Entrevistas

Maceo Plex

Maceo Plex

Maceo Plex apareció en 2009 como alter ego de Maetrik y en 2011 se convirtió en toda una revelación gracias al estupendo álbum Life Index (Crosstown Rebels), que puso de moda unos códigos muy reconocibles en la escena deep house. Mientras muchos productores siguieron su estela, él comenzó su escalada imparable hacia la liga de los top dj's. Ahora continúa en un genial estado de forma, con actuaciones por todo el mundo, un nuevo álbum en el horizonte y una aventura editorial (Ellum), que está dando la alternativa a nuevos productores. Maceo Plex estará presente esta temporada en Ibiza con dos residencias y es uno de los grandes reclamos del Awakenings Festival los próximos 28 y 29 de Junio en Ámsterdam.

¿Cómo va el año?
Bien, estoy girando mucho, he estado haciendo música nueva y ahora ya estoy inmerso en la época de festivales. Estuve en la Miami Winter Music Conference, Coachella y en los próximos meses actuaré en festivales grandes como Awakenings.

¿Qué planes tienes aquí?
La semana del Sónar haremos una fiesta de mi sello Ellum en Ker Club y mi intención es hacer algunos showcases en varios clubs de España. También voy a ser residente de Enter y Circoloco en Ibiza este verano.

Acabas de editar Conjure One EP en tu sello Ellum ¿Qué más está por venir?
Estoy preparando los dos siguientes volúmenes de Conjure EP. Con el material de estos tres ep's luego completaré un álbum con otros cinco temas más orientados a la escucha. El segundo se edita en Mnus y el tercero ya veré… El álbum saldrá en Ellum, es un trabajo que tengo bien planificado.

¿Qué sonido estás explorando ahora en tus nuevas producciones?
Estoy volviendo al sonido Maetrik pero con un toque más soulful. Tenía ganas de recuperar los códigos de mi antiguo proyecto: temas oscuros, flotantes aunque con líneas de bajo funk.

¿Y ese cambio?
Llevo casi quince años sacando discos como Maetrik, el primero salió en 1999, aunque mi carrera no explotó hasta que puse en marcha Maceo Plex. Para mí siempre ha sido un sueño tener éxito con el sonido Maetrik y ahora creo que es buen momento para reivindicar mi visión de la música más oscura y abstracta. Por otro lado, el público está hambriento de este tipo de sonidos, el techno está funcionando bien en los clubs y yo siempre me he considerado un productor de techno.

¿Ha cambiado mucho tu estudio en los últimos tiempos?
Sí, y tanto, ahora puedo comprarme material bueno. Antes, cuando vivía en Dallas (Texas) para comprarme un sintetizador tenía que hacer muchos bolos y trabajar mucho.

¿De qué trabajabas?
Estuve trece años trabajando como transportista en UPS, hasta el año 2001. Me gustaba porque me pasaba el día en la furgoneta escuchando música. Llevaba un boombox y un montón de cassettes y escuchaba discos a todas horas. Después me puse a reparar ordenadores, hacía música y vivía prácticamente sin dinero. No podía comprarme mucho material. Lo gracioso es que ahora que tengo el dinero para comprar estas cosas estoy volviendo a producir con el ordenador en mi habitación.

¿Ah, sí?
Sí, estoy volviendo a producir como lo hacía antes porque me siento más creativo. Aquí en Barcelona tengo un estudio en condiciones que lo utilizo para hacer grabaciones y para finalizar los temas, pero actualmente me siento más creativo por las noches, a las tres de la madrugada, así que teniendo mi home studio al lado de la cama me pongo a hacer música cuando me viene la inspiración.

Osea que no eres el típico productor aplicado que hace jornada laboral en el estudio…
No, no ¡Nunca he podido! Cuando tenía mucho trabajo, contrato con Crosstown Rebels y aceptaba muchas remezclas, intentaba hacer jornada laboral en el estudio, pero lo que me salía era música soleada. Por la noche se me ocurren ideas más abstractas y me gusta aprovecharlas. Es importante capturar el feeling y el momento.

¿Qué secuenciador usas?
Uso Ableton Live desde la primera versión ¡Todavía conservo el primer cd! ¿Sabes cómo conocí ese software? En una entrevista a Villalobos en el año 2001. Dijo que Ableton Live iba a revolucionarlo todo. Y así lo hizo. Llevo 14 años trabajando con él.

Llegaste a España hace cinco años ¿Por qué elegiste Valencia para vivir?
Conocía a Dani (de la agencia de booking Dskonnect). Me representaba, me conseguía bolos y tenía muy buena relación con él. Vivía en Texas y un día me di cuenta de que tenía que mudarme a Europa si quería subir al próximo nivel. Dani vivía en Valencia y me ofreció su casa hasta que encontrara un sitio para vivir. Valencia es bonita pero había más escena años atrás, por eso hace un par de temporadas decidí mudarme a Barcelona. Aquí estoy muy agusto, se vive bien, el aeropuerto tiene buenas conexiones y hay muchas asociaciones de cannabis (risas).

Háblame de tus raíces cubanas.
Mi padre tocaba la percusión cubana y todos mis hermanos nos hemos criado bailando. Yo bailé desde los seis hasta los 16 años: jazz, salsa, tap, ballet… Competía en torneos por Estados Unidos. Mi hermano ha seguido bailando de manera profesional para Britney Spears, Michael Jackson o Jennifer López. Yo lo dejé de lado cuando comencé a pinchar en 1994.

¿Qué pinchabas por entonces?
Desde el 91 al 94 escuchaba mucho hardcore rave, lo que aquí llamabais Bakalao. Me compraba discos de Alemania, Inglaterra, España, pero sobre todo de Bélgica. Luego me enganché al electro,
que fue el puente que me llevó al techno de Detroit. Más tarde comencé a comprar discos de Alemania y me aficioné mucho al sonido de Colonia

¿Había buenas tiendas de discos en Dallas?
Sí, en Dallas trabajé en un par de ellas. Dallas tiene mucha cultura de coleccionistas de discos. No sé por qué, pero es así.

¿Y la escena de clubs?
¡Fatal! En Dallas no hay escena, pero sí muchos discos. Una de las fábricas de vinilos más grandes de Estados Unidos se encuentra allí así que siempre ha llegado mucho material.

¿Qué opinas del momento actual que atraviesa la industria?
Al nivel en el que yo me muevo me parece que la escena atraviesa un buen momento, pero no me gusta nada la música comercial que se escucha ahora. Antes ponías la radio y escuchabas más pop y rock, ahora no paro de escuchar dance pop irritante y EDM. Pero hay una paradoja detrás de esto, cuanto más crece esta música, más grande se hacen los escenarios para artistas como yo. Ahora me encuentro actuando en escenarios para 10.000 personas, incluso en el Exit Festival (Serbia) pinché para 30.000. En un escenario estaba Afrojack y en el otro yo. Eso antes era impensable.

Hace poco entrevisté a Carl Cox y me comentó algo parecido. Lo bueno de esta nueva ola de música de baile mainstream es que muchos descubren ese sonido, comienzan a tirar del hilo y al cabo de unos años están escuchando sonidos underground.
Sí, esa es la parte buena, no me gusta la música pero con ella se abren nuevos caminos. Hay artistas que más o menos tienen el mismo perfil que yo, tocan en escenarios underground y se quejan de toda esta ola, y que las cosas tienen que cambiar. Pero ellos saben que se saca beneficio. Quizá los que ahora escuchan Martin Garrix o Afrojack dos años después pueden escucharme a mí, a Dixon o a Loco Dice.

¿No te da vértigo actuar para tanta gente?
No, porque mi escalada ha sido progresiva. Con Maetrik ya comencé a pisar clubs grandes como Amnesia, y a medida que he ido creciendo cada vez me he sentido más cómodo antes grandes audiencias.

¿Y ahora qué estás usando para pinchar?
Uso los cd players y pedales de efectos: delay, reverb y looping. Uso módulos de Boss, Electroharmonix y el SoundByte para loopear, que ya lo utilizaba cuando pinchaba con vinilos. Antes usaba Traktor pero me dejó colgado un par de veces y lo dejé de lado.

Ahora te has convertido en un referente para mucha gente, pero me gustaría saber a quién admiras tú de este negocio.
Ahora se ha puesto de moda decirlo, pero desde los 90 soy muy fan de Laurent Garnier. Otro de mis dj's favoritos es Andrew Weatherall, me gusta cuando toca rock. A muchos no les gusta, pero a mi me encanta. Le sigo desde que estaba en Primal Scream y me encantaba The Sabres Of Paradise. Es un dj que te hace ser mejor dj. Recuerdo que pinché tras él en el Panorama Bar y dejó el escenario perfecto para que pudiese desarrollar una gran sesión. Hace sesiones que te ayudan a pensar, te dan ideas, te abren nuevas puertas. También me gusta mucho Ivan Smagghe.

Buen gusto...
La gente piensa que sólo me centro en el house y el techno, pero me gusta todo tipo de música y sigo comprando muchos vinilos. De diez discos que compro, ocho de ellos no son para pinchar. Me los guardo para ocasiones especiales. Recuerdo que me invitaron a pinchar a Phonica Records, me dijeron que sería algo muy informal e íntimo. ¡Pero la tienda se llenó de gente! Venían a escuchar mi rollo pero me puse a pinchar experimental. A veces hay que hacer cosas así, no hay que estancarse.


Más información


Compartir