PUBLICIDAD
Wooky

Wooky

Publicada el 20 Enero 2014 por David Puente
La producción de este disco ha sido algo así como escalar una montaña. Y si no que se lo digan a Albert Salinas. Con su alias Wooky ha sobrepasado en un año el timing marcado por el sello spa.RK que es el encargado de publicar este Montjuïc. “Todo el proceso empieza en el Sónar de 2010 cuando Sílvia Grumaches me propuso que lo siguiente que acabara lo publicara en spaRK”. Y hasta ahora. Al sello catalán se le eternizan las publicaciones. Recuerdo un caso muy parecido al del primer álbum de bRUNA que también tardó en llegar lo que no estaba escrito. “Si yo soy perfeccionista, él lo es el doble. Nos ha masterizado el álbum la misma persona, el enorme Xavi Alarcón, que me dijo que Carles (bRUNA) tenía tan claro el sonido que quería sacar que casi lo masteriza él solo”. Hace cuatro meses Albert se fue a vivir a Cardedeu, poblicación de la que es natural su novia. “Allí se está de coña”. El fin de semana pasado gastó una de sus tres o cuatro visitas a Barcelona para estrenar su directo en petite comité en el estudio del colectivo Telenoika.
¿Ha grabado el álbum en Cardedeu?
Pues la verdad es que me ha dado tiempo a grabarlo en muchos sitios. He grabado parte en Albanyà que está cerca de Figueres. Gran parte en diferentes pisos de Barcelona ya que me he mudado varias veces desde que empecé el álbum. El tema que se titula Lisboa lo empecé en Lisboa con la ayuda de una línea de bajo de Oriol Francisco, pero lo acabé en Barcelona. En Cardedeu le acabé de dar cuatro toques pero el grueso del disco digamos que es barcelonés.

Entonces hábleme de la larga travesía que ha supuesto coronar Montjuïch...
Después del EP The Ark que saqué en Lapsus hace ya tres años y medio me dije a mi mismo que tenía que grabar un álbum. Y como soy una persona excepcionalmente lenta para producir mi música pues el proceso se me ha ido de las manos en cuanto a timing. Si, soy super lento. Así que me dije que tarde o temprano llegaría finiquitar los temas necesarios como para tener un álbum. Entonces Sílvia de spaRK me insistía en que le diera un empujón al álbum y lo acabara de una vez porque estaba muy fuera de fechas y se nos iba a pasar el arroz. A todo esto, el verano pasado decidí descartar un par de temas y en un mes tuve que hacer lo que no había hecho en meses anteriores: dos temas completamente nuevos. Se trata de los tracks Inheritance (part I y II) y Recurrent Dream que produje en el estudio que tiene mi amigo Àlex Candela en Figueres y que me ayudó también en Inheritance. Me dejó la casa mientras estaba de vacaciones y me dio tiempo a acabar ese par de temas que necesitaba para cerrar el álbum. Y el último tema del álbum, Montjuïc, lo acabé aprovechando mi paso por los estudios de la Red Bull Music Academy en Madrid.

Osea que Lisboa la acabó en Barcelona. Y Montujïch en Madrid…
Si, ha sido un proceso tan largo que los temas se me han eternizado. Es un disco que lo he llevado conmigo durante los últimos tres años de mi vida. Me llegan a robar el portátil hace sólo unos meses y no sé qué hubiera hecho. Es un riesgo trabajar con portátil, sí. Tampoco soy un megacrack de la informática, ni del software, ni siquiera del sonido… No soy un freak ortodoxo. Voy lento porque me gusta ser todo lo perfeccionista que pueda. Y como este disco tiene muchas texturas y cuenta con muchos detalles pues me lo he tenido que pensar mucho. Y aún así, creo que hay dos temas en el álbum a los que se les podría haber dado alguna vuelta más... Supongo que es un problema muy común entre los productores.

Las melodías parecen muy trabajadas, de tal modo que todas y cada una de ellas me recuerdan a algún tema ya escuchado…
Me gusta sobretodo la electrónica instrumental, procuro utilizar una línea de sinte que emule una voz humana. Me gusta hacer cantar al sinte, por decirlo de alguna manera. Me gustan los patrones rítmicos armados con loops pero sí, me gusta que haya algún resorte electrónico que “cante” en mis temas. Incluso llegué a crear un preset de sinte para un tema en concreto que es Thalassa. Pero después lo fuí incorporando a otros temas con lo que, supongo, que ha realzado en el conjunto esa idea de que estamos ante un álbum. Así que si, si que hay un hilo conductor sutil que recorre todo el grupo de temas. Lo que está claro es que es una oda al pasado, a la electrónica de los 90, no porque ahora toque sino porque Orbital ha sido uno de los proyectos que más me han influenciado en mi manera de escuchar música de este tipo. También me han gustado siempre propuestas como las de Telefon Tel Aviv. Yo creo que el álbum bebe de las melodías de Orbital y de las intrincadas texturas de Telefon Tel Aviv. Por ahí, irían los tiros. Orbital no suenan tan a IDM digamos arty, todo lo contrario, sonaban más bien primarios en sus primeros discos que, obviamente, son los que más me gustan. De ellos siempre me han gustado los patch, los acordes, ese jugar con voces extraídas de samplers de grabaciones que encontraban en archivos…

