PUBLICIDAD
Moscoman

Moscoman

Publicada el 29 Septiembre 2016 por David Puente - foto de Nuphar Blechner
“Me paso cada día cinco horas en el estudio trabajando con mi nueva banda en vivo y si a eso le sumamos la gran cantidad de bolos de cada fin de semana, pues te diré que lo que me apetece cuando tengo un momento libre es sentarme un rato y mirar por la ventana o directamente irme a dormir”. El israelí se ha convertido en un superhéroe de las pistas de baile en las que se hace llamar Moscoman, uno de los nuevos referentes del sonido surgido de Tel Aviv. Desde hace unos meses decidió emigrar a Berlín, uno de los temas de los que hablaremos vía Skype pocas horas antes del lanzamiento de su álbum de debut A shot in the light que publica ESP Institute: “Es inevitable hacerse una idea de cómo reaccionará el público ante ese track que estás acabando. Pero también pierdes perspectiva porque estás muy metido en ese tema, ni que sea  porque lo utilizas como salida para tus emociones. Lo más importante para mí es que la producción te mantiene ocupado. Estás todo el día sentado en tu estudio y focalizando unas energías que a saber dónde irían a parar si no estuvieras trabajando entre aparatos y máquinas. Ahora mismo echo de menos no tener más tiempo para poder sentarme un buen rato en el estudio y volver a explorar nuevos sonidos. Pero el invierno ya está aquí y habrá tiempo suficiente para volver a trabajar en el estudio”.
Debe estar algo expectante ante la inminente salida del que será su primer álbum.
Creo que sale el viernes (el pasado 23 de septiembre para el lector). Para mi la parte excitante de todo esto es que lo presentaremos en Berlín con muchos de mis amigos. Ya tengo asumido que va a salir ya porque llevo mucho tiempo trabajando en él. Cuando lo vea en las tiendas seguro que estaré orgulloso de ello.

¿Ha notado una cierta presión a la hora de publicar este álbum? ¿Ha sentido que es el momento de aprovechar el tirón para publicar un LP?

Es una combinación de ambas premisas. No es tanto que quiera sacar un álbum porque toca, más bien tiene que ver con una cierta necesidad de aglutinar todo lo que he ido trabajando e ideando durante un periodo de tiempo concreto de mi vida. La idea es llevar mis temas de club a un entorno más de escucha en casa. Llevar mis temas a un terreno más melódico o más emocional. En un álbum no te preocupa tanto el DJ que lo va a pinchar, si no el público que lo va a comprar para escucharlo con detenimiento.

¿Entonces ha aprovechado el álbum para demostrar que va más allá de la pista?
Bueno, yo soy más de la idea que si por lo general haces música de club tienes que hacer un álbum de baile. Tampoco puedes ignorar lo que eres en el momento en el que grabas el álbum en cuestión. Soy un productor de club y tengo que aceptarlo. Toco instrumentos reales y puedo componer música, hasta aquí ok, pero soy un productor de música de baile con todo lo que eso conlleva. Las estructuras de mis temas son las propias de un track de baile. Pero con un álbum también puedes conseguir que la gente baile en sus casas. 

Estaba leyendo un artículo sobre como ahora que Londres ha entrado en crisis con el caso del cierre de Fabric como punto candente se están buscando nuevos puntos geográficos en los que la fiesta underground sea tan excitante como en Berlín, por ejemplo. El texto habla de ciudades como Kiev, Belgrado… No sé si tiene también contacto con toda esa zona europea de corte eslavo. 
Si, claro que si. Recibo invitaciones para ir a pinchar a ciudades como Moscú. En toda esa zona a la que te refieres están tirando de Dj de caché medio porque no pueden contratar a los grandes. Y a partir de esa limitación consiguen fiestas especiales en las que lo importante no es tanto el nombre del DJ. Berlín, por su parte, sigue siendo una ciudad grande en términos de clubbing. Pero este hecho lleva connotaciones negativas. Todo el mundo quiere hacer dinero y conseguir bolos. Eso es lícito. Pero en esta ciudad todavía hay cabida para buenas fiestas con capacidad para no más de cien personas. Espacios en los que conectas realmente con el público. Son las fiestas que me gustan. La mayoría de la gente que viene por aquí lo hace con la excusa de vivir la experiencia clubbing berlinesa, quiere ver a quince DJ en una noche y cosas así, pero no debemos olvidar que esto va de bailar y de pasarlo bien. Eso es lo principal.

