Entrevistas

Svreca

Svreca

Nos reunimos largo y tendido con el jefe supremo de Semántica, Enrique Mena, para que nos hable del sello que maneja con ojo clínico y nos dé su visión del estado de forma del techno. Este 'digger' enfermizo rastrea la red para ofrecernos nuevos talentos y potenciar de paso el producto nacional con un acierto fuera de lo común y un gusto exquisito, moviéndose a la perfección entre el techno más experimental y la IDM más vanguardista. Solo hay que mirar el perfil de Semántica en Discogs para echarse a babear. Amor y dedicación por la electrónica en estado puro. Un concepto, Semántica, con una sola idea en mente, desentrañar el significado de los beats producidos por máquinas.

Siete años de Semántica ya. ¿Qué expectativas tienes y como es el proceso diario del sello? 
Sí, creo que son 7 años ya. La verdad que tendría que mirar en Discogs, ya que últimamente la cabeza ya no me da para más y algunas referencias tendría que tirar de archivo. En septiembre hizo 7 años, sí. Desde el inicio no me puse ningún objetivo. Voy trabajando con el material cerrado y en función del momento creativo del artista que me interese me acerco a él. El sello es muy espontáneo en ese sentido y sigue siendo un reflejo de mis gustos e inquietudes musicales y mi selección como DJ. 

También se intuye cierto peso en el aspecto gráfico tan cuidado. Tengo entendido que también te ocupas tú de esa parte. 
Sí, creo es un aspecto fundamental para el sello. El aspecto gráfico es algo que he mimado desde el principio. Recuerdo que en las primeras referencias no tenía muy claro como tenía que hacer la parte gráfica y decidí que lo mejor era sacar galletas a un único color. Prefería poder hacer mis propios “inserts” en casa y testear diferentes posibilidades para hacer un artwork a mi gusto. Con el paso del tiempo adquirí más experiencia y ya podía hacer labels con total precisión. A veces utilizo diseños de terceros, o pido fotografías, otras veces trabajo con vectores, etc. Pero la dirección artística del sello siempre corre de mi cuenta. 

Esto nos lleva de cabeza al vinilo como eje principal de Semántica.
El formato vinilo es el más bonito de coleccionar, de manipular, sobre todo si hablamos de almacenar música y darle un valor más allá del puramente musical. El vinilo sigue siendo muy importante para mí a pesar de que actualmente no lo utilice en mis sets. 

¿Ha sido por comodidad? Explícanos este hecho. 
No creo que haya sido por comodidad, al menos yo no lo veo así. He aguantado con el vinilo hasta que realmente no he podido más. He acumulado muchas actuaciones que se convertían en una frustración muy grande y era consciente de que mi mensaje musical estaba reducido al mínimo. No podía poner muchos de los discos que quería porque ni siquiera se podía pinchar un 4/4 marcado en muchas de las actuaciones. Es una pelea entre platos, agujas, acoples, monitores. Por ejemplo, recuerdo una actuación en Estocolmo que no pude pinchar vinilos, solo CDs,  ya que el subgrave estaba montado debajo de la mesa y al subir el volumen de cualquier plato, todo vibraba de tal manera que la aguja se desplazaba hasta el final del vinilo. Ha sido una desilusión muy grande darme cuenta de que pinchar con vinilo en el circuito en el que estoy ahora no es factible. La realidad es que no quiero seguir peleándome con los vinilos, quiero aprovechar lo bonito de esta profesión cuanto dure y que mi mensaje sea puramente musical. No tengo ganas de demostrar más lo mucho que me gusta el vinilo y lo que amo este formato.

También está el factor de lo que te puede ofrecer la tecnología.
Siempre me llamo la atención lo que se puede hacer en digital. Por eso me decidí a probar un setup basado en Ableton y explorar sus posibilidades. Para eso tengo un referente muy fuerte que es Surgeon, que para mí era el ejemplo a seguir. Es curioso el caso de Tony, diría que es de los pocos artistas que los más "talibanes" respetan. A otros los han criticado con extrema dureza y con Surgeon todo son palabras de alabanza y valoraciones positivas. La opción del CD también está ahí, y no la descarto en absoluto. Pero por ahora quiero ver hasta dónde llegan las posibilidades de la mezcla digital y luego ya se verá.

Volviendo al tema musical y dejando aparte el formato, como ves la escena techno. Ese resurgir a nivel mundial. 
Se ve la diferencia dependiendo del país que visites. Es decir, se ve fácilmente en qué punto está la escena en ese país aunque sea una única visita. Hay ciudades como Paris, que está teniendo un renacimiento en cuanto a techno muy interesante. Están promoviendo la vertiente más oscura y mental del techno, en cuanto a productores y artistas que invitan y el tipo de fiestas que hacen, consiguiendo un equilibrio casi perfecto. Les falta algún club que otro para igualar nuestro movimiento de los 90 pero veo Paris como un epicentro del cual solo se puede sentir envidia, quizá porque eso es lo que me gustaría que estuviera ocurriendo en Madrid. 

Y luego llama la atención en algunos países del Este, donde el techno es algo totalmente nuevo. No han estado nunca con el techno y les llama la atención el techno más físico, visceral, más duro. Ese boom que vivimos hace años y del cual hay gente que aquí todavía no se ha podido desenganchar y no entiende otras vertientes del techno o simplemente no le gustan. Por otro lado hay ciudades que se están reconvirtiendo y está apareciendo una generación que le interesa el techno actual, el que se produce ahora. 

Aquí en España no interesa el techno de ahora. Nos pasará como siempre. Llegamos tarde a la moda del minimal y llegaremos tarde a la moda de esta nueva ola de techno. Luego a rebufo, ya veremos. Países como Lituania están descubriendo el techno ahora y eso es curioso, ya que cosas que tienes muy asentadas, cuando allí las pones generas una reacción que hacía mucho tiempo que no la veías. Y te recuerda cuando tú empezabas a salir y eras mucho más joven y escuchabas por primera vez a algunos artistas. Ellos ahora mismo están en blanco y están llenando su historia de techno en este momento. Otros países que están más de vuelta, como Reino Unido, que tienen una cultura basada en otros tipos de sonidos pero entienden perfectamente lo que tú les planteas. Todo el movimiento rave, con este "nuevo" resurgir. No sé cuantos han venido ya… Hay música como MPIA3 o Perc, que son muy identificativas con el Reino Unido. Allí hay siempre tanto de todo y encuentras siempre publico para lo que tú quieres ofrecer o el discurso que quieres dar. La gente siempre se sube a tu discurso aunque no sea 100% su movida.  

Lo que quiero decir con esto es que realmente me preocupa lo que nos pasa aquí en España y en Madrid. Aquí realmente no funciona nada de nada. Realmente no sé cuál es el problema. Pero no es una cuestión de techno. Ni la cosa más básica termina funcionando. No sé qué espera el público de esta ciudad y de España en general. Estamos totalmente perdidos. No tenemos claro ni lo que nos gusta. Porque si no verías que todos los promotores se pondrían de acuerdo en hacer lo mismo y ni siquiera eso ocurre. Se prueban muchas cosas, se traen lo que funciona en otros sitios, no se apuesta nunca por el producto local, ni nacional en extensión. O sea que es algo más. 

Como no se apuesta por nada y se dan palos de ciego, mareas a la gente, al final es lógico que no funcione nada. En algún momento la gente se tendrá que decantar o habrá una mayoría que se decante. Que se opte por una dirección eso también dará vida a los promotores y hará que se convierta la escena en algo más estable, aunque no sea una escena que nos guste a nosotros. Pero ahora mismo me preocupa esta situación. Creo que estamos muy muy perdidos.  

Volviendo al techno actual. ¿Que opinión te merece esa bajada de BPMs? 
Tampoco podemos decir que esta sea la única corriente. Hay múltiples corrientes y múltiples caminos, tanto en sellos como en productores. En cuanto a ese tipo de techno, parece hecho por y para gente que ya ha vivido el camino más visceral del techno y que buscan otro tipo de emociones. 

Hay un ejemplo bastante claro en este sonido, que también ha publicado en Semántica, como es Abdulla Rashim…
Si, Abdulla Rashim es un discípulo de este sonido, pero no creo que el haya vivido esa etapa de techno duro. Él ya se ha formado en este nuevo techno, que está totalmente localizado en el norte de Europa, en una serie de productores. Creo que tiene además, muy buen gusto en cuanto a electrónica se refiere. Es techno bastante refinado y que requiere concentración en su escucha y que no es tan sencilla. No es tan física o tan directa como otro tipo de material.

Pero como te decía esa es una corriente y hay muchas otras. También está la corriente más dura, quizás para gente más joven, para gente que no ha vivido los años del techno duro, ni ha vivido Birmingham, ni ha vivido el techno Napolitano. Toda esta facción más dura del techno tiene una respuesta muy muy positiva entre los seguidores más jóvenes.

Como ves hay un montón de escena, que no están localizadas en un ningún lugar, pueden ser todas en el mismo fin de semana, en el mismo sitio, y por todo ello creo que el techno goza de muy buena salud. Donde antes había una corriente mucho más clara, toda la música a una velocidad muy concreta, al mismo estilo, ahora veo mucha variedad y no tienes tiempo de escuchar todas las novedades que son muy diferentes entre sí. Hay material muy duro y más tranquilo y si ya nos metemos en géneros fuera del techno, nos podemos perder. Es una cantidad ingente de música de muy buena calidad.  

Y eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no soy para nada de esa opinión. Ahora hay muchos más productores y creo que hay gente joven con ideas grandísimas y que poco a poco se van afinando técnicamente y que se puede observar su evolución y su progresión en muy poco tiempo. Quizás en dos o tres años, gente que saca su primer trabajo en sellos o netlabels totalmente desconocidos, luego dan el salto a plataformas con más nombre y más caché en muy poco tiempo. Porque las ideas ya estaban ahí, porque lo que hace falta en el techno son las ideas. La técnica ya se va adquiriendo con el tiempo pero cuando tienes buenas ideas lo demás ya va saliendo. Es más excitante poner material que tiene una estructura o un desarrollo o un sonido totalmente nuevo, con detalles que nunca has oído, que poner un tema de techno muy bueno, pero que al final sea un poquito más de lo mismo. La idea para mi es el eje de todo esto. Una idea nueva, una dirección nueva. 

Quizás es lo que buscas en el proceso de selección de Semántica… 
En el proceso de selección de semántica, como te decía antes,  hay un montón de factores, está el de la novedad,  el de la calidad, que aunque sea un techno que te recuerde a por ejemplo, Robert Hood, o pienses que ya lo has escuchado, si es un material muy bueno, también me gusta sacarlo. Hay una parte de techno que puede sonarte más clásico pero si está muy bien producida y tiene detalles que me gustan también me gusta publicarlo. 

Como por ejemplo el próximo Semántica de Stanislav Tolkachev…
Exacto, que tiene muchas reminiscencias de Robert Hood e incluso un tema parecido a Autechre. Ese tipo de material que recoge tantas influencias que no sabes de donde viene cada cosa y a la vez que te resulta nuevo, te recuerda sesiones o tracks concretos. Ese pequeño “déjà vu” musical también se disfruta mucho.

Es una música de clubs, no de festivales y ya que no tenemos clubs, quizás es por lo que no está terminando de funcionar esta facción del techno. Requiere de una atmósfera y concentrarse en la música y no solo en los subidones. Es “braindance”, que no solo tiene que estar en la música de Rephlex. El “braindance” está en mucha más música que la que Rephlex edita y eso en España, cuesta. Aquí nos gusta la música física y al fin y al cabo ha funcionado lo fácil y ahora lo estamos pagando. 

El no tener clubes reales, porque no los hay, no permite fidelización. ¿Cómo va a haber clubbers si no hay clubs? Los teóricos clubs hoy programan una cosa y mañana otra totalmente distinta. No existen en Madrid y a duras penas existen en Barcelona, a excepción del Moog. Es quizás el único club real que puede programar todas las semanas y fines de semana artistas nacionales e internacionales. Aquí en Madrid, echo en falta un club de esas características. Aquí ha habido muchos clubes y poco a poco han ido desapareciendo y se han convertido en discotecas o salas que albergan eventos muy diferentes. Lo de los clubes aquí hace mucho que pasó a la historia. Incluso en el movimiento de los 90 la identidad de club se había perdido. Existían las fiestas. Ahí es donde se empieza a perder a la gente realmente. Porque esto es una cuestión de educación y cultura. Y eso no lo tenemos aquí, con lo cual ese estilo de música que nos gusta a algunos, que quizás es una de las versiones más complejas del techno, es inviable sin la educación.  

