PUBLICIDAD
Olde Gods

Olde Gods

Publicada el 07 Septiembre 2015 por David Puente
Aprovechan para concentrar todos sus compromisos en una misma jornada. Entrevistas, audiciones, ensayos… Pau Guillamet tiene dos criaturas y ya se sabe que la vida del artista es complicada de combinar con la de la familia, que siempre pide la atención, igual que la música, requiere de la misma atención. Y hoy martes (2 de septiembre para el lector) Pau se ha reunido con su compañero en Olde Gods, Jami Bassols, para acabar el edit que han tenido a bien regalarnos en exclusiva y que puedes descargar si finalmente te has decidido a pinchar en esta entrevista. En pocos días emprenderán viaje a Madrid donde tienen bolo en Siroco el viernes 11 con los chicos de Sagan Club, y aprovecharán para cumplir con varios compromisos promocionales, como un Concierto de Radio 3 (“con Guillamino no había llegado a tocar nunca en estos conciertos”, explica Pau) y de paso intentarán que les de el día para grabar una edición de Hoy empieza todo, y si la jornada se estira lo suficiente pondrán unos discos en la tienda El Almacén de Discos de Malasaña. 
Entonces podríamos afirmar que lo de Olde Gods también te procura otras salidas y otras oportunidades que igual no se daban con Guillamino. 

(Pau Guillamet) Para mí es una manera de revisitar lugares donde ya he estado, como el Sónar, donde tocamos este año. Con Guillamino llevaba tiempo en otra orientación, tal vez más soul. Estaba encarando las producciones más hacia el formato canción. Al principio aposté por entregarlo todo en un solo contenedor. Y ahora puede que esté disfrutando más de la diversificación. Esto no quiere decir que no vaya a producir más cosas electrónicas con Guillamino, pero ahora siento que tengo más fuerza con Jami. Como pareja te impones más retos, surgen más ideas… Lo que viene siendo una pareja. Repartes el trabajo, que es una obligación y un derecho, que hasta ahora no había podido realizar. Inviertes y pierdes dinero a partes iguales, con lo que la cara de tonto queda entre dos. Ahora somos dos tontos muy tontos. Cosas así.

Debo reconocer que cuando me enteré que trabajabais juntos me quedé algo desconcertado. Atendiendo a vuestras carreras por separado no os relacionaba en absoluto. ¿Cómo os conocísteis?

(P.G.) Nos conocimos cuando le pedí a su anterior proyecto Aster un remix para un tema de Guillamino. Después le invité a pinchar en Razzmatazz. Poco a poco fuimos construyendo temas. Hasta que acumulamos unos seis o siete tracks. Intentamos publicarlos en Hivern, el sello en el que había empezado a despuntar Aster, pero tienen un planning muy acotado y no había espacio para nuestros temas, así que decidimos que había que sacarlos y entonces fue cuando decidimos montar el sello. Teníamos ganas de perder dinero. Aunque en realidad ya hacía tiempo que quería montar mi primer sello. Me apetecía ejercer de responsable de un sello, de elegir lo que de verdad quieres publicar y encargarte de ese disco. De tu pequeño objeto… Si, en realidad lo del sello me hacía gracia… Con alguien a mi lado, estaba claro que debía emprender esa tarea.

(JMII) De hecho nos conocemos de cuando yo vivía en Berlín. Estamos acostumbrados a trabajar a distancia, cosa que creo que es una ventaja teniendo en cuenta nuestras vidas privadas. Nos facilita mucho la vida. De hecho ensayamos muy poco.

Después hablaremos del edit que nos habéis regalado, pero antes me gustaría reseñar que JMII acaba de presentar un edit de uno de los temas más famosos de nuestra electrónica, el Así me gusta a mí de Chimo Bayo. Además estrenas tu sello NVH Records con esa referencia. ¿Pero cómo se te ocurre, chiquillo?