Y en su caso por qué eligió Berlín…
Porque es barato. Bueno y porque hay buenas tiendas de discos. Se dice que si quieres beber agua fresca tienes que estar cerca de la fuente. 

Lo pregunto porque desde hace un tiempo Israel ha atraído los focos mediáticos pero varios de los productores más significativos han salido fuera del país.
Y lo han conseguido porque muchos de ellos están trabajando duro para que se reconozca su trabajo. Desde hace tiempo las fiestas en Tel Aviv son famosas por lo buenas que son. Hubo un tiempo en el que era más complicado por cuestiones políticas. Los Dj importantes no querían venir por cuestiones de seguridad. Y no sé, ahora la situación es más segura en Tel Aviv y la cosa ha cambiado y ahora todo el mundo quiere ir a pinchar allí. Pero volviendo a Berlín, pues te digo que el trabajo está aquí y que aquí es donde tengo que estar. Si eres de los que pincha bastante en el extranjero necesitas una ciudad confortable como esta. Lo tienes todo más a mano,  buenas comunicaciones con los vuelos que es una cosa que te ahorra tiempo que luego puedes dedicar para tí mismo. He viajado quince veces en lo que va de año a Italia, por ejemplo. Un Dj español puede venir aquí y hacerse un hueco en la escena internacional si se lo trabaja.

Un sello importante en su carrera lo encontramos en Francia. El sello que va a proyectar sus producciones al mercado internacional, como le ocurrió también a Red Axes. Nos referimos a I’m a Cliché que se adelantó a muchos otros sellos en esos menesteres.

Si, todo eso ocurrió unos meses antes de salir de Israel. La primera publicación apareció cuando ya vivía aquí pero los primeros contactos con Cosmo Vitelli, que por cierto también vive en Berlín, se produjeron cuando aún no me había mudado. Cosmo Vitelli es un buen dj que siempre elige con buen ojo a sus productores. Invierte mucho tiempo en las relaciones y acercamientos con sus productores. Establece un seguimiento del productor que le interesa antes de decidir si es bueno o no para lo que pretende con su sello. Como ocurrió conmigo y con Red Axes, sin ir más lejos. Nos dio mucho crédito.

Y antes de fichar por ese sello, ¿en qué andaba metido allí en Tel Aviv?
Pues por entonces no tenía ninguna intención de publicar. En realidad acababa mis temas y se los pasaba a Red Axes para que los pincharan. Ellos pinchaban mucho ya por entonces y necesitaban nuevos temas que yo les pasaba. De esta manera siempre tenían un sonido diferente al resto, porque nadie más que ellos tenían mis temas a su disposición. Pero ellos también me pasaban sus propios tracks para que yo hiciera lo mismo. Es la mejor manera de tener tu propio sonido. Tener a un amigo produciendo sólo para tí. Tanto ellos como yo producíamos sin necesidad de publicar en ningún sello.

Ha pasado el tiempo. Red Axes deben estar muy ocupados. Usted no les va a la zaga. Seguro que esa relación de amistad se ha resentido.
No, ni muchos menos. Seguimos siendo amigos. Hablamos entre nosotros cada día. Seguimos compartiendo música. Nos interesamos los unos por los otros. Además intentamos pinchar juntos todo lo que podemos. Ellos se encuentran en un peldaño de booking un poco superior al mío y tienen más bolos al año, pero intentamos coordinar sesiones en conjunto para seguir disfrutando de esto. Puede que seamos más profesionales pero en lo único que ha cambiado nuestra relación es que nos falta tiempo para vernos.

Su sello Disco Halal se ha posicionado como uno de los más destacados de todos esos sellos que intentan dar cobijo a esa diáspora de sonoridades orientales que desde hace un tiempo entra en colisión con la música de baile occidental. Nos referimos a productores de Turquía, de Rumania, de su Israel natal… ¿Le ha gustado la descripción? Es complicada de definir esa área geográfica a la que me refiero pero es verdad que está más presente en la música clubbing global.

Si, entiendo lo que quieres decir. Con Disco Halal intento publicar toda esa vibración de sonidos que nos resulta familiar a los que somos de esta parte del mundo. Pero evitando el cliché de lo turco o de lo árabe. Plasmar algo de la esencia, del sabor, de la pasión musical de esa zona difusa pero que como dices todos tenemos en mente. La sociedad occidental necesita conocer mas de estos sonidos. Y por lo que a mí respecta puedes estar bien seguro que  voy a seguir ofreciéndolos a través del sello.

Es una especie de diáspora de sonidos familiares para lo oriental, aunque ahora igual me estoy pasando igual de genérico.
Pero es que en todo ese conjunto también entraría el Mediterráneo y por supuesto España que también tiene una vibración que nos resulta muy familiar. Lo que queremos es mezclar diferentes sensibilidades musicales para que el público que no tiene posibilidad de acceder a ella pueda consumirla. Es como mezclar varios ingredientes para presentarlo con un nuevo envase y facilitarle a la gente su consumo. Es exactamente igual a lo que busco con los edits.

Está claro que la evolución de las comunicaciones en el marco de internet ha favorecido todas estas mezclas que hace nada nos sonaban muy exóticas.

Si, es verdad que en un sentido ciertos rasgos de culturas diferentes han empezado a mezclarse y a interactuar. Pero a la vez la brecha se ha ido haciendo más grande. Cuanto más cerca estás de alguien más lejos te puedes sentir que estás. Me siento muy cerca de Israel pero a la vez estoy muy lejos. La diáspora que sufre una comunidad siempre te muestra el conflicto y los problemas de la zona que se deja atrás. La estrella de David, la media luna musulmana… Árabes y judíos. Es un terremoto que en mi país puede salir a la superficie en cualquier momento. No intento ser provocador en este tema. Todo lo contrario, lo que intento es mostrar la pena que podemos llegar a sentir los que hemos tenido que salir de nuestro entorno o de nuestro país. Que tampoco es mi caso, pero si quiero dejarlo patente. Me gustaría expresar que no sufrimos por las consecuencias de un enfrentamiento entre izquierdas y derechas. Sufrimos las consecuencias de un problema que es más global, pero que afecta directamente a la gente.

Retomando el tema de los edits que comentaba antes por encima. De hecho tiene un buen abanico de edits temas de cantantes muy difíciles de pinchar en un contexto pista de baile contemporánea com Phil Collins, Nick Drake, Brian Ferry…

Claro es que eso es un reedit. Sin olvidarnos del de Billy Idol que es uno de mis edits favoritos. Normalmente si lo que hago es desfigurar ese tema original en un remix pues ya es otra cosa. Incluso lo más probable es que se planche en vinilo. En el principio de la fiebre de los reedits los temas que se acostumbraban a tratar eran temas difíciles de conseguir o muy raros de escuchar y como la gente nos lo conocía pues se publicaban en vinilo en plan pirata. Y con el tiempo la cosa ha ido cambiando y ha ido progresando y hemos vuelto otra vez al remix, porque ya todo se conoce y es más difícil que ese edit cuele por tema nuevo. Un edit actúa como un click. En seguida sabes a dónde quieres ir a parar con ese tema.



Más información:

Moscoman: Facebook | Soundcloud Bandcamp

Compartir:

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.