PUBLICIDAD
The Frogmen

The Frogmen

Publicada el 17 Marzo 2014 por David Puente
Leandro Gámez y Toni Rox se reúnen un jueves por la tarde de finales de febrero en Penelope para hacerse unas fotos promocionales. Las últimas que tienen los dos juntos deben ser de hace más de una década. Los años que hace que el proyecto The Frogmen tan congelado como Han Solo en el final del Imperio Contraataca. El deshielo se producirá en la fiesta remember de Soma y sus grandes héroes en esa esperada noche del 5 de abril que volverá a reunir a la pareja con otros rebeldes como Ángel Molina, Xpansul y Elesbaan. Les pregunto si han mirado a cuánto están sus discos en Discogs. “A mi hace poco me pidió un amigo una copia de The Frogmen que decía lo tenía vendido por 30 euros”. “Espera que lo encuentre”, le respondió Toni Rox.  “¿Si volverá Boozo? eso seguro que no”, responden al unísono. “Nosotros hemos vuelto y lo considero un milagro. No pidamos más imposibles”, reconoce Gámez. Les digo que para su directo de vuelta tengan cuidado con las transiciones. “Por eso no te preocupes. Si algo nos salía bien ya por entonces, eran las transiciones”, se despide Gámez a través de la línea de Skype con la que ni siquiera soñábamos en aquel 97 cuando sacaron su álbum A new home.
Entonces, ¿ya os llevais bien?
(Leandro Gámez) Aquí estamos, sentados uno junto al otro.

Bueno pues explicadme cómo es que habéis vuelto y que fecha de caducidad tiene esta reunión después de tantos lustros...
(Toni Rox) Nos lo pidieron. Había gente que hablaba mucho de The Frogmen. Los The Frogmen por aquí y por allí. Se han empeñado bastante. Y entonces dijimos, por qué no… Vamos a intentarlo… Tenemos una relación sentimental con este asunto… Y el tiempo que va a durar, pues no lo sabemos. No hemos pensando en nada de esto de momento. Vamos a preparar el directo y luego ya veremos.

De momento os juntáis para este directo en concreto, no se ha hablado de nuevo material ni nada de eso.
(Leandro Gámez) Es muy apresurado pensar en eso. El asunto se puede decir que nos ha pillado con los pantalones bajados. No esperábamos que todo esto se reactivara tan rápido. Si no sabemos si vamos a hacer más directos, imposible saber si vamos a sacar música nueva. El tiempo lo dirá. Este año lo sabremos.
(TR) Vamos a dejar que sean las circunstancias las que nos acaben llevando a un sitio o a otro. Si de repente los programadores empiezan a demandar nuestro directo querrá decir que seguimos gustando. En realidad los dos por separado ya trabajamos dependiendo de la demanda. Todo dependerá de la demanda.
(LG) La demanda es la que marcará si The Frogmen pasan realmente a una versión 2.0.

¿Habéis podido trabajar juntos estos días?
(TR) De momento nos hemos repartido el trabajo y ahora ya en breve nos toca juntarnos claro. A ver qué hemos hecho cada uno de nosotros y sopesar qué dirección tomar. Todavía tenemos un mesecito (nota del autor: la entrevista se realizó el pasado 27 de febrero para el lector).

¿Vais a encarar el directo como lo hubiérais preparado hace quince años o como se preparan los directos a marzo de 2014?
(LG) Pues mitad y mitad.
(TR) Si con tecnología de ahora y con la de antes también. Un poco de máquinas y un poco de ordenador. No estamos en contra de nada.
(LG) Unir los dos entornos es lo mejor que podemos hacer actualmente. No podemos hacer como si en estos últimos años no hubiera pasado nada porque no es así. Hemos seguido trabajando por separado con la tecnología digamos moderna, así que no tendría mucha lógica que para este directo hiciéramos como si hubiéramos estado congelados. No podemos tirarnos al laptop de manera integral porque no era la filosofía original de The Frogmen. Pero tampoco podemos decantarnos por mover toda la cacharrería de antes porque el directo resultaría muy costoso. Llevaremos un Ableton para ciertas cosas, una superficie con secuenciador incluído y sampling para otras cosas.
(TR) Alguna caja de ritmos. Algún sinte. Algo de cacharrería que provoque la curiosidad de los más veteranos y de los más jóvenes que igual no están acostumbrados a este tipo de desembarco en un club.
(LG) Un microondas...
(TR) Un poco de todo.