Tenemos muestras de este sonido en el doble CD mix que acabas de publicar: For Your Eyes Only. ¿Qué nos puedes contar de él? 
La idea es hacer un pequeño tributo al Kovent de Cal Rosal. Es un lugar donde he estado pinchando durante 4 años de forma consecutiva, gracias a sus promotores: La Comunidäd y la gente de Cal Rosal. Este último 12 de octubre fue la última fecha por el momento. Para nada descarto volver, pero nos vamos a tomar un descanso ya que creo que es necesario. Tanto para mí como artista como para ellos. Ya estaba demasiado relacionado todos los años, apareciendo en el cartel y empezaba a tener poco atractivo y empezaba a afectar negativamente a la fiesta. Es positivo que ellos continúen haciendo fiestas y que cuenten con artistas muy diferentes porque el sitio es realmente especial y merece que la gente lo conozca. Y este es el móvil que me ha llevado a hacer este CD mix. Quería enseñar a la gente el Konvent, pero en realidad es un sitio que solo se puede entender cuando lo visitas. Nadie puede hablarte de él, nadie puede contarte lo especial que es el sitio, porque no vas a entenderlo. Necesitas ir allí y verlo. Y ese es un poco el eje sobre el cual ha girado este CD mix.  

Y, ¿qué me puedes contar sobre tus próximas publicaciones?
Sobre mis trabajos, tengo pendientes algunas remezclas que todavía no puedo confirmar donde salen. Va a salir en breve Övergang EP (transición en sueco) en Warm Up, que es un disco que hice cuando estaba pensando el cambio a digital. Lo realice durante ese proceso y tiene mucho que ver con ese cambio, que como dije, no me ha sido fácil abandonar el vinilo por una cuestión de amor, de respeto por el formato. Todavía me siento un poco raro. Echo de menos en cierta manera los discos, que sean objetos físicos, las galletas, etc. Es una transición, no traumática, pero si es un giro importante para mí. 

Además de Övergang, tienen que salir varias remezclas antes de que finalice el año. Y luego hace bastante tiempo que estoy trabajando en un EP para Semántica que está inspirado en Japón y en todas las sensaciones que he adquirido los últimos años viajando a allí.  

Cierto, debe ser una experiencia fuera de lo común. Este pasado septiembre fue tu segunda vez en el festival japonés Labyrinth. 
Fue una buena experiencia porque Labyrinth es un festival muy familiar y eso es lo que se trabaja desde la organización. No es un evento que vienes, pinchas y te marchas.  Es un evento en que los artistas conviven todo el festival con parte de la organización del festival y se crea una especie de familia. Hay artistas que suelen repetir todos los años porque son el eje del festival como son Donato Dozzy y Peter Van Hoesen y el resto de artistas vienen y van y repiten, y al final todos se conocen entre ellos, creando una sensación de familia y unidad. Me lo pasé bastante bien, lo único que un tifón obligo a cancelar el último día de festival. Y mi actuación, que cerraba el festival, y la de Voices From The Lake que es la que yo más esperaba, no se pudieron llevar a cabo. Para ellos, por alguna razón el cierre del festival es algo que dan especial valor. Ya veremos si se repite la ocasión aunque ese set ya nunca se va a hacer, estará en mi cabeza toda mi vida. Pero si espero poder volver algún día para poder cerrar el festival. Es una espinita clavada. 

Para ellos fue un momento triste. Es un festival que hacen con mucha ilusión. Para ellos es su acontecimiento anual. Es curiosa la forma que tienen de hacer las cosas y la forma en la que el público entiende la música electrónica. Quizás porque son muy apasionados y cualquier cosa que llama su interés la llevan a la máxima expresión. Nunca he pinchado tan cómodo como lo hago para el público japonés porque me siento con una libertad creativa que no encuentro en ningún otro lado. Quizás en Berghain porque me lo tomo como, lo que no pueda poner en Berghain ¿dónde lo vas a poner? Pues en Japón tengo esa sensación sin ser tan famoso como el club berlinés. Simplemente sientes que la gente se engancha muy rápido a tu sesión y están muy interesados en lo siguiente que vas a poner. Y es un feedback constante que no tienes en ningún otro sitio. Aunque suene a tópico, en ningún lugar pincho con la libertad que lo hago allí. 

Más información
Web Oficial: Semántica

Compartir