(JMII) Pues es algo bastante gracioso. Para empezar, no lo considero un edit, porque en realidad es un tema propio, al que al final decidí meterle la a capela de Chimo Bayo. O sea que técnicamente sería un sampler. Es justo al revés. Lo único que he tomado de Chimo Bayo es la voz. La gente completa la base con la voz. Por eso incluí la versión instrumental, por si a alguien le hacía gracia pincharla sin que el tema fuera tan reconocible. Por la otra cara si que nos encontramos con un edit puro y duro. De hecho es mi primer edit. Por lo menos es el que mejor me ha quedado. ¿El tema original de quien es? Bueno, no sé si puede decir… Bien, en realidad ya está ‘tagueado’ en Soundcloud. Así que te diré que es de un una pareja canadiense que se llama Psyche, suenan un poco a Depeche Mode pero más oscuros. El tema original se llama Haunted. Me compré el disco en Recycled de Madrid.

(P.G..) Ahora que habláis de los edits, si me permites decir una cosa. Tradicionalmente la música electrónica y sobretodo la más underground, siempre ha estado en el punto de mira de todas estas cuestiones legales. Que exista la palabra edit ya es sintomático de muchas cosas. Cuando marcas que ese track es un edit ya estás reconociendo que no es tuya. Quiero decir, que no sé por qué la gente se pone tan nerviosa con estas cuestiones, cuando la electrónica siempre ha sido apropiacionista. Me ponen un poco nervioso estos comentarios de ‘no puedo decir de quien es el original porque igual alguien se me tira encima’. Si seguimos por estos derroteros, entonces apaga y vámonos. Llevamos arrastrando estos miedos desde hace muchos años. En un contexto underground y minoritario como puede ser el nuestro, me parece un poco penoso andar a vueltas con estas cuestiones. Las demandas legales empiezan cuando el que ha tomado prestado ese sampler se está forrando. Pero en un círculo como el nuestro en el que no corre tanto el dinero, pues no sé si son de recibo todas estas dudas. Hay casos en los que uno debería dar las gracias porque haya habido otro productor que se acordado de tí y le ha dedicado tiempo a hacerte un edit.

(JMII) Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de sellos publican en vinilo las copias justas para recuperar la inversión inicial. En este contexto de estrecheces económicas, no deberíamos perder el tiempo en estas consideraciones legales.

Vosotros de momento utilizais vuestro sello, Minor Planet, básicamente para foguear vuestro proyecto.

(JMII) Si, de hecho todavía no hemos operado como sello al uso, porque en realidad las dos primeras referencias son nuestras. Pero tenemos anotado en la agenda lo de sacar música de otra gente.

(P.G.) Nos gustaría buscar por entre la escena más desconocida de Barcelona.

(JMII) Que sea gente que tenga algún vínculo con nosotros. Eso sobre el papel, porque la lógica del mercado va por otro lado.

(P.G.) Si, muchas veces te ves obligado a buscar un nombre que funcione mínimamente. Y sobretodo que sea asequible a nivel de presupuesto para poder pagarle. O que se enrolle lo suficiente para que no tengas que desembolsar mucho dinero. El distribuidor ya te pide que haya una remezcla de alguien con un cierto tirón internacional.

(P.G.) Y cierta prensa internacional casi como que te lo exige. Escriben una reseña de algo que has publicado porque has incluído la remezcla de tal productor con cierto caché. Una vez me pasó con Esteban Adame que estuvimos a punto de colar nuestro disco en Pitchfork porque incluíamos una remezcla de Octo Octa. Pero si, molaría poder ir construyendo un poco de cantera con productores afines a partir de nuestro sello Minor Planet.

Ya os habrán preguntado por vuestro primer álbum. ¿Sigue siendo importante lo de grabar un álbum?

(JMII) Bueno, pasa algo parecido a lo que hablábamos de las remezclas de un internacional. Lo necesitas como tarjeta de presentación de cara al mercado, a que te hagan caso. Pero el que no te hace caso es el público que ya no consume álbumes…

(JMII) Si es muy paradójico… La prensa pide LP, pero la gente escucha singles. El formato EP me sigue convenciendo más.