Imagino que los temas que vais a interpretar estarán extraídos del álbum…
(LG) Si, es que si no los sacamos del álbum no sé de donde los podemos sacar.
(TR) Bueno, también podemos recuperar algún tema de otro proyecto que compartíamos en Boozo que se llamaba California Sun con el que llegamos a sacar dos doce pulgadas. Pero si, nos pidieron que hiciéramos un directo de The Frogmen de la época. De hecho hace poco Elesbaan me mandó un link a Mixcloud donde se podía escuchar un directo de The Frogmen. Si te digo la verdad nunca había escuchado un directo de The Frogmen. No existía Youtube. Ni los teléfonos eran tan inteligentes como era ahora. Joder, hace tiempo ya. En realidad no tanto pero han cambiado mucho las cosas desde entonces. No había escuchado un directo nuestro desde el punto de vista del espectador. Una perspectiva interesante.
(LG) Existían las pesetas. Imagínate.
(TR) Existen pocos registros de esa época.
(LG) Igual te refieres a uno que hicimos en Algeciras en el 96.Cuando lo escuché pensé, “joder íbamos follados”. A 140. Bueno, eran las velocidades de la época.
(TR) Si, ahora han bajado mucho los BPM.

Es que lo dejáis en un momento clave. En el paso entre los 90 y la década de los 2000 en la que va a explotar internet y nuevas formas de comunicación que vosotros os ahorrais…
(TR) Hace poco me hicieron una entrevista y me preguntaron por las diferencias entre finales de los 90 y la época actual. Y yo le respondí que a finales de los 90 había pocas cosas y mucha ilusión. Y ahora hay muchas cosas y un revoltijo un poco raro. Cuando la cosa no está claro, la tendencia es siempre volver para atrás. Ahora hay mucha paja. El directo al que os referís es uno del 96 en un Cybersonic en Algeciras.
(TR) Yo es que no me acuerdo de ese directo.
(LG) Yo si. Nos fuímos en Land Rover de Madrid a Algeciras. En uno que iba a 80 por hora. Con el maletero petado.
(TR) Ostia, no me acuerdo yo de eso.
(LG) Si, nos llevó un chaval que ponía todo el rato a Camarón en el Land Rover. Escuchamos varias veces el álbum Potro de rabia y miel. Lo escuchamos varias veces. Íbamos a 80 por hora. Pues once horas tardamos en llegar a Algeciras. Me acuerdo que en aquel festival pincharon Jordi Slate y Felipe Volumen. Era la época en la que el breakbeat pegaba un montón por Andalucía.
(TR) ¿No sería ese directo en el que preparamos especial para la ocasión un tema con ritmos rotos y la sala se vino abajo? Se lió una gordísima. De repente era todo genial

Por cierto, recordando a productores de aquella época. ¿Que sabéis de Resonic? Sacó un álbum muy chulo en el 98. Se titulaba Mu!
(LG) Somos amigos.
(TR) Yo hace mucho que no sé nada de él.
(LG) Toca el bajo en una banda de jazz. Dice que quiere volver al techno. está con un ojo puesto en el contexto. Lo que pasa es que no tiene tiempo. Tiene un trabajo que le absorbe muchas horas. Ahora bebe los vientos por Miles Davis y cosas de ese tipo.

Otro que está haciendo cosas últimamente después de una mala época es Alex Martin.
(TR) Todos la hemos pasado.
(LG) Que vuelvan Protozoo y Teen Marcianas. Y entonces los 90 habrán vuelto de verdad. Y Underbeat.
(TR) Y Madelman, por favor. El otro día pregunté por él.
(LG) He escuchado a Chico y Chica pero a mí me gustaba Madelman. El álbum que sacó en Cosmos, Palais, era precioso. Y él, un amor.
(TR) Yo a Àlex lo veía bastante cuando vivía en Barna. Incluso trabajamos en un par de temas juntos. Se quemó, como nos pasó a muchos de la época. Lo dejó por desengaño.

Y en que estáis haciendo por separado los dos.
(LG) Yo he empezado un sello que de momento es digital, Dazzle Tracks. Igual en verano ya puedo sacar algunas referencias en vinilo. También estoy haciendo música con HD Substance. Tenemos en mente un proyecto en conjunto que empezamos a mover hace muy pocos meses. Me subo a Guadarrama para trabajar con él. De momento hemos sacado un par de cortes en un sello alemán que se llama Limited y es de Andrea Belluzzi.
(TR) Yo sigo pinchando de aquí para allá. Pincho en las fiestas Genesis y Calypso. He vuelto a producir después de un tiempo. De hecho, cuando estuve viviendo en Barcelona ya hice unas cuantas producciones que saqué en sellos de Detroit y New York. Y desde que volví a Madrid estoy trabajando en un disco desde hace un año y pico. Hay varios sellos pendientes de esto. Y es en lo que ocupo mis noches. Duermo poco.

¿Por qué te volviste de Barcelona a Madrid?
(TR) Hombre, llevaba ya ocho años en Barcelona. Yo fuí a Barcelona para trabajar seis meses. Y me quedé ocho años. Al final me entraron ganas de volver a casa. es normal. Al final ya me lo conocía todo y es verdad que el tono general de la ciudad se había vuelto muy gris. Costaba mucho hacer cosas. Como en todas partes, la verdad. De lejos parece que ahora se está despejando un poco la cosa pero en ese momento estaba la ciudad un poco aburrida. Todo muy orientado al “guiri”. Todo el mundo me decía: “¿Qué bien estarás en Barcelona?” Y yo respondía que tampoco estaba muy allá. Son percepciones que tiene la gente.

Una duda que he tenido siempre con vosotros. ¿Cómo es que empezasteis a producir juntos teniendo un background tan diferente?
(TR) De eso se trata. De juntar experiencias diferentes. Así es como trabajaron el house en Detroit, porque antes al techno le llamaban house, no lo olvidemos. A veces tenemos problemas para diferenciar al house del techno y esa duda es debida precisamente a la mezcla que se dio en la génesis. Lo que intentaban aquellos negros era hacer electrónica europea. Pero con la cultura que tiene de música negra les salió una mezcla que todavía hoy sigue dando sus frutos. En el momento que pones a trabajar a dos cabezas que funcionan igual… No sé si es demasiado excitante. En cambio, de dos mentes capaces de modelarse la una a la otra sólo pueden salir cosas buenas. Como mínimo interesantes.

Lo complicado vendrá ahora cuando os tengáis que poner a producir de nuevo, no ya porque el contexto haya cambiado sobremanera, si no porque el proyecto está muy mitificado.
(LG) Bueno, en realidad sumamos experiencias. Lo complicado sería si no hubiéramos producido nada desde entonces. Ahora tenemos más sabiduría. Tenemos más claras las ideas. Si llega el momento en el que haya que hacer nueva música, que eso está por ver, yo creo que lo tendremos muy claro. Haremos algo de calidad o no haremos nada.
(TR) Si a estas alturas del partido no tenemos claro que sacar por sacar no nos va a llevar a ningún sitio… Entonces apaga y vámonos.



Más información:

::

Compartir:

Necesitamos tu ayuda

La situación provocada por el COVID-19 ha hecho que nuestros ingresos desciendan drásticamente ya que las empresas que nos contrataban publicidad (festivales y clubes principalmente) se encuentran en una situación incierta. Si te gusta el trabajo que hacemos, agradeceríamos una aportación económica por tu parte ya sea de forma puntual o periódica por pequeña que sea. Puedes hacerlo ya mismo a través de Paypal

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.