PUBLICIDAD
Acid Arab

Acid Arab

Publicada el 20 Octubre 2016 por David Puente
Apunta a disco que recordaremos en unos años como el álbum que permitió que la mezcla entre occidente y oriente conectara con el público mainstream. Este disco de colaboraciones ya suena en la emisoras públicas del país en pos de una carrera promocional que lo convertirá en uno de los discos del año (estratégicamente hablando otoño es una buena época para publicar discos con buenos puestos en la lista resumen del año). Musique De France es la declaración de intenciones del proyecto Acid Arab al que hemos seguido desde hace cuatro años a través de Versatile, pero que para este álbum han preferido la estructura de un sello con recorrido y experiencia como Crammed Discs (más años que tu y yo juntos fusionando la sensibilidad new wave con cierta tendencia hacia la, ejem, world music). Hablamos por Skype sobre todo esto con Hervé Carvalho, hijo de padre portugués y de madre con ascendencia armenia, su compañero Guido Minisky tuvo un problema y se quedó en Londres donde actuaron la noche antes de la entrevista (domingo 16 de octubre para el lector).
¿Cómo encaran la presentación en directo de un álbum con tantas colaboraciones vocales?

Para los directos contamos con un teclista que nos soluciona bastante la vida. Las vocales las tocamos como instrumento como se hace en los temas techno. Lo que hacemos es versionar los temas del disco en directo.

Han pensado en abrir sonoridades apuntando a otras partes del mundo como Asia, Oceanía…

No nos consideramos un proyecto con voluntad de cubrir el folclore de todo el mundo, nos centramos básicamente en Arabia y el norte de África que es de donde viene la mayor parte de la inmigración de París. Lo que hemos pretendido con este álbum es dar a conocer todas esas músicas que se están gestando en París. De ahí el título del álbum, Musique de France. Todas esas músicas también pertenecen al patrimonio del país en el que vivimos. La mezcla de todas esas sensibilidades es parte de nuestra zona de influencia. La nuestra es una postura más social que política. El álbum es más una declaración de intenciones que un panfleto propagandístico. Existe una parte de nuestra cultura que aún suena exótica para muchos franceses, pero que también es nuestra y que  disfrutar y jugar con ella. La historia de nuestro país se escribe también a través de las historias de miles de inmigrantes argelinos, tunecinos, marroquíes… Es nuestra historia. La gente que ha participado en el álbum la hemos encontrado en París. También hemos contactado con gente de fuera a través de internet pero es un disco que también podríamos haber grabado hace veinte años porque París es punto de encuentro de muchas culturas.

¿Cuándo nace su interés por todas esas músicas que llegan del Magreb y del Oriente Próximo?

La programación de Radio Nova estimuló a muchos de nosotros a interesarnos por todas estas músicas llegadas de Arabia o del norte de África. Los jóvenes franceses de los años 80 o 90 le debemos mucho a Radio Nova que es parte fundamental en la concepción de Acid Arab y en la de nuestro primer álbum.

¿Por qué deciden publicar el álbum en el sello belga Crammed Discs en vez de lanzarlo en Versatile que es donde se han dado a conocer?


Porque Versatile es un sello underground que no cuenta con la estructura necesaria para darle la promoción que necesita el álbum. La conexión con Crammed viene de nuestro manager que fue quien inició las gestiones con este sello al que ya conocemos por artistas como Zazou Bikaye. En realidad fue un trasvase natural.

Y en su vida cotidiana cómo conviven con esa mezcla de culturas… ¿O es algo adquirido?


Mi padre es portugués y mi madre es nacida en Francia pero de familia armenia. Pero ese interés por la cultura de países lejanos ya me toca de pequeño porque soy del sudeste de Francia, de Saint Jeannet, de una zona en la que viven muchos inmigrantes portugueses, como mi padre, además llegados de sitios tan diferentes como Bosnia, Marruecos, Serbia… Por eso, sobre todas las cosas me considero un chico del Mediterráneo.

¿Qué han aprendido después de haber grabado un disco en apariencia tan rico en matices culturales?

Pues no sabría qué decirte. Es una buena pregunta. No sabría cómo explicarlo. Tiene más que ver con las relaciones que hemos establecido. Gracias al proyecto hemos tocado en países que se escapan del circuito artístico convencional de un artista occidental. Egipto, Jordania, Líbano, Túnez, la reacción del público turco fue increíble. De todos esos viajes también se aprende mucho.

Tengo entendido que Acid Arab es más un colectivo de puertas abiertas que una banda de dos…

Guido y yo creamos las fiestas Acid Arab y desarrollamos el nombre como célula de producción pero Pierrot Casanova y Nicolas Borne son parte fundamental del proyecto en el estudio y nuestro teclista Kenzi Bourras es vital en el escenario. Shadi Khries lleva ya unos años colaborando con nosotros como percusionista. Por no hablar de todas las voces que han participado en el álbum. Acid Arab es más bien un colectivo con voluntad de hacerse cada vez más grande. Creo que Musique de France es un punto de encuentro que a fin de cuentas es como nos gusta presentarnos. Más que hacer música para otros, lo que intentamos es compartir culturas con puntos de partida en principio diferentes.

El álbum llega en un momento en el que los supuestos sonidos exóticos están colonizando las pistas de baile de todo el mundo.

En principio eso es algo bueno. Pero entreveo algo de hype en todo eso. Como una manera de convertir tu producto o tu música en algo más atractivo. Lo que hay que intentar es que todos esos sonidos cada vez resulten menos exóticos y por tanto menos lejanos. Nosotros intentamos no regodearnos en lo exótico por lo exótico. De ahí que busquemos el contacto con otros músicos. Para que nuestro proyecto exceda la pura diversión. Nuestro propósito es trabajar esas músicas más allá del anzuelo.

También cuentan con un proyecto paralelo que no sé si ahora queda aparcado…

The Habibeats era algo así como un grupo fake. Algo así como una excusa para poder organizar jams en el estudio de Versatile con gente que tenía mucho que ofrecer en todas esas mezclas. Professor Genius o Gilb’r se prestaron a participar en una jam de la que pudimos extraer un tema que titulamos Rum y que incluímos en la segunda entrega de Acid Arab Collections.

En breve los tenemos por nuestras tierras y además en formato Dj.

Ahora mismo estamos más centrados en armar un buen directo. Vamos a incorporar a un colectivo suizo que se llama Super Mafia y que está preparando una instalación para cuando toquemos en directo. Pero sí, el viernes estaremos pinchando en el festival WOMEX de Santiago de Compostela. Normalmente recurrimos a edits propios, temas propios, bastantes de ellos inéditos… Cuando se trata de encontrar nuevas música y discos interesantes recurrimos a Victor Kiswell que es un periodista que por suerte para nosotros vive en París y al que puedes seguir, por ejemplo, en la serie Vinyl Bazaar de The Vinyl Factory como especialista en músicas orientales, muy interesado en la India, por ejemplo. Tiene varios clips en los que se le puede ver diggear en El Cairo o en Colombia. Ha visitado muchas ciudades de todo el planeta y siempre dice que el mejor sitio para encontrar discos es París. Porque es un punto de encuentro de muchas culturas diferentes que tradicionalmente ha alimentado un gusto por todas esas músicas y ha provocado que muchos sellos de world music se hayan establecido en la capital.





Más información:

Acid Arab: FacebookSoundcloud | Twitter

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.