(P.G.) Sería mejor hacer un álbum de cartón piedra. Quiero decir, a veces la lógica del mercado empuja a los productores a grabar un álbum porque si, con dos temas buenos y el resto de relleno. Yo abogo por que los álbumes sean lo más cortos posibles.

(JMII) Si, yo soy muy fan de los álbumes cortos. De 35 minutos como máximo. Como un EP largo. El álbum de 74 minutos ya no tiene futuro. Pero no lo hemos pensado demasiado. Tienes que presentar algo con sentido. Una idea con fuerza detrás.

(P.G.) Desde fuera, la promoción de un álbum parecería igual que la de un EP, pero no es lo mismo. Un álbum cuesta mucho más de producir y puede consumirse en el mismo plazo de tiempo que un EP. O incluso se puede agotar más rápidamente. Porque la gente escucha EP o maxis, pero de un álbum se va a quedar con un par o tres de temas a lo sumo. Además, ahora el propio artista es responsable de la promoción del álbum en cuestión. No queda otra que hacer el seguimiento del trabajo, aunque sea a través de las redes sociales. Cuesta tanto trabajo acabar el disco cómo conseguir que ese disco llegue a la gente que pudiera estar interesado en él. Lo importante es sacar un trabajo enfocado. Todo el trabajo añadido tendrá un sentido y te ayudará a llegar a quien creas que le puede interesar. Por eso me llama la atención reacciones como las de Venetian Snares. Para empezar, hace unas declaraciones a la prensa en las que rechaza de pleno las redes sociales y al poco pide que la gente le ayude a pasar un mal trago económico a través de las redes que él mismo había defenestrado pocos días antes. El artista tiene que dirigirse al público con gracia y, sobretodo, con cierta coherencia en lo que hace y cómo lo hace.

Teniendo cuenta que empezasteis en esto con proyectos individuales y ahora habéis empezado a trabajar en pareja. ¿Qué habéis de esta nueva manera de producir a dos bandas?

(P.G.) Aprender a dejar que fluyan las cosas y pasen solas. Aprender a disfrutar de la interacción. Que la palabra “live” del texto promocional de un bolo, acabe justificada del todo. Ya me ha pasado más de una vez en algún festival, tanto con Guillamino como con Olde Gods, lo de actuar encajado entre dos Dj y sentir que te quedas como a medio gas, en referencia tanto del que venía antes, como del que te coge el testigo. Lo del falso directo ha acabado por aburrir a la gente que en su mayoría prefiere que haya un Dj. Sigue existiendo esa idea preconcebida que el Dj debe poner bombo. A mí este nuevo formato de directo sobretodo me da sensación de libertad. Me ha liberado un montón. Ahora todo me parece mucho más cómodo. No es que resulte más fácil, porque meterte en el bolo y en situación cuesta lo mismo, pero si me siento más cómodo. Bueno, ahora que pienso mi teclado pesa quince kilos y JMII va por la vida con una maletita. Pero por lo menos, no estoy tan concentrado en cambiar patrones y que si ahora me despisto y que no me acabe descuadrando…

Refiriéndonos, ahora sí, de la descarga que incluímos con esta entrevista. ¿Por qué habéis elegido justamente ese tema para editarlo?
(P.G.) Porque el original pedía a gritos un edit. Cuenta con el espacio suficiente en la mezcla para añadir arreglos. Tiene el ritmo ideal... Además el personaje nos hace mucha gracia a los dos.

(JMII) Hay un poco de coña en torno al edit pero el tema nos gusta de verdad. Lo que pasa es que el personaje se lo come todo. Tenía unos compositores detrás muy buenos.

(P.G.) Es otro nivel de cognición de lo que es un artista. Está en otro planeta. Lo encuentro fascinante.

OLDE GODS son los invitados del próximo evento de Sagan Club que se celebrará el día 11 de septiembre en Siroco (Madrid)




Más información:

Olde Gods en Facebook | Bandcamp

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD