas incluidas en ese libro de título Chasser Croiser: The Surreal and Its Echo. Este libro iba acompañado además de una pieza de radio que produje sobre el surrealismo. En ella utilicé algunos archivos que encontré en la ina (Institut national de l'audiovisuel) así como en la radio nacional de Francia.

¿En qué otros proyectos 'visuales y/o artísticos' estás inmersa ahora mismo? ¿Nos chivas algunos artistas vitales para el actual momento de Chloé y su universo personal?

Como ya adelantaba hace un momento, ahora mismo estoy trabajando con el colectivo de artistas visuales Scale, ellos son geniales generando mapping. Lo que está surgiendo de este trabajo juntos es maravilloso. Para Lumière Noire estamos trabajando con el artista francés Matthieu Cossé, quien es todo talento como pintor y dibujante. También trabajo muchísimo, con el que más la verdad, con el diseñador gráfico Dune Lunel quien tiene muy buen ojo y está realizando toda la identidad corporativa de mi sello. Por último, que no me quiero olvidar de esto, quería dejar dicho que he trabajado también con la fotógrafa Noemi Goudal, es ella quien ha realizado la portada de mi nuevo álbum.

¿Has explorado ya cosillas en otro campo no menos creativo y llamativo como la moda?

La verdad es que no, si bien es verdad que la firma de moda Courrèges ha contado conmigo para trabajar en uno de sus desfiles. Fue una experiencia enorme, a su vez una gran oportunidad para conocer gente fascinante. Del mismo modo he trabajado también para otras marcas.

Y, por supuesto, recalquemos de nuevo lo mucho que se te valora como promotora y DJ. El tiempo vuela y según me salen las cuentas son como 20 años dando guerra… ¿no te vas a cansar verdad?

Aún me lo paso muy bien haciendo todo ese trabajo. No es nada complicado seguir encontrando buena música para pinchar o programar. Por otro lado todo eso de escuchar las promos que van llegando puede resultar exhausto, toma mucho tiempo. Descubrir por otras vías música nueva es también arduo y laborioso, pero así va esto, y debo reconocer soy una adicta a todo este proceso.

Botón de “rew” de nuevo. Le Pulp, son incontables las experiencias vividas en ese legendario club de París... ¿no es así? ¿Por qué te sentiste allí como en ningún otro lugar?

Era muy joven cuando empecé allí, crecí además rodeada de un grupo de chicas fabulosas, lo que, traducido a otras palabras… ¡me lo pasé en grande!

¿Algún consejo para la nueva generación de DJ / promotores?

Que matengan siempre intacta su autenticidad.

Soy muy fan de la comunión entre películas y bandas sonoras, y como hace nada mencionaste Paris la Blanche de Lidia Terki, para cerrar ¿me dices cuáles son tus cineastas y compositores que más admiras?

Muy sencillo, me encantan, y soy muy partidaria de una combinación entre Denis Villeneuve y Jóhann Jóhannsson, ¡estos son los mejores para mí!

 


Más información:

Chloé: Web Oficial

Compartir:

Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo