PUBLICIDAD
Kassem Mosse

Kassem Mosse

Publicada el 15 Diciembre 2014 por David Puente
Gunnar Wendel nació en la parte occidental de Alemania pero desde hace ya muchos años reside en Leipzig, antigua DDR o RDA. Le digo que me imagino Leipzig muy gris, por su pasado detrás del telón de acero. “Que va. Sólo es tan deprimente como puede ser Berlín en los meses de invierno más frío. Tampoco me siento más desconectado de la realidad de lo que podría estar en Berlín. Mis amigos productores son nómadas y viajan alrededor del mundo como hago yo, con lo que van conectando escenas allí donde van. Los núcleos de creación se van moviendo de manera rápida y constante y con ellos todas esas relaciones que se van estableciendo entre ellos y que son las que mueven al mundo de la música”. Es la segunda vez que actúa en Barcelona, la primera fue el pasado mes de junio en una fiesta Off Sónar organizada por Hessle Audio en la que participó en un showcase junto a Ben UFO y Pearson Sound. El último viernes del pasado mes de noviembre cerró el ciclo Dnit en su modalidad de invierno en CaixaForum con un directo más atmosférico que pistero. Hubo algún despistado fan de su faceta house que salió algo escaldado del directo de Kassem Mosse con el que estuvimos departiendo unos minutos antes de salir a escena.
Entonces hoy debuta en directo Barcelona en su su faceta más experimental.
El directo de esta noche está menos enfocado a la pista, se entretiene más en las texturas y en los ambientes… Es música que no se puede encajar en una fórmula, más libre en estructuras que el techno convencional. El de esta noche no es un Kassem Mosse nuevo, ni diferente. Lo que escucharéis hoy, igual que los discos que acostumbro a publicar en sellos a primera vista tan dispares como pueden ser Trilogy Tapes, Non Plus Records o mi propia plataforma Workshop. Es un enfoque especial que también forma parte de mi proceso de creación. En realidad la principal diferencia estriba en la relación que creas con el público que obviamente resultará bien diferente a la que se crea en los clubs que me contratan para reproducir lo que sería una sesión de techno más o menos al uso. Esta noche voy a poner a prueba ante el público otro acercamiento a mi música, desplegaré otras actitudes que considero importantes en mi proceso de creación. De hecho no tengo pensado publicar lo que suene esta noche.

Una manera de decir que existe un Kassem Mosse que va más allá del club.
A decir verdad este directo me ha complicado un poco más la vida porque mañana tengo otro bolo en Fabric más orientado a la pista que me ha obligado a pensar muy bien que es lo que saco de casa para cumplir con mis obligaciones de fin de semana. No es un set up muy diferente en un caso que otro pero ambas presentaciones requieren de unas conexiones entre dispositivos algo diferentes. Cuando esto ocurre debo planificar muy bien que es lo que me voy a llevar para convertir la logística en algo más asequible, sobretodo para evitar problemas en la facturación del aeropuerto. Lo tenía más fácil cuando me movía únicamente por Alemania con mis trastos porque podía llegar a todos lados por carretera. Cuando un productor pasa al plano internacional, no sólo cambia su audiencia, también la manera de enfocar sus directos. Ese paso exige una reformulación de las opciones que tienes a mano. El espacio para poder transportar tus dispositivos se limita a unas cuantas herramientas y el arte de ese productor estriba en saber cómo los combina para cumplir con todos los compromisos. Otro de los consejos que os doy es que os aseguréis del espacio que vais a necesitar porque las cabinas o los escenarios donde vas a tocar por lo general siempre son más pequeños de lo que pensabas inicialmente. Si, el trabajo de un artista empieza bastantes horas antes de salir al escenario.

Mañana llega a Londres donde actúa junto a Gerd Janson y Roman Flügel del que esta mañana, casualmente, he escuchado un set de krautrock. No sé si usted también cuenta con algunos referentes cercanos a la música kosmische ya que antes hablaba de disponer formas libres en sus directos más experimentales… No sé si los jóvenes siguen teniendo en cuenta el kraut entre sus referencias o ya se ha producido un corte generacional con ese sonido...
Aunque algunos discos de kraut hayan pasado por mi vida, no se puede decir que tenga una relación demasiado profunda con el movimiento, apenas tengo discos de kraut en mi colección. De hecho en Leipzig tenemos un sello pequeño que ha publicado material de ese tipo, se llama Holger por Holger Czukay. Aunque nunca ha sido un sonido que haya sido asequible en Alemania, creo que ha estado más a mano fuera del país. Por lo menos en los 90, donde probablemente hubo un cierto rechazo por las naturales cuestiones generacionales. En el subconsciente de los más jóvenes han quedado más las ideas revolucionarias que la música. Digamos que está presente en la música actual en espíritu más que en carne, por decirlo de alguna manera.

Por cierto, que quiere decir su alias Kassem Mosse…
Lo importante es que te sugiere a tí y al resto del público. El nombre es una mutación de mi nombre artístico que va cambiando con el tiempo, de cuando me movía básicamente en la escena local y nos conocíamos todos y lo del nombre era lo de menos. Es como una entidad. No me importa como lo pronuncie la gente, me interesa más lo que le sugiere al público. Es un nombre de código abierto, por utilizar una jerga actual. Me gusta dejar las cosas abiertas, no me gusta imponer ideas. Tampoco quería que mi nombre artístico sonara a alemán.

¿Por qué no quería que su nombre fuera alemán? Son una potencia en esto...

Bueno, porque de esa manera predisponía al público. Quería enfrentarme al público sin necesidad de localismos. Hubo un tiempo que se puso de moda en la escena alemana lo de lucir nombre en alemán porque de esa manera se apropiaba de parte del legado electrónico germano que ha sido muy potente durante todo el siglo XX. Lo que te decía, Kassem Mosse es una entidad al margen de coordenadas espacio temporales definidas.

Tal vez por eso se mueve siempre en unas coordenadas tangenciales, techno y house por ser generalistas, pero sin quedar encapsuladas en una forma preestablecida.
Claro, no quiero que mi nombre se asocie a un sonido en particular porque siempre me ha gustado que mis temas se defiendan solos y además sin necesidad de sonar a nada preestablecido. Siempre me he propuesto que el público llegue a mí sin ideas preconcebidas.

¿Qué escuchaba hace quince o diez años?
Pues precisamente hace quince años que vivo en Leipzig y por aquel entonces me movía en unos círculos de techno muy localistas. Raves ilegales en naves abandonadas y muchos sótanos. Queer parties. Empecé a trastear con la producción justo en ese momento. Ya digo, un periodo de mi vida en el que mi escena estaba formada básicamente por mis amigos. Esos primeros momentos de mi carrera fueron muy positivos porque pude someter a test mis temas sin ningún tipo de pudor ante mis amigos. Una gran ventaja para los que dan sus primeros pasos en un contexto local. Ese punto inicial es muy importante en la formación de un artista. Un público que tienes a mano y que va alimentando tu producción con sus opiniones. Es otra diferencia sustancial con respecto a esa otra fase de tu carrera en la que das el salto al mercado internacional. Como confias en tu audiencia porque te ves literalmente con ella, te atreves a hacer pruebas sin tener que hacerte una idea de cómo va a reaccionar alguien que vive a miles de kilómetros de tu país. Algo que considero un error, por cierto. Además, por entonces, todos estábamos empezando. No había ideas preestablecidas.

¿Moodyman o Theo Parrish?
No entiendo porque tener que elegir. Ese tipo de pregunta cerrada me pone nervioso. Implica siempre una respuesta apresurada que en el caso por el que me cuestionas es cierto.

Se lo preguntaba medio en broma porque ahora que el house está otra vez en un momento en el que muchos focos a la vez se han vuelto a interesar por él, siguen apareciendo los dos en las primeras opciones de todas las preferencias. He visto que son una opción a la que recurre en los podcasts que ha entregado a algunos medios.
Diría que me gusta la manera de improvisar de Theo Parrish en cabina. Echa mano de una libertad a la que otros con el mismo caché ya hace tiempo que han renunciado. Si tienes una idea debes saber que no vas a complacer a todo el mundo, que eso es imposible. Esa es una máxima que interiorizas cuando llevas un tiempo en esto. La prensa me encaja en parcelas reconocidas como el house y el techno pero en todo caso lo que hago es mi propia visión de esos estilos que no tiene por qué ser la tuya. Y para poder ofrecer esa visión debo tomar riesgos. No hay otra manera si quieres ser tu mismo. Es más diría que lo que hago ni es techno, ni es deep house.

Ante que situación se pone más nervioso. ¿Antes de un directo como el de hoy que es experimental y más esquivo para el gran público pero como no lo entiende puede que aplauda igual para no parecer eso mismo o en un directo de pista que es fácilmente reconocible y el público cuenta con más elementos para juzgarlo?
Le pongo la misma atención a los dos tipos de directo. Porque me gusta estar encima de lo que está ocurriendo en los prolegómenos de un directo. Por eso raramente me da tiempo a ponerme nervioso. Para mí son situaciones muy parecidas. De todas maneras no perdamos de vista que estamos hablando de música. No le va la vida a  nadie porque en tal directo o en tal otro no acabe de tener un buen día. Es como la vida misma. Unos se lo pasarán en grande y otros lo criticarán. Como decía antes, es imposible poner de acuerdo a todo el mundo y menos cuando intentas ser lo más personal posible. Pero es que a mí me pasa lo mismo, siempre hay algo que podría haber mejorado... y lo sabías en ese mismo momento. Puede que en los primeros diez minutos estés un poco más ansioso porque el directo se desarrolle en unos cauces en los que puedas dominar lo que tienes entre manos. En esos primeros minutos tu puedes ver si la gente baila o no. En el caso de esta noche en el que apenas suena un bombo es mucho más complicado detectar desde la cabina si al público le está gustando lo que escucha.

¿Cómo definiría en términos musicales su año 2014?
Pues que estoy contento porque por fin he podido acabar algunos proyectos en los que he estado ocupado durante mucho tiempo como por ejemplo mi último álbum Workshop 19. Ha sido un año en el que me he quitado un peso de encima...  Me cuesta mucho empezar algo nuevo cuando estoy inmerso en algún proyecto que no he podido acabar. Me siento más ligero pero eso no quita que piensa en hacer las cosas mejor.

Más información:

Web Oficial: Workshop

Compartir:
PUBLICIDAD

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

PUBLICIDAD