Y lo de ponerle Montjuïc a un tema que además da título a todo un álbum…
Pues porque tengo muchos recuerdos ligados a la montaña. Soy del barrio de Sant Antoni y he jugado infinidad de veces con mis tres hermanos en la montaña. Sobretodo los domingos. Nuestra cotidianidad estaba siempre enfocada hacia la montaña que está tocando al barrio. La otra montaña de la ciudad, el Tibidabo, siempre se le ha visto como una montaña externa a Barcelona porque parece siempre como más lejana, como que no pertenece del todo a la ciudad. En cambio Montjuïc está más presente en toda esa zona del Poble Sec y Sant Antoni. Cuando llega la adolescencia como que te separas de tus fetiches de infancia. Pero ahora que soy más adulto si que siento que la montaña me vuelve a atraer. De tal manera que he pasado muchas horas con mi compañero en los visuales, Videocratz, para poder grabar un montón de imágenes para los vídeo-clips. Para empaparnos de esa montaña que da nombre a todo un álbum, claro.

Y cómo ve el barrio ahora que no vive en Barcelona… Se está poniendo como muy de moda también.
Si, es verdad. Para mi siempre ha sido un barrio que ha pasado desapercibido en el discurrir de la ciudad. Lo más excitante que podía suceder era que bajaran los “chungos” del Poble Sec que siempre tuvo más mala fama que Sant Antoni. Pero nada excepcional, cosas típicas de finales de los 80. El barrio se ha ido reformando, con cierto tacto, y ahora hay mucha gente que quiere ir a vivir allá. Yo en cambio necesitaba cambiar de aires e irme a un entorno más tirando hacia el ambiente de pueblo. Y creo que ir a vivir a Cardedeu ha sido una de las decisiones personales más acertadas en mucho tiempo. Por el mismo precio tienes el doble de calidad de vida. Por primera vez en la vida puedo producir mientras veo algo de verde por la ventana. De todos modos bajo a Barcelona tres o cuatro veces por semana. Tampoco he desconectado del todo de la urbe. El vínculo con Barcelona no lo voy a perder nunca.

Y cómo queda su relación con el festival Mira! del que fue co-director durante las dos primeras ediciones…
Cesé mis actividades al frente del festival en febrero del año pasado. Un par de meses o tres después de la segunda edición. Maneras de pensar diferentes… Yo me decantaba más por la política artística de la primera y de la segunda edición. Apostaba por una presencia importante de la IDM. No hemos partido peras del todo pero nos hemos escindido, por decirlo de alguna manera. Parte del equipo nos hemos decantado por cosas nuevas. Con bRUNA, por ejemplo, estamos centrados en potenciar nuestro sello Lapsus con Albert Miralles. Tenemos un programa de radio en iCat FM que es algo así como el programa oficial de nuestro sello Lapsus. En los próximos tres meses vamos a sacar un disco de Pina que incluirá remixes de BeGun y Headbirds. Y tenemos otro objetivo para abril que se dará a conocer de aquí unas tres semanas y que creemos que va a ser potente.

Imagino que debe estar preparándose para presentar el disco en directo.
Si, pero no creo que me vayan a salir muchos bolos. No he sido nunca un artista de muchos bolos, entre otras cosas porque mi música no está pensada para el club. Es un directo más difícil de mover que si fuera de techno convencional, por ejemplo. Lo que sí es cierto es que con la inercia del álbum estoy viviendo una época de subidón y estoy produciendo bastante para lo que es mi ritmo de trabajo. Yo creo que me animaré con un EP de tres o cuatro temas originales con algún remix de algún invitado. Me gustaría que me saliera algún bolo especial como el de hace un año en el Sónar Complex. También me apetece abrir mercado en el exterior.  Vaya como vaya este Montjuïc, lo que no puedo es tardar tres años más en concretar nuevos proyectos.


Más información:

Web Oficial: Wooky
Web Oficial: spa.RK

Compartir:

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.